lunes 24 de junio de 2024

Omán, presunto futuro firmante de los Acuerdos de Abraham, criminaliza las relaciones con Israel

(JTA) — Hace solo unos años, se esperaba que Omán fuera el siguiente en la línea después de Marruecos, Sudán, Baréin y los Emiratos Árabes Unidos para firmar los acuerdos de normalización de los Acuerdos de Abraham con Israel.

DAVID I. KLEIN

El viernes, el parlamento del país votó a favor de criminalizar cualquier relación o interacción con “la entidad sionista”.

Si bien los detalles exactos no se han hecho públicos, la nueva ley parece aplicarse ampliamente.

“Los hermanos, Vuestras Excelencias, miraron el desarrollo que se está dando, ya sea técnico, cultural, económico o deportivo, y propusieron enmiendas adicionales que incluyen romper cualquier relación económica, deportiva o cultural y prohibir el trato de cualquier forma o medio, ya sea una reunión real, una reunión electrónica o algo más”, dijo Yaqoub Al-Harithi, vicepresidente del parlamento omaní, sobre el proyecto de ley, según la agencia de noticias WAF de Omán.

El sultanato en el extremo sur de la Península Arábiga, donde el Océano Índico se encuentra con el Golfo Pérsico, estuvo durante mucho tiempo más cerca de Israel que otros estados de la región. Omán nunca participó en ninguna guerra con el estado judío y estableció relaciones comerciales no oficiales con Israel a principios de la década de 2000. El sultán omaní Qaboos Bin Said dio la bienvenida a su país a tres primeros ministros israelíes: Yitzhak Rabin en 1994, Shimon Peres en 1996 y Benjamin Netanyahu en 2018. La visita de Rabin fue la primera de un primer ministro israelí a una nación del Golfo.

Bajo el liderazgo de Qaboos, Omán se hizo un hueco como la Suiza de Oriente Medio, capaz de tratar simultáneamente con países como Israel, Irán, Arabia Saudita, Catar y Yemen, todo ello manteniendo un sentido de neutralidad. El país ha sido un intermediario importante en todo, desde las conversaciones nucleares iraníes hasta las negociaciones de la Guerra Civil de Yemen.

¿Entonces qué pasó?

El sultán Qaboos, quien fue el gobernante con el reinado más largo del estado independiente más antiguo de Medio Oriente, murió en 2020 sin herederos. El gobierno pasó a su primo Haitham Bin Tariq.

Aunque el sultán Haitham, tras su toma de posesión, anunció que seguiría los pasos pacificadores de su predecesor, se ha acercado más a Irán, que financia la actividad militar en toda la región.

Si bien Arabia Saudita abrió su espacio aéreo para vuelos israelíes a principios de este año, Omán se ha resistido a abrir el suyo propio, bloqueando la ruta más directa para algunos vuelos desde Israel a Asia. Al hacerlo, Omán ha recibido presión de la administración del presidente Joe Biden para que abra sus cielos.

Sin embargo, los acontecimientos a los que se refiere Al-Harithi en su declaración podrían incluir el ascenso del nuevo gobierno de derecha de Israel, que ya ha provocado la ira mucho más allá de Oriente Medio. “Lo que también alimenta potencialmente esto es un llamado reciente de varios países árabes, incluidos los Emiratos Árabes Unidos, para ir a las Naciones Unidas y condenar a Israel por el reciente ascenso de [Itamar] Ben-Gvir”, dijo Nir Boms, director del Programa de Cooperación Regional en el Centro Moshe Dayan de la Universidad de Tel Aviv a la Agencia Telegráfica Judía.

Protestar contra Israel “sigue siendo uno de los pocos factores unificadores en el mundo árabe”, dijo Boms.

Para más facciones de tendencia islamista en toda la región, “los problemas en torno a Israel están llegando a un punto en el que necesitan una contrarreacción y volver a una política de boicot”, agregó.

Otra razón puede ser el miedo a Irán, que está realizando ejercicios militares frente a la costa de Omán y se está recuperando de meses de protestas internas.

“Lo último que Muscat quiere es que el Golfo se convierta en un campo de batalla con ataques a la navegación occidental, lo que resultaría en el cierre del Estrecho de Ormuz”, dijo Tom Gross, periodista británico y experto en Medio Oriente. “Omán, como Catar, está tratando de calmar a Irán. Su mensaje es: ‘Nosotros no somos los que nos apresuramos a entablar relaciones con Israel, así que no se desquiten con nosotros’”.

A pesar del proyecto de ley, Gross cree que las relaciones de Omán con Israel continuarán como siempre, debajo de la mesa.

“El voto de Omán fue diseñado principalmente para apaciguar al régimen iraní. Existe la sensación en los círculos de inteligencia de que el levantamiento contrarrevolucionario en Irán ha superado el punto de no retorno y, como resultado, el régimen de Teherán puede tratar de externalizar sus problemas internos”, dijo Gross. “Mientras tanto, las relaciones con Israel probablemente continuarán, aunque más tranquilamente”.

De la traducción (c)Enlace Judío México
Prohibida su reproducción

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?
¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?
En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100.00 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Política de privacidad