Enlace Judío.- El primer ministro Naftali Bennett declaró el jueves que la “ola [Ómicron] se ha roto”, durante una reunión con ministros y funcionarios de salud sobre el futuro de la política de coronavirus de Israel, recogió Haaretz.

“Estamos viendo una fuerte disminución en la cantidad de pacientes graves”, anunció Bennett. “Fuimos el primer país en cerrar sus puertas al Ómicron, así que es hora de que las aflojemos gradualmente”.

Según un comunicado de la Oficina del Primer Ministro, el Pase Verde, el pasaporte de vacunación digital de Israel, expirará el 1 de marzo y no se extenderá. El Pase Verde limitó la entrada a lugares cerrados y grandes reuniones a personas que se habían recuperado del coronavirus o habían recibido al menos tres dosis de la vacuna.

Las restricciones a los turistas extranjeros expirarán el 7 de marzo y el gobierno discutirá su futuro más tarde el jueves. El miércoles, Bennett dijo que respalda un plan para levantar casi todas las restricciones por el coronavirus a principios de marzo. El Ministerio de Salud le presentó un plan para levantarlas gradualmente.

El plan exige cancelar las pruebas de COVID antes de abordar un vuelo a Israel, pero mantener las pruebas al aterrizar, así como cancelar el requisito de cuarentena para los israelíes no vacunados al regresar del extranjero.

Los funcionarios también discutirán las pautas de coronavirus en las escuelas y el requisito de usar máscaras en el interior, pero aún no se ha aclarado si se espera que se tome una decisión para cambiar las reglas sobre estos temas. Aún se requerirán pruebas de antígeno antes de ingresar a las instalaciones de vivienda asistida para personas mayores.

A la reunión, que se interrumpió para que Bennett se reuniera con la presidenta de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, Nancy Pelosi, asistieron el ministro de Salud, Nitzan Horowitz, el director general del Ministerio de Salud, Nachman Ash, así como otros ministros, funcionarios militares y de seguridad.

Aunque las nuevas infecciones siguen siendo altas, el Ministerio de Salud de Israel ha informado una disminución constante en los casos graves de COVID-19 desde el pico de la ola de Ómicron del país a principios de febrero.

El jueves, Israel registró 886 pacientes con coronavirus en estado grave, lo que marca otra disminución con respecto a los 927 del miércoles. De los pacientes en casos graves, 322 están en estado crítico y 263 con ventiladores.

Según los datos del Ministerio de Salud publicados el miércoles, los casos graves de coronavirus han disminuido en un 24 por ciento en una semana, mientras la ola de Ómicron continúa disminuyendo.

A principios de este mes, Israel decidió eliminar el certificado de vacunación Pase Verde para la mayoría de los lugares de entretenimiento después de que los expertos lo consideraran cada vez más ineficaz durante la ola de Ómicron.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Israel no está solo

En la batalla de la información, estamos al frente
Llegamos a 8 millones de personas al mes
Únete a la defensa del único Estado Judío
Se parte de la Comunidad Enlace Judio

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈