Enlace Judío / Efraim Palvanov – Amalie Emmy Noether (1882-1935) nació en Baviera (Alemania) en el seno de una familia judía acomodada, siendo la hija mayor del famoso matemático Max Noether. Le gustaba aprender idiomas y acabó aprobando un examen que le permitía enseñar inglés y francés. Sin embargo, decidió ampliar sus estudios en la Universidad de Erlangen. No se permitía la presencia de mujeres en la universidad, pero Noether obtuvo permiso para asistir a las clases junto con otra mujer.

En 1903 se suavizaron las restricciones y Noether aprobó el examen de graduación, tras lo cual se matriculó en la Universidad de Gottingen para estudiar astronomía y matemáticas. Volvió a Erlangen y enseñó matemáticas durante siete años, sin cobrar. Durante este tiempo, publicó varios artículos innovadores. En 1915, Noether fue invitada de nuevo a Gottingen, y cuando surgió un revuelo sobre cómo los hombres podían ser sometidos a aprender “a los pies de una mujer”, la universidad respondió: “Somos una universidad, no una casa de baños.”

En 1918, Noether silenció a los críticos al demostrar lo que hoy se llama el Teorema de Noether, del que se dijo que era “uno de los teoremas matemáticos más importantes jamás demostrados para guiar el desarrollo de la física moderna, posiblemente a la par del teorema de Pitágoras.” Al año siguiente, se le concedió la titularidad y luego la cátedra.

Entre sus muchos logros revolucionarios, Noether es famosa por los anillos matemáticos, las condiciones en cadena y el álgebra abstracta, que según algunos es su mayor contribución a las matemáticas y la ciencia. Gracias a Noether y a las mentes brillantes que atrajo y enseñó, la Universidad de Gottingen se convirtió en la institución matemática más importante del mundo. Supervisó el trabajo de una docena de estudiantes graduados que se convirtieron en matemáticos de fama mundial por derecho propio.

Noether era famosa por vivir de forma sencilla y modesta, sin preocuparse en absoluto por su aspecto, hablar con rapidez y enseñar libremente sin planificar las clases. En 1932 recibió el prestigioso premio Ackermann-Teubner de matemáticas. Al año siguiente, los nazis llegaron al poder y fue despedida de su puesto. Sin inmutarse, Noether siguió enseñando desde su apartamento. Pronto, la Fundación Rockefeller le consiguió un puesto en Estados Unidos, y Noether pasó a enseñar en el Bryn Mawr College, así como en Princeton (junto a su compañero judío refugiado Albert Einstein).

Desgraciadamente, Noether falleció repentinamente tras ser operada de un tumor de ovario. Fue elogiada como “la mejor mujer matemática que ha existido; y la mejor mujer científica de cualquier tipo…” Hay numerosos premios, conceptos, calles y escuelas con su nombre en todo el mundo (incluido un instituto de matemáticas en la Universidad de Bar-Ilan, en Israel), así como un satélite, un cráter en la luna e incluso un planeta lejano.

Fuente: Jew of the Week