Enlace Judío – La coalición de gobierno en Israel ha perdido su mayoría con la renuncia de la legisladora de Yamina, Idit Silman.

El periódico The Jerusalem Post ofrece cuatro escenarios de lo que podría suceder.

Efecto dominó

Otro legislador abandona la coalición y ayuda a la oposición, liderada por el líder del Likud, Benjamín Netanyahu, a aprobar un proyecto de ley para disolver la Knéset y llevar a Israel a nuevas elecciones.

En este caso, inmediatamente después de la disolución de la Knéset, el ministro de Asuntos Exteriores, Yair Lapid, asumiría el cargo de primer ministro hasta la formación de un nuevo gobierno.

Para Silman, la situación ideal sería que otro miembro de Yamina abandone el partido para poder formar, junto con el diputado Amijai Shikli, de su mismo partido, una nueva facción que logre fusionarse con un partido existente y presentarse a unas nuevas elecciones.

Gantz abandona la coalición

Previo a la disolución de Knéset, el presidente del partido Kajol Laván, Benny Gantz, decide unirse a la oposición y convertirse en primer ministro de Israel. Este escenario es probable por varias razones. Gantz, actualmente ministro de Defensa, ha estado insatisfecho con el actual gobierno desde su inicio. Le molestó especialmente que Bennett, con seis escaños y ahora con cinco, asumió el cargo de primer ministro mientras él tenía ocho escaños.

Además, Gantz podría preferir esta opción a la dispersión de la Knéset, que vería a Lapid convertirse en primer ministro. El partido Yesh Atid de Lapid abandonó la alianza de Kajol Laván cuando Gantz decidió en 2020 unirse al último gobierno de Netanyahu, que finalmente se desmoronó.

Aunque Gantz ha dicho que aprendió la lección de haber colaborado con Netanyahu y no volvería a cometer el mismo error, podría argumentar que al unirse nuevamente a Netanyahu no solo serviría como primer ministro, sino que también evitaría otras elecciones y más inestabilidad política.

Netanyahu regresa

Netanyahu logra de algún modo formar un gobierno o deja el liderazgo del Likud, algo muy poco probable, y permite que otro legislador del partido tome las riendas para formar una coalición de gobierno. Es más probable que prefiera a Gantz que a alguien de su propio partido, algo que podría haber hecho antes de que Bennett asumiera el cargo de primer ministro en junio.

El gobierno logra sobrevivir

El gobierno logra sobrevivir hasta principios de 2023, cuando debe aprobar un nuevo presupuesto. Aunque no podría aprobar ninguna ley, este podría ser el mejor escenario para Bennett.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: © EnlaceJudíoMéxico