Enlace Judío – Un nuevo nanosatélite desarrollado por investigadores de la Universidad de Tel Aviv fue puesto en órbita este martes desde la Base de la Fuerza Espacial Vandenberg en California, informó The Times of Israel.

El nanosatélite de 20 centímetros llamado TAU-SAT3, es el primer satélite israelí construido para avanzar en la investigación de la comunicación óptica y cuántica desde el espacio.

La comunicación cuántica busca la transferencia rápida y segura de la comunicación de archivos y datos con el objetivo de que la seguridad de la información sea totalmente impermeable al acceso no autorizado en un mundo de constantes amenazas de hackeo.

El profesor Yaron Oz, director del Centro de Ciencia y Tecnología Cuántica de la Universidad de Tel Aviv señaló que, dado que se espera que las computadoras cuánticas “descifren los algoritmos de cifrado actuales”, exponiendo datos como registros médicos y financieros personales, correos electrónicos y mensajes de WhatsApp, los gobiernos de todo el mundo el mundo está invirtiendo millones en la investigación de la “comunicación cuántica a prueba de escuchas”.

La computación cuántica aprovecha la mecánica cuántica para resolver rápidamente problemas complejos para las computadoras clásicas mediante el procesamiento de grandes cantidades de datos.

“Los principios de la mecánica cuántica permiten un método de encriptación incondicionalmente seguro”, dijo el Prof. Oz. “Cada vez que una entidad hostil intenta interceptar un mensaje transmitido, el mensaje se disipa de inmediato”.

Equipo de investigación del nanosatélite
El equipo de investigación de la Universidad de Tel Aviv desarrolla el primer nanosatélite israelí para avanzar en la investigación de la comunicación óptica y cuántica desde el espacio. (Foto: Universidad de Tel Aviv)

“Además, se detecta el intento de intercepción, a diferencia de los métodos de encriptación actuales, en los que las intercepciones permanecen indetectables”, agregó el profesor Oz.

A una altitud de 550 kilómetros TAU-SAT3 girará alrededor la Tierra durante unos cinco años para realizar varias misiones científicas mientras envía señales de comunicación óptica y de radio a una estación terrestre óptica instalada en el techo de un edificio en el campus de la Universidad de Tel Aviv.

“Esta es la primera estación terrestre óptica en Israel, y una de las pocas en todo el mundo, que puede bloquear, rastrear y recopilar datos de un nanosatélite que, visto desde la Tierra, es más pequeño que un solo píxel”, explicó el profesor Noam Eliaz, decano de la Facultad de Ingeniería Fleischman de la Universidad de Tel Aviv.

TAU-SAT3 está equipado con un dispositivo óptico de unos centímetros de largo y lleva a bordo baterías fabricadas por la empresa israelí Epsilor que le proporcionarán energía en órbita.

“Cuando el satélite pase sobre Israel, el dispositivo emitirá luz en varias longitudes de onda, y el telescopio de la estación terrestre óptica identificará el pequeño destello, lo fijará y lo rastreará. Sin embargo, cuando el dispositivo óptico gira hacia la estación terrestre óptica, la antena mirará en otra dirección”, indicó el profesor Eliaz.

“Como resultado, una parte significativa de los datos podría perderse. La novedad de este proyecto es la capacidad de los sistemas de comunicación instalados tanto en el nanosatélite como en la estación terrestre para reconstruir los datos perdidos en tiempo real utilizando algoritmos de procesamiento de señales inteligentes desarrollados en la Universidad de Tel Aviv”, explicó Eliaz.

La universidad ha lanzado tres nanosatélites en menos de tres años, sumándose a la revolución espacial global de la investigación que se abre a instituciones y empresas civiles.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: © EnlaceJudío

Israel no está solo

En la batalla de la información, estamos al frente
Llegamos a 8 millones de personas al mes
Únete a la defensa del único Estado Judío
Se parte de la Comunidad Enlace Judio

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈