Enlace Judío.- Programada para coincidir con la festividad anual de plantación de árboles de Tu Bishvat, el diputado Alon Tal presentará una propuesta para fortalecer los árboles frente a los desafíos del siglo XXI, publicó The Times of Israel.

Aparte de las heces de perro en las aceras y las disputas de estacionamiento, pocos problemas locales preocupan tanto a la gente como la tala de un árbol querido.

Pero la importancia de los árboles va mucho más allá de disputas vecinales y la emoción humana.

Los árboles proporcionan oxígeno y absorben dióxido de carbono. Al mantener unido el suelo, ayudan a prevenir la escorrentía del agua de lluvia, las inundaciones y la erosión. Proporcionan sombra, ayudando a mantener bajas las temperaturas. Y brindan alimento y refugio a un gran número de criaturas que desempeñan funciones importantes en nuestros ecosistemas.

Con este espíritu, el legislador del partido Kajol Laván, Alon Tal, presentará un proyecto de ley el lunes, la festividad de plantación de árboles de Tu Bishvat, para crear la primera ley forestal integral en Israel en un siglo.

La plantación de árboles y la silvicultura en Israel todavía están reguladas por la “Ordenanza de Bosques” de 1926 del Mandato Británico. Esa ley sigue siendo similar a una versión de 1921, adoptada poco después de que los británicos conquistaran Palestina de los ejércitos otomanos en la Primera Guerra Mundial.

“Desde entonces, las modificaciones y enmiendas a la ordenanza han sido extremadamente modestas. Dada la importancia de los árboles y bosques de Israel para la salud humana, la recreación, los corredores ecológicos, la preservación de especies y el cambio climático, ya es hora de que Israel adopte una legislación apropiada para los desafíos nacionales y globales del siglo XXI”, dijo Tal, ex profesor de política ambiental y ex presidente del comité que supervisa la silvicultura para la junta internacional del Fondo Nacional Judío.

El proyecto de ley se propone fortalecer y anclar en la ley el estatus del Fondo Nacional Judío KKL-JNF como el “guardabosques nacional”, un mandato que le otorgó el estado en 1961.

Esa organización llegó a los titulares la semana pasada por plantar en el desierto de Néguev, en un movimiento que provocó días de disturbios por parte de los beduinos locales.

Policias israelies chocan con beduinos durante una protesta contra la plantación de arboles por parte del Fondo Nacional Judio, en las afueras de la aldea beduina de al-Atrash en el desierto de Neguev, al sur de Israel, el 13 de enero de 2022. (Credito: JAMAL AWAD/FLASH90)

Pero también busca crear un Consejo de Bosques y Árboles, en la línea del pleno de la Autoridad de Parques y Naturaleza, el Consejo de la Autoridad del Agua y otros organismos estatutarios encargados de los recursos naturales del público.

Esto establecería la política forestal mediante la aprobación de planes anuales con presupuestos para que el KKL los implemente.

El consejo incluiría representación de la comunidad científica, los ministerios gubernamentales relevantes, la Autoridad de Parques y Naturaleza de Israel y el público en general.

Sus subcomités se ocuparán de una variedad de temas, desde la gestión forestal, el impacto del cambio climático, lograr el equilibrio adecuado entre la recreación pública y la preservación de la naturaleza, la educación del público y la prevención de incendios forestales, según el proyecto de ley propuesto.

Un incendio forestal al oeste de Jerusalen, 15 de agosto de 2021 (Ariel Kedem / Autoridad de Parques y Naturaleza de Israel)

Una vez al año, en Tu Bishvat, el KKL presentaría al consejo un informe anual sobre la implementación de la política, y el consejo estaría autorizado a solicitar más detalles. El informe se haría público.

El proyecto de ley encargaría al Ministerio de Agricultura que mantuviera una base de datos de todos los árboles a proteger e impondría normas estrictas para la tala de árboles, asegurando que cuando se otorgan licencias para talar árboles, se plantan reemplazos en otros lugares o se proporciona una compensación monetaria.

Para que sea más fácil para el público oponerse a la tala propuesta de un árbol, el proyecto de ley sugiere colocar letreros en los árboles en cuestión o cerca de ellos y crear un mecanismo más fácil para que los manifestantes apelen.

Refuerza los poderes de ejecución e insiste en que aquellos que hayan causado daños a un bosque se enfrenten a entre seis meses y tres años de cárcel y una orden judicial para pagar la reparación y rehabilitación.

Hace exactamente un año, un informe de la Knéset reveló que entre 2013 y 2018, el Comisionado Forestal, designado por el Ministro de Agricultura, concedió unas 40.000 licencias para arrancar 376.000 árboles, más de la mitad (204.000 árboles, o el 54,4 por ciento) para el desarrollo de la construcción. Solo 68.000 (15,3%) debían replantarse en otros lugares.

Arrancan una higuera de sicomoro de 200 años para plantarla en otro lugar debido a un proyecto de construcción en la ciudad costera del sur de Ashkelon, 14 de julio de 2009. (Edi Israel/Flash90)

El Ministerio de Agricultura ha emitido decenas de miles de licencias en los últimos años para talar 376.000 árboles, más de la mitad de ellos para dar paso a proyectos de construcción. Entre 2016 y 2018, se investigaron 477 casos de tala ilegal de árboles (de árboles maduros) y se impusieron 140 multas, que van desde NIS 7500 ($2200) por un árbol hasta NIS 29 200 ($8500) por un grupo. Sin embargo, más de la mitad de esas multas nunca se pagaron.

En una sección sobre la importancia de la plantación de árboles urbanos para dar sombra, en una era de aumento de las temperaturas, el proyecto de ley adopta un modelo australiano al especificar que los alcaldes establecen el objetivo de poner el 40% del espacio urbano bajo la sombra de los árboles y presentar planes municipales para garantizar que los objetivos se cumplan en un plazo de 15 años.

Todas las autoridades con más de 30.000 residentes comenzarían con un estudio exhaustivo de los árboles antes de elaborar planes de plantación plurianuales.

Se establecería un fondo especial bajo la ley para ayudar a las autoridades locales, así como para proteger los árboles existentes y ayudar a financiar la expansión forestal. Se financiaría con las tarifas por talar árboles, así como con dinero en efectivo y donaciones del gobierno.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: © EnlaceJudíoMéxico

Israel no está solo

En la batalla de la información, estamos al frente
Llegamos a 8 millones de personas al mes
Únete a la defensa del único Estado Judío
Se parte de la Comunidad Enlace Judio

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈