Juntos venceremos
miércoles 17 de julio de 2024
Joe Biden

Micha Danzig/ Biden amenazó en 1982 al expresidente Begin con que EE.UU. podría cortar la ayuda a Israel

Enlace Judío- En un artículo de opinión del medio Jewish Journal, el exmilitar Micha Danzig, recordó como en 1982, el entonces senador estadounidense, Joe Biden, amenazó al expresidente de Israel Menachem Begin en cortar la ayuda a Israel por parte de los EE.UU. cuando era senador, esto en contexto del Día de Independencia de Israel

Micha Danzig//

No es casualidad que poco después de Pesaj pasemos por la increíble y turbulenta montaña rusa de emociones de Yom HaShoah (Día de Conmemoración del Holocausto en Israel), Yom Hazikaron y Yom Ha’atzmaut.

En honor a Yom Hazikaron, vi un especial del Canal 11 en Israel (Kan 11) con uno de mis músicos favoritos, Hanan Ben Ari.

En el especial, Ben Ari, uno de los cantantes y compositores más populares y exitosos de Israel, se reunió con los hijos de algunos de los hombres que murieron recientemente sirviendo en las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI). Ben Ari habló con los niños sobre la pérdida que experimentaron y compuso canciones con los niños para honrar a sus padres.

Uno de los niños entrevistados había perdido a su padre, que era piloto de helicóptero. Mientras describía a su padre y por qué eligió continuar sirviendo en un rol de combate mucho después de que tuvo que hacerlo, también habló conmovedoramente sobre su sapta (abuela), sobre cómo fue una sobreviviente del Holocausto y cómo las experiencias y pérdidas de su abuela siempre sirvieron como un factor de motivación para su papá.

En ese momento, en la pantalla apareció una imagen de su sapta en una ceremonia de la Fuerza Aérea Israelí. Ella, en su brazo, con un tatuaje de un campo de concentración nazi, saludando a su hijo. El padre de esta niña volaba en un helicóptero de la Fuerza Aérea Israelí sobre ella.

Que poderosa imagen.

 

La motivación de defender a Israel dada por Biden

Menachem Begin, expresidente de Israel.

Cuando lo vi, me llamó la atención de inmediato lo increíblemente que esta imagen encapsula y ejemplifica tanto el milagro como la necesidad de Israel.

También me recordó un momento en junio de 1982, cuando Menachem Begin le dijo al entonces senador estadounidense Biden (quien amenazaba a Begin con que EE.UU. podría cortar la ayuda a Israel):

“No soy un judío al que le tiemblan las rodillas. Soy un judío orgulloso con 3 mil 700 años de historia civilizada. Nadie vino en nuestra ayuda cuando estábamos muriendo en las cámaras de gas y los hornos. Nadie vino en nuestra ayuda cuando nos esforzábamos por crear nuestro país. Lo pagamos. Luchamos por ello. Morimos por eso. Mantendremos nuestros principios. Los defenderemos. Y, cuando sea necesario, volveremos a morir por ellos, con o sin tu ayuda.

En esa declaración, Menachem Begin me proporcionó, cuando tenía 18 años y estaba a punto de unirme a las FDI, el equivalente verbal de esa imagen del piloto de la Fuerza Aérea de Israel y su madre sobreviviente del Holocausto saludándolo. Fue la esencia misma de por qué tenemos un Yom Hashoah, un Yom Hazikaron. Y seguido inmediatamente por un Yom Ha’atzmaut, donde celebramos exuberantemente el regreso de la independencia y soberanía judía en la tierra de Israel.

Ver a esa sapta con el tatuaje del campo de concentración en su brazo me hizo pensar en mi sapta. Ella quien junto con mi saba (abuelo), ayudaron a fundar el kibbutz Tirat Zvi cerca de Beit She’an en 1937. Mientras ella era, como ferviente sionista, literalmente drenando pantanos y enfermando de malaria una y otra vez, el resto de su familia permaneció en la diáspora europea.

Mi sapta aún no lo sabía, pero cuando terminó la Segunda Guerra Mundial, había perdido a todos los miembros de su familia a manos de los nazis. Desde sus padres y su hermana pequeña, hasta sus primos terceros. Debido a que ella estaba en Eretz Yisrael, fue la única persona en su familia que sobrevivió a la “solución final” planeada por los nazis.

 

Una lucha constante

Después del Holocausto, la lucha por un Estado.

Más de un tercio de los judíos del mundo, incluidos todos los miembros de la familia de mi sapta, fueron asesinados en apenas cinco años. Porque, como dijo Menachem Begin, no había un país judío soberano que luchara por nosotros, ni siquiera uno dispuesto a brindarnos un refugio seguro.

Apenas tres años después de que los nazis fracasaran en su solución final, mi sapta y saba y cada una de las personas que vivían en el kibutz Tirat Tzvi se enfrentaban a otro enemigo decidido a borrarlos del mapa. Esta vez fue el Ejército de Liberación Árabe creado por Fawzi al-Qawugji.

La batalla por Tirat Tzvi, que se libró el 20 de febrero de 1948, es vista por muchos historiadores como la primera batalla oficial de la Guerra de Independencia de Israel. Y en muchos sentidos, ejemplifica toda la Guerra de Independencia de Israel.

En la batalla por Tirat Tzvi, un pequeño kibutz con solo tres docenas de adultos luchó contra un enemigo mucho más grande y bien armado que juró destruirlo. Así como Israel, con poco más de 600 mil ciudadanos, luchó contra cinco ejércitos árabes y multitudes de milicias árabes. Estas que representaban una Liga Árabe con más de 75 millones de ciudadanos, para ganar la Guerra de Independencia de Israel.

Esto puede explicar por qué Ben Gurion dijo: “En Israel, para ser realista, debes creer en los milagros”.

 

Una normalidad que no hay que dar por sentada

Cementerio militar israelí en Yom Hazikarón

Hoy, a pesar de cuán milagrosa fue la supervivencia de Israel en 1948, la mayoría de nosotros estamos acostumbrados a la idea de un Israel fuerte y exitoso.

Pero las sirenas de Yom HaShoah y Yom Hazikaron que suenan en todo el país y detienen a todos en Israel están ahí para recordarnos que esta realidad es nada menos que el milagro que Ben-Gurion describió (y que la guerra de independencia de Israel ejemplificó), y que si bien puede ser nuestra “normalidad”, en la historia del pueblo judío es una muy “nueva normalidad”.

Es una normalidad que nunca debemos dar por sentado. Que debemos entender que no solo es necesaria para prevenir futuros Holocaustos, sino que también se ganó con la sangre y el sacrificio de héroes, muchos héroes.

Es por eso que los fundadores de Israel diseñaron Yom Ha’atzmaut para que siga inmediatamente a Yom Hazikaron, para que todos nosotros, antes de volvernos a la alegría de celebrar la soberanía y la libertad en nuestra patria indígena, histórica y religiosa, así como tener ese refugio seguro (que la historia judía ha probado trágicamente que es tan necesario), rendimos homenaje a aquellos que sacrificaron y perdieron tanto para que los judíos tuvieran nuestro milagro de estado, después de casi 2 mil años de soñar, anhelar y rezar por él (incluso en el final de cada Seder de Pésaj).

 

Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©️EnlaceJudío

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?
¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?
En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100.00 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈