Enlace Judío.- Israelíes donaron más de 1 millón de NIS ($ 272,750) en menos de 24 horas para los palestinos cuyas casas y negocios fueron destruidos por cientos de colonos que realizaron un ataque mortal en la ciudad de Huwara, en el norte de Judea y Samaria (Cisjordania), el domingo por la noche.

El miembro del partido laborista que organizó la campaña dice que ofrece “un poco de optimismo” después de los disturbios mortales en Huwara.

Hawara
Colonos observan como arden los automoviles y las casas que incendiaron en la ciudad de Huwara, en Cisjordania, el 26 de febrero de 2023. (Cortesia)

El miembro del partido laborista Yaya Fink lanzó una campaña de financiación colectiva en línea la mañana después del ataque en Huwara en el que murió un palestino de 37 años, unos trescientos resultaron heridos, cuatro de ellos de gravedad, y decenas de edificios y vehículos fueron incendiados. El motín masivo se produjo horas después de que dos hermanos israelíes murieran a tiros por un terrorista en la misma ciudad.

Para el martes por la mañana a las 6 a. m., 7283 personas habían donado $291 015. Fink lanzó la iniciativa con una meta original de $27,275.

“Es solo una pequeña acción, pero como dice el proverbio judío, ‘un poco de luz puede disipar mucha oscuridad’”, dijo Fink a The Times of Israel en una entrevista el lunes.

Fink dijo que se sintió impulsado a actuar después de ver las imágenes “horripilantes” del alboroto, que mostraban a perpetradores judíos vestidos con yarmulke reunidos para un quórum de oración vespertino frente a los edificios de Huwara envueltos en llamas.

“Como judío religioso yo mismo… sentí que no podía permanecer en silencio en tales circunstancias”, dijo Fink. “Están creando un nuevo judaísmo distorsionado y llevan el nombre del verdadero en vano”.

Yair Fink, 11 de febrero de 2019. (Gili Yaari/Flash90)

“Llegué a la conclusión de que necesitaba alzar una voz judía, sionista e israelí diferente”, explicó Fink, quien recientemente fundó el movimiento de base a favor de la democracia Nuestro Israel.

Si bien insistió en que la mayoría de los israelíes “no aceptan a tales anarquistas”, Fink reconoció que los perpetradores ahora tienen “socios muy importantes en el gobierno”.

Señaló los comentarios hechos por el legislador de la coalición Tzika Fogel, quien respaldó inequívocamente a los alborotadores, así como el presidente de su partido de extrema derecha Otzmá Yehudit, Itamar Ben Gvir, quien se negó a condenar el alboroto.

Ben Gvir es uno de los ministros más importantes del gobierno, cuyo Ministerio de Seguridad Nacional supervisa a la policía y Fogel es presidente del Comité de Seguridad Pública de la Knéset.

“No podemos tratarlos como si fueran marginales escandalosos. Están entre los líderes de Israel hoy”, dijo Fink. “Por eso, frente a esas fuerzas, necesitamos un movimiento civil que arroje luz y combata a esta gente”.

Cuando se le preguntó cómo planeaba transferir el dinero a los residentes de Huwara, Fink dijo que se estaba poniendo en contacto con líderes comunitarios de la localidad utilizando a exfuncionarios de seguridad israelíes como conductos y especuló que tomaría aproximadamente tres semanas identificar a las familias exactas cuyas casas y negocios fueron destrozados. También se realizarán verificaciones de antecedentes para garantizar que nada del dinero llegue a los palestinos con antecedentes de delitos contra la seguridad.

Cientos de israelíes le enviaron mensajes amenazantes por lanzar la iniciativa, pero Fink dijo que los miles que decidieron donar ofrecieron “un poco de optimismo en medio de un período difícil cuando las noticias están llenas de extremistas, terroristas e incendiarios”.

Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudío