sábado 13 de abril de 2024
Ilana Gordon solo quería compartir su contenido con otras madres

Juguetes propios, experimentos científicos y hasta judaísmo: cómo Ilana Gordon pasó de Instagram al Canal 22

Enlace Judío México e Israel – Ilana Gordon convirtió el encierro forzado en una oportunidad para crear contenido y compartirlo con otras madres. Cuando empezó, no se imaginó que terminaría por conquistar a decenas de miles de usuarios e incluso a dar el salto a la pantalla de la televisión. Nos cuenta su historia, en exclusiva. 

En mayo de 2020, cuando en México comenzaba el largo encierro forzado por la pandemia de covid-19, Ilana Gordon tuvo a su segunda hija. Ya con una niña de tres años en casa, el confinamiento hizo que esta joven madre tuviera que ingeniárselas para ofrecerle a su primera hija algunas actividades que la entretuvieran, le enseñaran y que no dependieran de la exposición a las pantallas.

Así, Gordon comenzó a buscar actividades manuales, experimentos y juegos que pudiera crear con su hija y compartir con otras mamás. “Entonces yo empecé a subir actividades a mi cuenta personal y me empezaron a escribir en mi cuenta personal: ‘Súbelo’, ‘¿cómo lo hiciste?’, ‘cuéntanos’… Entonces dije: ‘¿por qué no separo el tema y me hago una cuenta que sea pública, en donde pueda yo decirles eso?’ Y de repente empecé a subir de seguidores, pero de una manera que yo no me la esperaba. Y ya ahí entré al mundo de Instagram, que es un caos, porque es una montaña rusa.”

En una entrevista exclusiva con Enlace Judío, Ilana Gordon narra así el génesis de idaya.for.kids, la cuenta de Instagram que ya reúne a 46 mil seguidores, y algunas de cuyas publicaciones han sido vistas por varios millones de personas. Gordon describe así el proceso que la llevó de copiar actividades a crear su propio estilo:

“Si tú ves mis primeras actividades, son actividades como que ya existen, ¿no? O sea, no estamos descubriendo el hilo negro, pero poco a poco se empezó a hacer un proceso creativo en donde la adaptación que les fui haciendo ya se empezó a volver muy mío, entonces ya es algo que no vas a encontrar en un libro, lo vas a encontrar en mi cuenta y explicado para que niños chiquitos lo entiendan.”

Ilana Gordon en Idaya for kids

 

De una forma casi natural, el contenido de idaya.for.kids fue orientándose hacia la ciencia.

“Eso es algo muy chistoso porque mi papá (se ha) dedicado a darle difusión a la ciencia y yo, ya sabes, de niña (era) de ‘¡ay, qué flojera! Y años después ahí voy yo, entregándome a la ciencia. O sea, sí fue sin querer.”

Pero para la hija de Pepe Gordon, la ciencia y las manualidades no son lo único importante. Su herencia judía le ha brindado también una fuente de contenido que ha tratado de colocar en el gusto de sus seguidores. “Lo que yo pensé es: ‘mucha gente que está en el nicho que yo hago, pues te enseñan Navidad, te enseñan actividades de Navidad (…), entonces yo dije ‘sabes qué, soy judía, les voy a enseñar de lo que es mi mundo’, y lo chistoso es que no sabes la curiosidad que despertó, por ejemplo, este año, Janucá.”

Hacer, no comprar

Gran parte del contenido que puede apreciarse en idaya.for.kids son manualidades para que las mamás, los papás y los abuelos puedan crear, de la mano de sus hijos, los juguetes con los que pasarán el tiempo. Más que una razón ideológica, Gordon encontró esa solución como un antídoto contra el encierro y su propio miedo a dejar que objetos extraños entraran en su casa, en una época en la que se pensaba que estos podían venir contaminados con el temido virus causante del covid.

“Yo sí era y soy de las paranoicas que limpiaba todo, o sea, no quería que entrara nada en mi casa que no debiera estar ahí. Entonces, fue con cosas que tenemos en casa y eso también se convierte en el proyecto, en el otro proyecto que traigo, que es actividades que pueden hacer las mamás de (niños de) 0 a 2 años con cosas que tienes en la casa y también algo muy importante, lo que implica que tú se lo hagas a tus hijos. Es muy diferente que tú vayas a comprar un juguete al súper, a que tú lo hagas y sepas qué estás estimulando y que lo estás haciendo tú para tus hijos; como que eso es un feeling diferente a comprar el juguete.”

Para Ilana y sus hijas, y también para sus miles de seguidores, cada juguete es una creación y cada experimento es una oportunidad de descubrir los misteriosos hilos que mueven al mundo. “Mis hijas siempre estás diciendo ‘vamos a hacer este experimento’. Y entonces dice la chiquita ‘vamos a dibujar y ponerle diamantina’, y no importa. O sea, ese es su experimento. Y entonces está increíble porque se han convertido en exploradoras.

Para Gordon, los niños son esponjas que absorben información. “Entonces, si ya van a absorber, vamos a darles cosas que puedan absorber y que puedan aprovechar. Y esto creo que es increíble.” Según comparte con este medio, Gordon jamás pensó que sería precisamente ella y no su hermano, Uri, quien terminaría ejerciendo el oficio de la comunicación que a su padre le ha valido el reconocimiento del público. “Yo no iba a seguir los pasos de mi papá porque no me gustaba la exposición”, confiesa.

Pero el destino tenía sus propias ideas y, hoy, Gordon está comenzando una carrera frente a las cámaras, muy distinta a la que, como arquitecta de formación, imaginó que tendría. Su carrera, sin embargo, le ayudó a obtener herramientas que hoy utiliza para crear sus contenidos, como la edición de videos, la creación de renders e incluso la elaboración de maquetas que, admite, nunca fue su fuerte.

Si te fijas, mis actividades no son perfectas. A veces la estética no es completamente perfecta y la realización no es completamente perfecta. No es un corte exacto, y creo que eso también es importante enseñarles a las mamás hoy en día, porque existe una presión muy fuerte, o sea, las redes sociales como te ayudan, como no te ayudan, y existe una presión muy fuerte para las mamás de ser perfectas. Entonces yo trato mucho de transmitir en mi cuenta la imperfección.”

Los experimentos de Ilana Gordon

De las redes a la televisión

Tras el éxito obtenido en Instagram, Ilana Gordon está comenzando una nueva aventura en un viejo formato: la televisión, y es a través de la pantalla de Canal 22, una señal de corte cultural en tv abierta, donde los niños de todo México podrán crear de su mano, guiados por ese espíritu suyo que, como el de su padre, apela a no perder la capacidad de asombro y a retomar la visión del niño como un motor interminable de descubrimiento.

Sobre cómo dio ese paso, dice que “fue muy interesante porque hubo un acercamiento de una persona que se acercó con mi papá a decirle ‘oye, he estado viendo la cuenta de tu hija y estaría bueno que pusiéramos algo en el canal 22’, y ya eso se fue desarrollando.”

Gordon pensó que haría una cápsula al mes pero la propuesta que le hicieron en la emisora fue crear contenido semanal, que también puede verse a través de YouTube. “Es una aventura completamente nueva porque abre el mundo a otro mundo completamente distinto al de Instagram.”

A través de los contenidos televisados, Gordon piensa acceder al público para el que está diseñado su contenido, sin la necesaria intermediación de los padres de familia, que son quienes la siguen a través de su cuenta en Instagram. Sobre si esta nueva plataforma le redituará en el mundo digital con más seguidores, no tiene idea.

“Si llega, qué bueno. Pero me imagino que a la hora de que me empiezan a ver y sale ahí que es mi cuenta, pues va a caer gente (…). Pero sí es muy interesante. Luego las actividades que no te esperas dan un boom tremendo. Ahorita, por ejemplo, tengo una (publicación) que trae 5 millones de vistas y yo no esperaba que esa iba a ser la que se me iba a hacer viral, porque es la que más viral se me ha hecho; en el mundo cibernético yo no tengo idea que esperar, ni cómo ni cómo va a funcionar (…). El chiste es llegar a niños que de otra manera no me puedan ver, que me puedan ver en una televisión nacional.”

Pero para acceder a un público tan complejo, hay que ponerse en su lugar.

Ilana Gordon y sus experimentos

“Si regresas a ser niño, ves las cosas de una manera diferente”.

“Pero si lo tratamos de ver como nuestra perspectiva de adulto, ahí es donde no nos lo supieron enseñar. Porque para un adulto es diferente el concepto que tiene de ciencia y a la hora que se lo quieres explicar un niño no lo va a entender igual que nosotros. Y de hecho yo descubrí la ciencia gracias a la cuenta, experimentos que hago yo. O sea, obviamente, yo no soy científica y sí necesito buscar información de por qué sucede esto, o sea, qué es lo que está pasando científicamente en este experimento y he aprendido muchísimo con eso, pero es a través de los ojos de un niño.

Para concluir, Gordon recomienda a los padres y a los adultos a cargo de niños que “se tomen el espacio. No les estoy diciendo ‘hagan una actividad diaria’, pero si una vez a la semana pueden sentarse con sus hijos una hora y darles este tiempo de calidad en donde no tienes celulares, no tienes nada más que (la oportunidad de) tú estar con tu hijo haciendo un experimento, se van a sorprender (…). Y algo muy importante:”

“No solo les va a ocurrir a sus hijos que se vuelvan más creativos: como adultos nos vamos a volver más creativos.”

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

 

Relacionadas

Lo más leído
Lo más reciente
Obituarios

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Política de privacidad