Enlace Judío – Un hombre de 62 años que resultó gravemente herido en los atentados con bomba del miércoles 23 de noviembre en Jerusalén informó a sus médicos en el Centro Médico Shaare Zedek que se salvó de morir gracias en parte al libro de Salmos que estaba en su bolsillo cuando ocurrió la explosión, informó Arutz Sheva.

El miércoles por la mañana el hombre viajaba desde su casa en Jerusalén a Meron, en el norte de Israel, cuando fue alcanzado por la fuerza de la explosión.

Si bien resultó herido por la explosión y varios fragmentos de metralla de la bomba, más tarde descubrió que un fragmento potencialmente letal había penetrado en la cubierta posterior del libro de Salmos que llevaba.

El fragmento se abrió paso a través de las páginas del libro antes de detenerse por completo en el versículo 7 del Capítulo 124.

El versículo dice: “Nuestra alma ha escapado como un pájaro que escapa de las garras de sus captores. El agarre se ha roto y hemos escapado”.

Luego de varios procedimientos para retirar otros fragmentos que habían entrado en sus extremidades, el hombre ya se está recuperando.

Si bien solicitó permanecer en el anonimato, pidió que se compartiera el mensaje de su notable historia del libro de Salmos diciendo: “Esto es lo que ayuda”.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío