viernes 12 de julio de 2024

David Rosen/ Arabia Saudita lidera el entendimiento interreligioso, en su propio suelo

Enlace Judío.- Hasta hace poco, el reconocimiento de cualquier religión que no fuera el Islam en el Reino de Arabia Saudita era raro, y cualquier persona que practicaba otra fe era “vulnerable a la detención, el acoso y, para los no ciudadanos, la deportación”, según la Oficina de Libertad Religiosa Internacional de EE. UU., publicó Religion News.

Pero a principios de este mes, asistí a una conferencia multirreligiosa en la capital del país, Riad, sobre “Valores comunes entre los seguidores de las religiones“. El foro, que reunió a líderes y representantes del cristianismo, el judaísmo, el hinduismo y el budismo de todo el mundo, fue un avance emocionante que refleja algunos cambios notables.

Estos pueden remontarse a la iniciativa de 2012 del entonces rey Abdullah de organizar una conferencia multirreligiosa en España, junto con el rey español, Juan Carlos. Los dos monarcas, junto con los gobiernos de España y Austria y el Vaticano, dieron un primer paso al establecer una organización intergubernamental, el Centro Internacional Rey Abdullah bin Abdulaziz para el Diálogo Interreligioso e Intercultural (KAICIID, por sus siglas en inglés), que será dirigido por una junta de nueve líderes religiosos, de los cuales tengo el privilegio de ser uno.

En una reunión con la naciente junta del KAICIID, Abdullah declaró que su motivo nació del reconocimiento de que “la Torá, el Nuevo Testamento y el Corán buscan el bienestar de la humanidad y, por lo tanto, es nuestro deber como creyentes trabajar juntos por el bien de la humanidad”.

Pero la fundación del KAICIID indudablemente también reflejó otros objetivos, incluido el deseo de proyectar una imagen más positiva del Islam. Arabia Saudita entiende claramente que necesita cambiar la forma en que su gente ve el mundo y las culturas religiosas fuera de sus fronteras. También reconoce la amenaza existencial que el extremismo violento en nombre del Islam representa para las monarquías árabes tradicionales.

El reino es presa de la percepción de que tolera a los grupos musulmanes marginales, así como de las travesuras cometidas por las fuerzas desestabilizadoras que actúan como representantes de su rival en Oriente Medio, Irán. Fomentar alianzas globales contra el extremismo ayuda a corregir el historial. Otros estados y organismos musulmanes han tomado medidas similares, pero la causa puede ser más urgente para Arabia Saudita.

Bajo el sucesor de Abdullah, el rey Salman, los cambios han progresado más y más rápido. En particular, nombró a Mohammed Al Issa como secretario general de la Liga Musulmana Mundial, la herramienta tradicional para exportar la ideología extremista wahabí exclusiva. Al Issa ha reorientado drásticamente el cuerpo, poniendo fin tanto al exclusivismo como a su exportación, y acercándose a los líderes de otras religiones mundiales, quizás más notablemente al mundo judío.

Al Issa condenó enérgicamente el antisemitismo y la negación del Holocausto, visitó sinagogas y firmó un memorando de cooperación con el Comité Judío Estadounidense. Hace dos años, este organismo, AJC (por sus siglas en inglés) lo llevó, junto con una amplia delegación de otros líderes musulmanes, a Auschwitz en el 75 aniversario de su liberación, una peregrinación trascendental y conmovedora.

Mohammed Al-Issa habla en la conferencia “Valores comunes entre los seguidores de las religiones” en Riad, Arabia Saudita. (Captura de pantalla de video via Religion News)

Sin embargo, todas las iniciativas interreligiosas de los saudíes habían tenido lugar fuera del reino hasta la semana pasada. La asamblea multirreligiosa en Riad fue una demostración drástica de cuán significativamente han cambiado las cosas.

El nivel de liderazgo, musulmán y no musulmán, fue notable. La delegación judía estaba compuesta por una docena de personas de alto nivel, casi todos ellos rabinos, con un saldo de judíos liberales, ortodoxos, estadounidenses y europeos. (Fui el único participante de Israel).

Un asunto menor, pero digno de mención, es el hecho de que la Liga Musulmana Mundial hizo todo lo posible para garantizar el suministro de alimentos kosher para los participantes judíos, demostrando sensibilidad y respeto.

Otros asistentes incluyeron representantes de alto rango de las Naciones Unidas y otras organizaciones internacionales, así como tres embajadores de Estados Unidos para la libertad religiosa: el actual titular del cargo, Rashad Hussain, y sus dos predecesores, Sam Brownback y el rabino David Saperstein.

Las declaraciones y recomendaciones finales del foro pueden no ser inusuales en otros contextos, pero el hecho de que fueran emitidas desde Arabia Saudita las hizo impresionantes. Incluyeron un llamado a respetar la diversidad divinamente ordenada y las diferencias de cultura, etnia y religión; respetar los derechos humanos y las libertades; y trabajar con la ONU y otros organismos internacionales para promover estos valores.

Es comprensible el escepticismo sobre tales llamados frente a las continuas normas saudíes. De hecho, me han acusado en el pasado de ayudar a los saudíes a utilizar iniciativas interreligiosas como una hoja de parra para la represión. Respondo con las palabras de los sabios del Talmud: Debemos alentar a que se haga lo correcto sean cuales sean los motivos, porque genera una dinámica propia que conduce a los mejores resultados.

Además, aunque no hay una comunidad judía de la que hablar en Arabia Saudita, hay decenas de miles de cristianos (y personas de otras religiones) en el reino que no han podido practicar su religión abiertamente. Si en interés de sus comunidades, el patriarca ecuménico ortodoxo, el Papa Francisco a través de su secretario de Estado y líderes protestantes de una variedad de denominaciones participaron todos, sería presuntuoso, si no grosero, de mi parte rechazar la mano extendida.

El gobierno estaba asumiendo sus propios riesgos. Se dijo que la cobertura de los medios sauditas fue extensa, y las reacciones, aunque principalmente en apoyo de la conferencia, incluyeron críticas vocales a la idea misma de invitar incluso a musulmanes no sunitas, ni qué decir  a “herejes” de otras religiones.

Que esta conferencia haya provocado tal debate dentro de Arabia Saudita es en sí mismo un logro significativo y parte de un importante proceso de cambio que también se ve en otras áreas, sobre todo en los cambios radicales en los libros de texto saudíes donde las descripciones y comentarios despectivos sobre el judaísmo y el cristianismo se han eliminado.

Por supuesto, todavía queda un largo camino por recorrer y mucho que cambiar, pero esta iniciativa, planeada como un foro continuo para promover el entendimiento y la cooperación entre las religiones en todo el mundo, es sin duda un hito de enorme importancia en este camino.

(El rabino David Rosen es el director internacional de asuntos interreligiosos del Comité Judío Estadounidense. Tiene su sede en Jerusalén).

 


Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío. Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?
¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?
En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100.00 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Política de privacidad