Enlace Judío – La Embajada de Estados Unidos en Jerusalén condenó este domingo un tiroteo terrorista fuera de la Ciudad Vieja durante el sábado que dejó siete heridos, incluidos varios ciudadanos estadounidenses, informó The Times of Israel.

“Estamos conmocionados y entristecidos por el ataque terrorista del 14 de agosto en las afueras de la Ciudad Vieja de Jerusalén. Condenamos enérgicamente todos los actos de terrorismo y las acciones que exacerban las tensiones”, se lee en un comunicado emitido por un portavoz de la embajada.

“Nuestros pensamientos están con los seres queridos de las víctimas y les deseamos a todos una recuperación rápida y completa”.

La embajada confirmó que entre las víctimas había ciudadanos estadounidenses y dijo que estaba reuniendo más detalles sobre ellos. Citando “preocupaciones de privacidad”, la misión diplomática dijo que “no tendrá más comentarios” sobre el tema.

“El Departamento de Estado y nuestras embajadas y consulados en el extranjero toman en serio nuestra responsabilidad de proteger a los ciudadanos estadounidenses en el extranjero”, dijo la embajada.

En las horas previas al amanecer del domingo, un hombre armado disparó contra un autobús y automóviles fuera de un estacionamiento cerca del Muro de los Lamentos antes de huir al vecindario cercano de Silwan, donde la policía realizó una persecución generalizada durante toda la noche.

El agresor, un residente de Jerusalén, fue arrestado por la mañana cuando se entregó a la policía junto con el arma aparentemente utilizada en el tiroteo.

Según los informes, entre los heridos en el ataque se encontraban cuatro miembros de una familia del grupo jasídico Satmar que llegaron de Estados Unidos como turistas el miércoles.

Los padres, el hijo y la hija esperaban un taxi en una parada de autobús cuando les dispararon cerca de la Tumba del Rey David. Se dijo que el padre de la familia estaba en estado grave, bajo sedación y con un ventilador, mientras que la madre estaba en estado moderado.

Entre los heridos también se encontraba una mujer embarazada de 35 años que recibió un disparo mientras estaba sentada en un automóvil cercano, según reportes.

Los médicos describieron su lesión abdominal como “compleja” y se dijo que su vida corría peligro. El Hospital Shaare Zedek dijo que había tenido un parto de emergencia y que el recién nacido estaba en estado grave pero estable.

Al abordar el ataque terrorista durante su reunión de gabinete del domingo, el primer ministro Yair Lapid dijo que el agresor era “un residente de [Jerusalén] con antecedentes penales” y prometió aumentar la seguridad en la ciudad para evitar lo que llamó “ataques de imitación”.

Sin embargo, enfatizó que Jerusalén sigue siendo “segura, fuerte y abierta tanto a turistas como a residentes”.

El incidente ocurrió una semana después de una intensa ronda de combates de tres días entre Israel y la Yihad Islámica Palestina, un grupo terrorista respaldado por Irán que también tiene su sede en Gaza y se considera de línea más dura que Hamás.

Se dispararon más de 1,000 cohetes contra ciudades israelíes, mientras las Fuerzas de Defensa de Israel realizaban ataques aéreos contra objetivos de la Yihad Islámica en la Franja. Las autoridades de Gaza dicen que 49 palestinos murieron, muchos de los cuales Israel dice que fueron asesinados por cohetes fallidos del grupo terrorista que cayeron dentro de Gaza.

Desde marzo, 19 personas, en su mayoría civiles israelíes dentro de Israel, han muerto en ataques, en su mayoría por parte de palestinos. También murieron tres atacantes árabes israelíes.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío