Enlace Judío – Elbit Systems de Israel estuvo entre los principales fabricantes de armas del mundo el año pasado, liderando un Medio Oriente que vio crecer las ventas de armas más que en cualquier otro lugar del mundo, informó The Times of Israel.

A nivel mundial, las ventas de armas y servicios militares entre las 100 principales empresas de armas del mundo aumentaron a 592 mil millones en 2021, según el último informe del Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo (SIPRI).

El aumento del 1.9% se produjo incluso cuando la industria se vio limitada por problemas de suministro en todo el mundo relacionados con la pandemia, con la guerra en Ucrania aumentando la demanda y empeorando las dificultades de suministro.

Las ventas de Elbit Systems aumentaron de 4200 millones de dólares en 2020 a 4750 millones de dólares, lo que la sitúa en el puesto 28 de la lista de los 100 principales fabricantes de armas y contratistas de defensa del mundo.

La clasificación fue la más alta para la compañía y la más alta para una empresa de defensa israelí desde que Industrias Aeroespaciales de Israel ocupó el puesto 27 con 1.2 mil millones en ventas de armas en 2002, el año en que SIPRI comenzó a publicar su clasificación anual.

Según SIPRI, las cinco empresas de Medio Oriente entre las 100 principales registraron 15 mil millones en ventas de armas en 2021, un aumento del 6.5 % con respecto al año anterior, un aumento mayor que el de cualquier otra región.

Las empresas incluían Elbit de Israel, IAI (3,87 mil millones) y Rafael (3.01 mil millones), y ASELSAN de Turquía (2.16 mil millones) y Turkish Aerospace (1.2 mil millones).

Lockheed Martin, con sede en EE. UU., siguió siendo el mayor fabricante de armas, con más de 60,000 millones de dólares en ventas.

Sin embargo, en todo el mundo, el crecimiento de las ventas de armas se vio gravemente afectado por problemas generalizados en la cadena de suministro.

“El impacto duradero de la pandemia realmente está comenzando a notarse en las empresas de armas”, dijo a la AFP Nan Tian, investigador principal de SIPRI.

Las interrupciones tanto por la escasez de mano de obra como por las dificultades para obtener materias primas estaban “retrasando la capacidad de las empresas para producir sistemas de armas y entregarlos a tiempo.

“Entonces, lo que vemos realmente es un aumento potencialmente más lento de lo que muchos habrían esperado en las ventas de armas en 2021”, dijo Tian.

También se espera que la invasión rusa de Ucrania empeore los problemas de la cadena de suministro, en parte “porque Rusia es un importante proveedor de materias primas utilizadas en la producción de armas”, dijeron los autores del informe.

Pero la guerra ha aumentado al mismo tiempo la demanda.

“Definitivamente, la demanda aumentará en los próximos años”, dijo Tian.

Cuánto subirá es más difícil de medir, dijo Tian, señalando dos factores que afectarían la demanda.

En primer lugar, los países que han enviado armas a Ucrania por una suma de cientos de millones de dólares buscarán reponer las reservas.

En segundo lugar, el empeoramiento del entorno de seguridad significa que “los países buscan adquirir más armas”.

Dado que se espera que la escasez de suministro empeore, podría obstaculizar estos esfuerzos, señalaron los autores.

Las empresas en los EE. UU. continúan dominando la producción mundial de armas, lo que representa más de la mitad, 299 mil millones, de las ventas globales y 40 de las principales empresas.

Al mismo tiempo, la región fue la única en ver una caída en las ventas: 0.9% menos que las cifras de 2020.

Entre las cinco principales empresas (Lockheed Martin, Raytheon Technologies, Boeing, Northrop Grumman y General Dynamics), solo Raytheon registró un aumento en las ventas.

Mientras tanto, las ventas de las ocho mayores empresas de armas chinas aumentaron un 6.3% hasta los 109.000 millones de dólares en 2021.

Las empresas europeas ocuparon 27 de los lugares en el top 100, con ventas combinadas de 123 mil millones, un 4.2% más en comparación con 2020.

El informe también señaló una tendencia de firmas de capital privado que compran compañías de armas, algo que, según los autores, se ha vuelto cada vez más evidente en los últimos tres o cuatro años.

Esta tendencia amenaza con hacer que la industria armamentística sea más opaca y, por lo tanto, más difícil de rastrear, dijo Tian, “porque las firmas de capital privado comprarán estas empresas y luego, esencialmente, no producirán más registros financieros”.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío