Enlace Judío – El primer ministro de Israel habló este jueves ante la Asamblea General de la ONU sobre la necesidad de una solución de dos Estados para el conflicto palestino israelí, de evitar a toda costa que Irán obtenga armas nucleares, de acabar con el sesgo contra Israel en los foros internacionales y de seguir promoviendo el círculo de paz nacido con los Acuerdos de Abraham. El siguiente es su discurso completo.

“En noviembre de 1947 está generosa Asamblea se reunió y decidió la creación de un Estado judío. Solo unos cuantos cientos de miles de judíos vivían en Israel en ese tiempo, en un ambiente hostil, en shock y devastados tras el Holocausto en el que 6 millones de nuestras personas fueron asesinados.

“75 años después Israel es una democracia fuerte y liberal, orgullosa y próspera. La nación startup que inventó Waze y la Cúpula de Hierro, medicinas para el Alzheimer y el Parkinson, y un robot que puede hacer cirugías en la espina dorsal.

“Un líder mundial en tecnología de agua y alimentos, en ciberdefensa y en energías renovables, con 13 ganadores del Premio Nobel en literatura, química, economía y paz.

“¿Cómo fue que esto pasó? Sucedió porque decidimos no ser una víctima. Elegimos no estancarnos en el dolor del pasado sino enfocarnos en la esperanza del futuro. Elegimos invertir nuestras energías en construir una nación, en construir una sociedad feliz, optimista y creativa.

“No solo llegamos a la Tierra Prometida, estamos construyendo la Tierra Prometida. La historia es determinada por los pueblos. Debemos de entender la historia, respetarla y aprender de ella, pero también debemos tener la voluntad y ser capaces de cambiarla. Elegir el futuro sobre el pasado, la paz sobre la guerra, la cooperación sobre el encierro y el aislamiento.

“Hace unos meses llevamos a cabo la histórica Cumbre del Néguev, realizamos una cena no muy lejos de la tumba de David Ben-Gurión, el padre fundador del Estado de Israel. Éramos 6: el secretario de Estado de EE. UU., los cancilleres de Egipto, EAU, Baréin, Marruecos e Israel. Una cena que hace 2 años nadie hubiera creído que fuera posible.

“Y entonces la puerta se abrió, alguien entró y dijo: ‘Perdón por molestar pero hubo un ataque terrorista no lejos de Tel Aviv, asesinaron a 2 israelíes’. En un instante, todos entendimos que el objetivo del ataque fue destruir la Cumbre, crear ira entre nosotros, causar disputa y dividir esta cooperación entre nosotros. Y les dije a los cancilleres: ‘Debemos de condenar este ataque terrorista en este momento, juntos. Debemos de enseñarle al mundo que el terrorismo no triunfará’.

“La sala quedó en silencio y entonces uno de los cancilleres árabes dijo: ‘Pero siempre estamos en contra del terrorismo, es por eso que estamos aquí’. Y 5 minutos después emitimos una declaración conjunta por parte de los 6 condenando el ataque y santificando la vida, la cooperación y nuestra creencia de que hay un camino diferente.

“La Cumbre continuó, se firmaron acuerdos, se formaron grupos para lidiar con temas de tecnología, seguridad alimentaria, energía, agua, educación e infraestructura. Esos grupos de trabajo están cambiando la cara del Medio Oriente mientras hablo. La gente del Medio Oriente, la gente del mundo entero debería ver a su alrededor y preguntarse: ¿A quién le va mejor? ¿A aquellos que seleccionaron el camino de la paz o a aquellos que seleccionaron el camino de la guerra? ¿A aquellos que invierten en la gente y el país o a aquellos que invierten en la destrucción de otros? ¿A aquellos que creen que educación, tolerancia y tecnología o a aquellos que creen en intolerancia y violencia?

“Siempre que conozco a alguien que es crítico de Israel, siempre tengo la misma respuesta: ven y visítanos. Ven y conoce al verdadero Israel, te enamorarás. Un país que combina increíble innovación con un gran sentido de la historia. Gran gente, gran comida, gran espíritu. Una democracia vibrante, un país en el que judíos, musulmanes y cristianos viven juntos con igualdad civil total.

“En el gobierno que dirijo hay ministros árabes, hay un partido árabe que es miembro de nuestra coalición. Tenemos jueces árabes en nuestra Corte Suprema. Médicos árabes salvando vidas en los hospitales. Los árabes israelíes no son nuestros enemigos, son nuestros socios de vida. Vengan y visítennos. Descubrirán que Israel es una increíble cultura de mosaico: de las blancas nevadas montañas del Golán a las blancas arenas del Néguev. Desde Tel Aviv, la capital del high tech y non-stop-party del Mediterráneo, a Jerusalén, nuestra capital eterna, la ciudad santa para tres religiones en cuyas hermosas calles el pasado se encuentra con el futuro cada día.

“Hay sin embargo 2 grandes amenazas que se ciernen sobre nuestro hermoso país y también sobre ustedes, aunque intenten negarlo. La primera es la amenaza nuclear, el miedo de que Estados terroristas y grupos terroristas obtengan armas nucleares. La segunda amenaza es la desaparición de la verdad. Nuestras democracias están poco a poco siendo envenenadas por mentiras y fake news, por insensatos políticos, Estados totalitarios y organizaciones radicales están minando nuestra percepción de la realidad.

“Debemos saber, no hay país en el mundo que enfrente más este fenómeno que Israel. No hay país que haya sufrido un mayor ataque de mentiras, invirtiendo una cantidad tan grande de dinero y esfuerzo en difundir desinformación al respecto.

“El pasado mes de mayo se publicó en todo el mundo la foto de Malak al-Tanani, una niña palestina de tres años, con la terrible noticia de que había muerto junto a sus padres en un ataque de la Fuerza Aérea de Israel. Era una imagen desgarradora, pero Malak Al Tanani no existe. La foto fue tomada de Instagram. Es de una chica de Rusia.

“Puedo darte miles de ejemplos más de noticias falsas similares sobre Israel. El movimiento anti-israelí ha estado difundiendo estas mentiras durante años. En los medios de comunicación, en los campus universitarios y en las redes sociales. La pregunta no es por qué lo hacen, sino por qué están dispuestos a escuchar.

“¿Por qué escuchan a personas que han invertido miles de millones de dólares en distorsionar la verdad? ¿Por qué se pone del lado de los extremistas islámicos que cuelgan a los homosexuales de las grúas, oprimen a las mujeres y disparan cohetes contra civiles desde guarderías y hospitales?

“No soy un invitado en este edificio. Israel es una orgullosa nación soberana y un miembro igualitario de las Naciones Unidas. No nos quedaremos callados cuando aquellos que deseen hacernos daño, utilicen este mismo escenario para difundir mentiras sobre nosotros.

“El antisemitismo es la voluntad de creer lo peor de los judíos, sin cuestionar. El antisemitismo está juzgando a Israel con un estándar diferente al de cualquier otro país.

“Al frente de esta orquesta de odio está Irán. Durante más de cuarenta años, en las plazas de los pueblos y en las calles de Irán, los manifestantes han sido fotografiados quemando banderas israelíes y estadounidenses. Pregúntense: ¿De dónde vienen las banderas? ¿Cómo consiguieron tantas de nuestras banderas?

“La respuesta es: las están fabricando especialmente. Sólo para que puedan quemarlos. Así es como se ve una industria del odio. Este es un régimen que se ocupa sistemáticamente del odio.

“Incluso odian a su propia gente. Los jóvenes iraníes están sufriendo y luchando por las cadenas del régimen de Irán, y el mundo está en silencio. Piden ayuda en las redes sociales. Pagan por su deseo de vivir una vida de libertad, con sus vidas.

“El régimen de Irán odia a los judíos, odia a las mujeres, odia a los homosexuales, odia a Occidente. Odian y matan a los musulmanes que piensan diferente, como Salman Rushdie y Mahsa Amini. Su odio es una forma de vida. Es una forma de preservar su dominio opresor.

“Solo hay un Estado miembro en la ONU que manifiesta abiertamente su deseo de destruir a otro Estado miembro. Irán ha declarado una y otra vez que está interesado en la “destrucción total” del Estado de Israel. Y este edificio está en silencio.

“¿A qué le temen? ¿Ha habido alguna vez en la historia humana donde el silencio detuvo la violencia?

“El país que nos quiere destruir, es también el país que fundó la organización terrorista más grande del mundo, Hezbolá. Irán financia a Hamás y la Yihad Islámica y está detrás de los ataques terroristas masivos desde Bulgaria hasta Buenos Aires. Es una dictadura asesina que está haciendo todo lo posible para conseguir un arma nuclear. Si el régimen iraní obtiene un arma nuclear, la usará.

“La única forma de evitar que Irán obtenga un arma nuclear es poner sobre la mesa una amenaza militar creíble. Y luego, y solo entonces, negociar un trato más largo y sólido con ellos. Hay que dejarle claro a Irán que si avanza en su programa nuclear, el mundo no responderá con palabras, sino con la fuerza militar. Cada vez que una amenaza como esa se puso sobre la mesa en el pasado, Irán se detuvo y se retiró.

“Hoy, el mundo está eligiendo la opción fácil. Elige no creer lo peor, a pesar de toda la evidencia de lo contrario. Israel no tiene este privilegio. Esta vez no estamos parados con las manos vacías contra aquellos que quieren destruirnos.

“Los judíos de hoy tienen un Estado. Tenemos un ejército. Tenemos grandes amistades, ante todo con los Estados Unidos. Tenemos capacidades y no tenemos miedo de usarlas. Haremos lo que sea necesario: Irán no obtendrá un arma nuclear. No nos quedaremos de brazos cruzados mientras haya quienes intenten matarnos. No otra vez. Nunca más.

“La fuerza económica y militar de Israel nos permite protegernos, pero también nos permite algo más: luchar por la paz con todo el mundo árabe. Y con nuestros vecinos más cercanos: los palestinos. Un acuerdo con los palestinos, basado en dos Estados para dos pueblos, es lo correcto para la seguridad de Israel, para la economía de Israel y para el futuro de nuestros hijos.

“La paz no es un compromiso. Es la decisión más valiente que podemos tomar. La paz no es debilidad. Encarna en su interior todo el poder del espíritu humano. La guerra es rendirse a todo lo malo que hay dentro de nosotros. La paz es la victoria de todo lo que es bueno. A pesar de todos los obstáculos, todavía hoy una gran mayoría de israelíes apoya la visión de esta solución de dos Estados. Yo soy uno de ellos.

“Solo tenemos una condición: que el futuro Estado palestino sea pacífico. Que no se convierta en otra base terrorista desde la cual amenazar el bienestar y la existencia misma de Israel. Que tendremos la capacidad de proteger la seguridad de todos los ciudadanos de Israel, en todo momento.

“Si alguien cree que la demanda es demasiada, que mire el barrio en el que vivimos: Que mire a Líbano, un Estado en colapso controlado por Hezbolá. En Siria, donde un régimen asesino masacró a medio millón de su propio pueblo. Que mire a Afganistán. En Libia. En Irán. Puede pedirnos que vivamos de acuerdo con los valores de la Carta de las Naciones Unidas, pero no puede pedirnos que muramos por ellos.

“Mi padre era un niño en el gueto, mi abuelo fue asesinado en un campo de concentración. Queremos vivir en paz pero solo si nos da seguridad, no si nos amenaza aún más. Miren Gaza. Israel hizo todo lo que el mundo nos pidió, incluso desde este mismo escenario. Nos fuimos. Hace 17 años desmantelamos los asentamientos, desmantelamos nuestras bases militares. No hay un solo soldado israelí en Gaza. Incluso les dejamos 3,000 invernaderos para que pudieran empezar a construir una economía por sí mismos.

“¿Qué hicieron en respuesta? En menos de un año, Hamás, una organización terrorista asesina, llegó al poder. Destruyeron los invernaderos y los reemplazaron con campos de entrenamiento de terroristas y sitios de lanzamiento de cohetes. Desde que salimos de Gaza, más de 20,000 cohetes y misiles han sido disparados contra Israel. Todos ellos en civiles. Todos ellos a nuestros hijos.

“Tengo una hija con necesidades especiales. Su nombre es Yaeli. Ella es autista. Ella no habla. En mayo del año pasado tuve que despertarla a las 3 de la mañana y bajar corriendo con ella al refugio antiaéreo, porque los misiles estaban explotando sobre nuestra casa. Todos aquellos que predican sobre la importancia de la paz pueden intentar correr a un refugio antiaéreo a las 3 a. m. con una niña que no habla. Para explicarle, sin palabras, por qué hay quienes la quieren matar.

“En este edificio nos han preguntado más de una vez por qué no levantamos las restricciones en Gaza. Estamos listos para hacer eso, mañana por la mañana. Estamos listos para hacer más que eso. Desde aquí les digo a la gente de Gaza que estamos listos para ayudarlos a construir una vida mejor, a construir una economía. Presentamos un plan integral para ayudar a reconstruir Gaza. Solo tenemos una condición: Dejen de disparar cohetes y misiles a nuestros hijos. Dejen sus armas, no habrá restricciones. Depongan sus armas, traigan a casa a nuestros hijos que están en cautiverio: Hadar y Oron, que su memoria sea una bendición; Avera e Hisham, que aún están vivos, y juntos construiremos su economía.

“Podemos construir su futuro juntos, tanto en Gaza como en Cisjordania. Dejen las armas y demuestren que Hamás y la Yihad Islámica no se van a apoderar del Estado palestino que quieren crear. Depongan sus armas y habrá paz.

“Eso es lo mínimo que le debo a mi abuelo, mi padre y mi hija. El pueblo judío ha aprendido las lecciones del pasado. Nuestra seguridad está garantizada por nuestro poderío militar, nuestro ingenio económico, nuestra resiliencia democrática.

“Israel busca la paz con nuestros vecinos. Todos nuestros vecinos. Nosotros no nos vamos ir a ninguna parte. El Medio Oriente es nuestro hogar. Estamos aquí para quedarnos. Siempre. Y hacemos un llamado a todos los países musulmanes, desde Arabia Saudita hasta Indonesia, para que lo reconozcan y vengan a hablar con nosotros. Nuestra mano está extendida por la paz.

“Los conflictos no desaparecen por sí solos. La hostilidad no desaparece por sí sola. Las personas crean conflictos, las personas también pueden reemplazarlos con amistad, bondad y bien común.

“La carga de la prueba no está en nosotros. Ya hemos probado nuestro deseo de paz. Nuestro tratado de paz con Egipto se ha implementado plenamente durante 43 años. Nuestro tratado de paz con Jordania por 28 años. Somos un país que cumple su palabra y cumple los acuerdos. Probamos nuestro deseo de paz a través de los Acuerdos de Abraham, la Cumbre del Néguev y los acuerdos que hemos firmado con el mundo árabe.

“En el libro de Números, hay un versículo con el que todos los judíos están familiarizados: “ישא השם פניו אליך וישם לך שלום”. Que el Señor alce Su rostro hacia ti, y te conceda la paz. El Estado de Israel es el único país del mundo fundado por un libro. El Libro de los Libros. El Tanaj. Ese libro y los principios de la democracia liberal exigen que extendamos la mano en paz. Nuestra historia requiere que seamos clarividentes y muy cuidadosos. Así es como hemos hecho las paces en el pasado. Así es como haremos las paces en el futuro. Gracias”.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío