Enlace Judío- Los enfrentamientos en Ucrania se han denominado como “una guerra de WhatsApp” (la aplicación de un filántropo ucraniano). La plataforma ha estado en medio de la dependencia generalizada de las aplicaciones de mensajería por parte de periodistas, soldados y civiles comunes, y su papel central en la difusión de propaganda, informó The Times of Israel.

El inventor de WhatsApp es un judío nacido en Ucrania cuya creación lo convirtió en una de las personas más ricas del mundo. Y se ha mantenido notablemente callado durante el conflicto en su país de origen. Jan Koum, que controla una fundación benéfica de miles de millones de dólares, no ha pronunciado una palabra pública. Incluso cuando muchos otros ucranianos y rusos adinerados anunciaron donaciones para los esfuerzos de ayuda humanitaria.

Pero según un examen de las declaraciones de impuestos presentadas por la fundación de Koum antes de la guerra, el tímido fundador y filántropo de WhatsApp, está más entrelazado de lo que parece con los acontecimientos que sacudieron el país que dejó atrás cuando tenía 16 años. Sus donaciones incluyen decenas de mdd a organizaciones judías que ahora participan en los esfuerzos de ayuda en Europa oriental.

Por ejemplo, de 2019 a 2020, el último año para el que hay una declaración de impuestos, la Fundación de la Familia Koum donó alrededor de 17 mdd a la Asociación Judía Europea, una organización con sede en Bruselas que lanzó una campaña en marzo para proporcionar vivienda, alimentos y ropa a los refugiados de la guerra. Casi todo el presupuesto del grupo para 2019 provino de Koum.

Con 10.6 mdd en donaciones durante ese mismo período, la fundación de Koum también es uno de los donantes más importantes de otro grupo involucrado en los esfuerzos de socorro: la Federación de Comunidades Judías de la CEI. Esta es una asociación de antiguos territorios soviéticos que anunció el establecimiento de una flota de ambulancias para evacuar pacientes en toda Ucrania.

 

Donaciones anónimas

Se desconoce si Koum continuó haciendo donaciones en 2021. JTA contactó a más de una docena de organizaciones sin fines de lucro, varias de las cuales dijeron que tenían prohibido reconocer públicamente la donación de Koum como condición para su donación.

Debido al secreto que marca sus donaciones caritativas, así como su vida personal, el perfil del fundador de WhatsApp como filántropo en los últimos años ha pasado casi desapercibido. Sin embargo, las declaraciones de impuestos revelan que Koum, con una fortuna estimada entre 9 mil 800 y 13 mil 700 mdd, se ha convertido silenciosamente en uno de los mayores donantes de causas judías en el mundo.

Su fundación donó casi 140 mdd entre 2019 y 2020 a unas 70 organizaciones benéficas judías que trabajan en EE.UU., Europa del Este e Israel. Eso está a la par con la tasa de donaciones de los donantes más grandes y conocidos del mundo judío. Tales como Charles and Lynn Schusterman Family Philanthropies, con sede en Tulsa, cuya huella está en cientos de organizaciones judías, incluida JTA.

A este nivel de donación, Koum tiene un impacto descomunal en la vida comunitaria judía, pero sin la conciencia pública ligada a la gran filantropía.

 

Anonimato calculado

Que Koum haya podido operar bajo el radar no sorprende a Lila Corwin, profesora de historia judía estadounidense en la Universidad de Temple.

“Contamos con un sistema que protege la privacidad de los donantes y requiere formas mínimas de presentación de informes y supervisión”, dijo. “Solo si conozco el nombre de Koum puedo buscar en los registros de impuestos para ver la lista de beneficiarios. Esto supone que la fundación desembolsa todos sus obsequios directamente, sin utilizar fundaciones comunitarias como transferencias. Las reglas, tal como existen, parecen valorar la privacidad y la autonomía del donante por encima del conocimiento del público”.

La transparencia sobre la financiación debería ser particularmente importante cuando se trata de organizaciones sin fines de lucro judías. Esto debido a su objetivo de “unir la amplia diversidad de la vida judía”, señaló Corwin.

“El público judío debería preocuparse porque un financiador tan grande inevitablemente puede esculpir y establecer prioridades comunitarias”, concluyó.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©️EnlaceJudío