Enlace Judío – Un alto funcionario de inteligencia israelí dijo el lunes que cree que la escalada de la situación en Judea y Samaria (Cisjordania) solo empeorará el próximo año y que Israel no se enfrenta simplemente a una “ola de terror”, como la han descrito muchos funcionarios, informó The Times of Israel.

El jefe del Departamento de Investigación de Inteligencia Militar de las Fuerzas de Defensa de Israel, Amit Saar, dijo que el aumento de la violencia en Judea y Samaria será el segundo problema más desafiante para Israel en 2023, después de Irán.

Hablando en una conferencia organizada por Gazit, un grupo de expertos militares, Saar dijo: “La gente puede decir que nada ha cambiado… el terrorismo es estacional, cada pocos años tenemos una ola y luego se calma y regresa. Hay personas en el establecimiento de seguridad que creen que este es el caso, pero yo pienso lo contrario.

“Creo que debemos examinar lo que hemos visto en los últimos meses, no a través del [prisma de la] cantidad de ataques, sino de las causas”, dijo.

“Estamos viendo que las bases que nos permitieron gestionar el conflicto empiezan a tambalearse. Estamos lejos de poder resolver el conflicto, pero hubo bases que nos permitieron manejar el conflicto a un costo relativamente bajo durante años”, dijo Saar.

“Estas bases en el último año, y de cara al 2023, se volverán inestables”, dijo.

Saar dijo que la Autoridad Palestina ha perdido su legitimidad entre los jóvenes palestinos y que hay un fácil acceso a las armas de fuego en Judea y Samaria, lo que permite repetidos ataques con disparos.

Las FDI han registrado al menos 281 ataques con disparos e intentos de atentados contra civiles y soldados israelíes en Judea y Samaria este año, en comparación con los 91 del año pasado.

“Veo a jóvenes que se levantan a las 4 a.m. solo para arrojar piedras a los vehículos blindados de las FDI que ingresan al pueblo. Es alarmante pensar cuánta ira se necesita para esto”, dijo.

“Arremeten contra todo: la Autoridad Palestina, Hamás, los [otros] grupos organizados. Están enojados y expuestos a las armas y la incitación. Quieren hacer su propia ‘historia’ y ponerla en TikTok”, dijo.

“Es mucho más complicado de manejar”, agregó Saar.

Las tropas israelíes han sido atacadas repetidamente durante redadas de detención en Judea y Samaria durante el año pasado, principalmente en las ciudades de Nablus y Jenin, pero también en otras áreas.

Según las FDI, el ejército ha arrestado a más de 2,500 sospechosos de terrorismo en Judea y Samaria desde fines de marzo, luego de una serie de ataques mortales contra israelíes.

Los ataques han dejado 31 muertos en Israel y Judea y Samaria desde principios de año, incluidos varios soldados.

Durante las operaciones, alrededor de 150 palestinos han muerto por fuego israelí, según la Autoridad Palestina.

Las FDI dicen que muchos de ellos, aunque no todos, fueron asesinados mientras realizaban ataques o durante los feroces enfrentamientos con las fuerzas de seguridad en medio de las redadas casi nocturnas.

Saar dijo por separado durante la conferencia que creía que el régimen iraní sobrevivirá a las protestas en curso que han arrasado el país.

Saar reconoció que las protestas, provocadas por la muerte de una joven, Mahsa Amini, después de su arresto por parte de la policía moral en Teherán en septiembre, son diferentes a las protestas anteriores contra el régimen.

Saar dijo que han durado más de lo esperado, ahora casi tres meses, y han sido excepcionalmente violentos.

“Las protestas de 2009 se debieron a la política, las protestas de 2019 fueron por la economía, pero en 2022 son por la esencia misma del régimen”, dijo Saar. “Los manifestantes no están gritando ‘cambien la ley del hiyab’, están gritando ‘abajo el régimen’.

Aun así, dijo, “el opresor régimen iraní probablemente logrará sobrevivir a estas protestas. Ha construido herramientas muy, muy sólidas para hacer frente a este tipo de protestas.

“Pero creo que incluso si estas protestas disminuyen, las razones [de ellas] permanecerán y el régimen iraní tendrá un problema en los próximos años”, agregó Saar.

La organización de derechos humanos de Irán, con sede en Oslo, dijo el martes que al menos 448 personas habían muerto a manos de las fuerzas de seguridad iraníes en las protestas nacionales en curso.

Al menos 36 miembros de las fuerzas de seguridad también han muerto, según Human Rights Activists in Iran, un grupo que monitorea los disturbios de meses.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío