Juntos venceremos
viernes 19 de julio de 2024
Mel

Mel Gibson: ni australiano ni antisemita – Parte 1

Enlace Judío México e Israel – El icónico actor de Hollywood de grandes éxitos desde hace 40 años, la súper estrella de toda una época, uno de los nombres de peso completo en el cine contemporáneo, el legendario “Max” de Mad Max (1979) o el impulsivo detective “Martin Riggs” en la franquicia icónica de los 80/90 “Lethal Weapon”, es sin duda una celebridad mundial para bien y para mal, como si fuera una versión viviente de “El Doctor Jeykill y Mr. Hyde”.

Es Gibson aclamado y celebrado, así como repudiado y despreciado por millones, entre los cuales podemos sumar a muchos judíos, que, como grupo de forma casi uniforme, vomitan la carismática estampa del protagonista de la comedia “Lo que las mujeres quieren” por dos cosas: su rol como director de “La Pasión de Cristo” (2004) y por su infame y vergonzoso arresto en el 2006 donde la etiqueta confirmada de “antisemita” le fue otorgada por los vulgares medios sensacionalistas, tendenciosos y poco informados que hicieron de la imagen y carrera de Gibson un infierno… Pero el Actor y Director que dio vida al héroe escocés William Wallace ¿es realmente un antisemita?

Nueva York queda en EE.UU.… no en Australia

Mel Gibson nació en Nueva York, pero es usualmente definido como “australiano” sobre todo por los tabloides baratos (¿hay de otra clase?) que corrieron y continúan corriendo por casi 20 años la “nota” del supuesto “antisemitismo” de Gibson como si fuera “actual” y peor aún “verídica”; estos tabloides corrientes, tendenciosos y sensacionalista a más no poder, que controlan la “narrativa” de la inmoralidad de Hollywood, totalmente sometida a una agenda política radical que nada tiene que ver con el cine, han fallado en hacer una investigación al menos -mediocre- para descubrir que el hoy anti-héroe que tanto odian, o les pagan por odiar no es australiano sino un hijo de la gran… manzana, así como un católico ferviente, siendo esto mal visto hoy en día por el Hollywood en putrefacción y el liberalismo político pro-ateísmo y socialismo de moda: basta ver la oferta actual en cartelera, en donde el ataque a lo tradicional está en todos lados, por lo tanto el ataque a personas de fe, a creyentes, es algo cada vez más común en el Hollywood de hoy.

Esto no es un dato menor y en este caso en particular menos. El actor nació en Nueva York. La familia Gibson se mudó a Australia cuando Mel era un adolescente, estudió allí la universidad y arte dramático en el Instituto Nacional de Artes Dramáticas, fue seleccionado para el rol de “Max” de una película de bajo presupuesto australiana llamada “Mad Max” que fue un hit mundial lanzando la carrera del actor hasta las estrellas. Como esto no es una biografía de Mel Gibson, su carrera cinematográfica no es lo más relevante ahora.

Años después…

“Mel” ya con una prolífica carrera que lo había convertido en una mega estrella del séptimo arte que incluye premios internacionales como “mejor actor” por la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Australia o poseedor de dos premios de “la Academia” en Hollywood, el lado oscuro de Gibson salió a la luz.

Gibson es hijo de un radical católico que ha hecho declaraciones que pueden catalogarse como antisemitas o inclusive hasta negado el holocausto, pero ese es su padre, no Mel. Todavía EE.UU. es un país libre (parece) y aún existe algo llamado “libertad de expresión” (bajo ataque) que permite que el viejo Hutton Gibson, padre de la estrella y de sus 10 hermanos, pueda pensar y decir lo que quiera, aunque sean cosas horribles; y no, no estamos obligados a estar de acuerdo, las palabras no dañan, creer lo contrario es una fragilidad emocional muy actual.

Hutton no es Mel, ¿acaso somos responsables de lo que nuestros padres, tíos, hermanos o perros dicen/ladran? A los tabloides les encanta acusar a Mel por las declaraciones pueriles de su padre, pero eso no es una cobertura justa. El contexto es todo y a Mel Gibson se le acusó y “etiquetó” fuera de contexto.

2004 “La Pasión de Cristo”

Esta película muy bien filmada por Gibson, quien es un talentoso director y narrador de historias, trata sobre los últimos días de Jesús y su arresto por parte de los romanos. Históricamente se sabe y es lógico entender que parte del pueblo judío seguía a Jesús, sino ¿quiénes? Jesús y sus seguidores eran judíos en la tierra de Israel, en su país, llamado “provincia de Judea” por los invasores romanos en esa época y momento histórico. (Aún no existían el Islam ni “los palestinos”, lo cual es raro porque estos agradables árabes aseguran ser los pobladores originales de esa región).

Jesús para Roma era un revoltoso más, y para el clero judío una persona “incómoda” que los ponía en conflicto con los romanos y miembros del mismo clero. Jesús que tenía un movimiento de pobres y en crecimiento, mientras el clero no era pobre; aquí había un conflicto socio-económico poco explorado cuando se habla de este tema, por no decir evitado. Aun así, el clero judío tenía la difícil tarea de mediar con Roma, el poder invasor en la región. El país de los judíos había perdido su autonomía y estaba bajo invasión militar del imperio más poderoso del momento, es decir: el clero judío no tenía realmente poder, estaban entre la espada y la pared. Roma estaba al mando total, no los judíos. Roma con y por sus leyes y soldados, enjuiciaron y arrestaron, torturaron, sentenciaron y asesinaron a Jesús de Nazareth, no “los judíos”.

Es verdad, La mayoría del clero judío no apoyó a Jesús ni a su creciente movimiento; el clero prefirió no provocar a Roma ni contradecir al violento y poderoso invasor, siendo este un aspecto ignorado. Roma estaba a cargo. La tensión social estaba subiendo de tono, así que Jesús fue dejado solo, inclusive la versión católica asegura que los romanos apresaron a Jesús y lo torturan violentamente para después ponerlo en una cruz, siendo la crucifixión una tortura habitual del grotesco repertorio romano de castigos.

Los romanos no seguían órdenes del clero judío sino del gobernador romano en la región. La misma versión asegura que el clero judío estuvo de acuerdo en que Jesús cometía el delito de blasfemia y eso le dio “manos libres a Roma” para eliminar al líder de un movimiento que les empezaba a preocupar. Recordar que los romanos no se metían en temas religiosos, lo suyo era la recaudación de impuestos, mano de obra, tierras y materiales, así que llegaban a acuerdos con los líderes religiosos de las naciones que sometían. En este caso Roma torturó y exhibió a Jesús como se exhibían a los enemigos del Imperio. Y la película de Mel Gibson basada en textos históricos católicos, no historia, profundiza con realismo sobre los últimos días de ese gran ser: Jesús de Nazaret llamados “La Pasión”.

Años antes y años después de Jesús, hubo cientos de movimientos pro judíos, algunos argumentando ser del “Mesías”, más de uno se autoproclamó así, otros no, y eran para combatir la presencia romana en la región con violencia, y lógicamente fueron aplacados con gran fuerza por el invasor latino.

“La Pasión de Cristo” está basada en el punto de vista de una religión, que no pretende tener la patente de la verdad, ni pide u obliga a nadie creer en sus preceptos, por lo tanto es incoherente criticar al film desde el punto de vista de otras religiones o con rigor histórico. Los textos que usó Gibson para escribir la película tienen siglos de existencia y son de conocimiento público, que no inventó el protagonista de “Maverick”. Las personas que se ofendieron por la muy bien lograda película de este director aparentemente no se saben nada de la formación de la iglesia católica, de los primero cristianos que eran todos judíos, así como de la persecución de estos, y posteriormente de los judíos como tal por parte de Roma.

Hay Católicos e historiadores que cuestionan la veracidad histórica del film, como ocurre con cualquier película que toque temas históricos. Hay quienes dicen que no se apega a las escrituras y otros dicen que sí, Gibson ha argumentado que “-…Traté de ser lo más veraz posible para no contradecir a las escrituras y eso me dio oportunidad de rellenar ciertos huecos en la narración basado la lógica de la historia”-. La realidad es que si alguien quiere saber sobre datos o eventos históricos, lo mejor sería consultar libros especializados, o estudiar el tema con fuentes que le brinden confianza y no mediante una película por muy bien sustentada que esté, al menos no exclusivamente.

En las malas comedias “El Padre de la Novia” con Ben Stiller, Robert De Niro, Dustin Hoffman, etc., el perro de la familia (judía) es una mascota llamada “Moses” y nadie se indignó ni acusó a los productores de la película como “antisemitas” por ejemplo, y hay cientos de estos ejemplos de este tipo.

La película desde antes de su estreno fue acusada de antisemita (sin ser vista); irónicamente se le dio el mismo “tratamiento” que a los judíos desde hace siglos: difamaciones para provocar que se les odie sin evidencia, solo por mala publicidad. Es decir, los que acusan de “antisemita” a Gibson y a su película, actuaron y actúan exactamente como los antisemitas, solo que con otro tema. Fue tal la publicidad negativa que “20th Century Fox” se retiró como distribuidor del film para evitar estar en el escándalo que ya se veía en el horizonte, inclusive advirtió que -lo mejor sería no distribuir el film porque sería problemático-. Y sí, pero sólo por un asunto de marketing y negocios, no porque les preocupaba que alguien o algún grupo se pudiera sentir ofendido. Evidentemente los enemigos de Gibson y de su fe en Hollywood ya estaban trabajando en cómo sabotear dicho film.

El film fue revisado por autoridades católicas y judías incluyendo a la Liga Antidifamación antes del estreno, atendiendo a “quejas” sobre la posible promoción del antisemitismo que dicho film suponía haría. Y hubo momentos del film hablado en hebreo, arameo y latín, que levantaron algunas cejas motivando preocupación.

En sí eran 6 puntos que el equipo inter-religioso encargado de revisar el film acordó poner a consideración: (y que sólo representan una opinión, la del equipo encargado y no necesariamente “la verdad”). Los puntos en cuestión eran sobre la según presentación de los judíos como violentos enemigos de Jesús, sobre errores en el aspecto histórico y consideración por la opinión e interpretación católica oficial. La Liga Antidifamación argumentó que la película: “Presentaba estereotipos negativos de los judíos” y los sacerdotes católicos cuestionaron ciertas parte del guion que eran considerados “fundadores del antisemitismo histórico”, sugirieron evitar utilizar los argumentos que han provocado, según estos “antisemitismo por siglos” (promovidos por la iglesia católica durante esos siglos y no por la gente común, obviamente no el status actual de la iglesia católica).

La revisión presentó recomendaciones para evitar que el film sea “controversial”, sin embargo la enorme publicidad del supuesto antisemitismo del film, hizo al film antisemita aún antes del estreno, sea o no lo sea, el daño estaba hecho, la etiqueta de “antisemita” le fue puesta por la cultura popular, no por la evidencia y como todos sabemos: la difamación es el pilar de la prensa, y en el medio del espectáculo: la norma.

Un texto visto como “problemático” y que se sugirió fuera removido del film dice que -la sangre de Jesús caerá sobre sus descendientes- según las escrituras, y que ha sido utilizado e interpretado por los antisemitas como si fuera una maldición en contra del ser judío, que justificó su desprecio, rechazo y violencia por muchos siglos, sin embargo, Gibson, sacerdotes católicos y hasta judíos han argumentado que ese pasaje no representa una condena ni “maldición” ni nada en contra de los judíos sino -de todos los hombres allí hasta los contemporáneos (sean judíos o no)”- y que esa es la postura de la iglesia católica contemporánea. Aun así el audio de esa escena en hebreo/arameo se quedó, pero los subtítulos en inglés y en otros idiomas sí fueron removidos por Gibson para evitar malas interpretaciones. Pero no funcionó.


 

Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío. Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©️EnlaceJudío

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?
¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?
En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100.00 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈