Enlace Judío – El líder de la oposición política israelí, Benjamín Netanyahu, y los miembros de su familia testificaron este domingo en una audiencia sobre su demanda por difamación contra el ex primer ministro Ehud Olmert, informó The Times of Israel.

Durante la audiencia, Netanyahu dijo que no tiene antecedentes psiquiátricos y calificó al abogado de Olmert de “loco, pero no clínicamente enfermo”.

Netanyahu, su esposa, Sara, y su hijo mayor, Yair, llegaron al Tribunal de Primera Instancia de Tel Aviv para testificar en el caso de difamación contra Olmert, que se presentó después de que este último tachara públicamente a la familia de enferma mental y “que necesitaba tratamiento psiquiátrico”.

La demanda busca 261,000 dólares en daños por los “esfuerzos obsesivos de Olmert para dañar su buen nombre en público, por celos y una profunda frustración”.

Olmert también estuvo presente en la sala del tribunal para la audiencia del domingo.

“No tengo historial psiquiátrico”, dijo Netanyahu al abogado de Olmert, Amir Titonovich, mientras intentaba desacreditar las declaraciones de Olmert como objetivamente falsas.

“Las [declaraciones] públicas son mentiras y falsedades y peor que eso”, dijo el ex primer ministro cuando fue interrogado por el abogado de la familia Netanyahu, Yossi Cohen. Netanyahu afirmó que la intención de Olmert había sido evitar que fuera reelegido como primer ministro.

Durante el testimonio, el abogado de Olmert interrogó a Netanyahu sobre los incidentes durante los cuales supuestamente se le pidió al médico de la familia, Zvi Berkovitch, que tratara a Sara Netanyahu por “arrebatos incontrolables”.

“No los acepto como ‘arrebatos incontrolables’”, dijo Netanyahu. “Pudo haber momentos de tensión, y a veces consultábamos con amigos. A veces, el Dr. Berkovitch estaba entre ellos. Netanyahu negó además que su esposa haya recibido medicamentos para tales arrebatos.

Netanyahu también llamó a Titonovich “loco” durante su testimonio y le preguntó al abogado defensor: “¿Estás loco? Creo que estás loco, pero no clínicamente enfermo”.

Luego, Titonovich le preguntó a Netanyahu por qué no demandó al sitio de noticias Ynet por un artículo de 2014, durante el cual funcionarios anónimos de la administración del entonces presidente estadounidense Barack Obama supuestamente llamaron al entonces primer ministro “un cobarde que sufre de Asperger” durante las tensiones entre Jerusalén y Washington por el acuerdo nuclear con Irán.

Netanyahu desestimó su pregunta y dijo que, mientras que en el “ámbito político, se acostumbran los apodos y las calumnias que no tienen nada que ver con la persona”, Olmert “cruzó la línea” cuando dijo que la condición de la familia era clínica.

Sara Netanyahu fue la siguiente en declarar y negó haber sido ingresada en un hospital psiquiátrico en Austria, en referencia a los rumores de años anteriores de que había sido hospitalizada. La esposa del ex primer ministro reafirmó su profesión como psicóloga infantil varias veces durante la audiencia.

“No estoy enferma, ayudo a la gente como psicóloga”, dijo. “Veo esto con gran compasión. Las personas con problemas de salud mental están etiquetadas negativamente”.

“Eduqué a mis hijos para que vieran lo bueno en las personas y no lo malo”, dijo Sara Netanyahu al abogado de Olmert cuando se le preguntó si había educado a sus hijos para que no etiquetaran a otros como enfermos mentales. “Pero han experimentado mucho mal [trato], de parte de los medios y de personas como tú, desafortunadamente”.

Yair Netanyahu luego testificó y abordó sus frecuentes comentarios públicos incendiarios contra los políticos, incluido llamar a Ehud Barak un “psicópata demente”. Cuando se le preguntó si el primer ministro Naftali Bennett requería hospitalización psiquiátrica, Yair Netanyahu dijo: “Bennett es un megalómano”.

Luego, el abogado preguntó si era razonable insultar a las personas con enfermedades mentales como respuesta a los demás.

“Este es un argumento de Twitter, no un documento de seminario”, dijo Yair Netanyahu. “Olmert no tuvo un desliz de lengua y luego se disculpó por ello. Este es un argumento en el que me maldijo a mí y a mis padres, y me molestó que mis padres y yo estemos siendo maldecidos”.

Testificando en nombre de la defensa estuvo el exasesor de seguridad nacional Uzi Arad, quien le dijo al tribunal que el comportamiento de Sara Netanyahu “afectó al Estado”.

“Ella se acerca a ti de una manera amenazante como si estuviera a punto de abalanzarse sobre ti, he visto un comportamiento realmente extraño de su parte”, dijo.

“Una vez, ella quería abalanzarse sobre mí. Hay mucha gente… Ella te mira y de repente sus ojos se cruzan. No quiero dar más detalles, ni decir lo que vi y escuché, pero quiero que se entienda que estas cosas afectaron al estado”.

Arad, quien se desempeñó como asesor de seguridad nacional bajo Netanyahu de 2009 a 2011, dijo que con Sara acompañando a su esposo en visitas diplomáticas, gran parte del trabajo de preparación no se podría haber hecho, ya que el cronograma a veces incluía “temas que no podíamos discutir con ella”.

Afirmó que los problemas de programación causados ​​por el acompañamiento de Sara llevaron a un “incidente diplomático”, en el que los funcionarios de defensa de Estados Unidos y el Pentágono “cortaron los lazos con Israel” durante dos meses. Si bien dijo que el incidente fue con el secretario de Defensa de Estados Unidos, no especificó quién fue.

También ocupó el estrado como testigo Nir Hefetz, un exasistente de Netanyahu y actual testigo protegido en el juicio por presunta corrupción que también enfrenta el exmandatario.

Hefetz detalló la influencia de Yair sobre su padre y dijo que es tan grande que “influye en la vida de otras personas”.

También afirmó que Yair “se dijo a sí mismo” que la victoria del partido Likud en las elecciones de 2015 le pertenecía tanto a él como a su padre.

“Desde ese momento hasta mi partida en 2018, hubo un aumento aterrador en la influencia de Yair en el proceso de toma de decisiones en todos los asuntos políticos, de relaciones públicas, diplomáticos e incluso de seguridad en algunos casos”, dijo Hefetz.

El exasistente de Netanyahu también afirmó que Yair “dejó de comer” cuando su padre se negó a incluirlo en la toma de decisiones.

“Fui testigo de una conversación entre Benjamín y Sara Netanyahu, en la que Sara arremetió contra Benjamín porque Yair no comía, debido a que Benjamín no lo consultó ni compartió información sobre la toma de decisiones”, dijo Hefetz.

Diez testigos declararon durante la audiencia del domingo a pedido de Olmert. Entre los que se esperaba que hablaran estaban el profesor de psicología Shaul Kimhi y la exempleada de la Residencia del Primer Ministro, Sylvie Genesia.

La lista de testigos convocada originalmente por Olmert incluía a Miriam Adelson, la viuda de Sheldon Adelson, quien fue aliada de Netanyahu durante mucho tiempo. El documento afirma que ella puede dar fe de varios hechos en los que estuvo presente y previó “comportamientos y expresiones”, de lo que concluyó que la pareja de Netanyahu padecía supuestos “trastornos mentales”.

Otros incluidos en la lista fueron el exjefe de Shin Bet, Yuval Diskin, y el empleado de la residencia del ex primer ministro, Meni Naftali.

En dos entrevistas separadas el año pasado, una con el Canal 12 y otra con el sitio de noticias Democrat TV, Olmert criticó a Netanyahu y dijo que “lo que es irreparable es la enfermedad mental del primer ministro, su esposa y su hijo”, refiriéndose a Yair Netanyahu.

“Necesitan tratamiento psiquiátrico”, dijo Olmert.

El ex primer ministro afirmó que había consultado a expertos antes de hacer el comentario. “La enfermedad mental es una enfermedad. Requiere tratamiento y las personas con enfermedades mentales no deben ofenderse”, dijo. “Simplemente no quiero que [los Netanyahu] dirijan el país y tomen decisiones sobre los temas más fatídicos”.

Olmert precedió a Netanyahu como primer ministro de Israel y finalizó su mandato en 2009 antes de ser acusado formalmente de cargos de corrupción. Fue condenado por fraude en 2014 y cumplió 16 meses de una sentencia de prisión de 27 meses.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?

¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?

En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad con una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈