domingo 16 de junio de 2024

Raphael Shuchat/ En un Israel dividido, la unidad judía es más importante que nunca

Enlace Judío.- Necesitamos volver a sentir que todos estamos involucrados en la construcción del Estado de Israel. Entonces, quizás, las tribus, en lugar de pelear, recordarán que somos parte del mismo pueblo, publicó The Jerusalem Post.

En una conferencia en Nueva York hace muchos años, el rabino Jonathan Sacks contó una historia. Como rabino principal de Gran Bretaña, fue invitado a una ceremonia oficial del gobierno cuando Tony Blair era primer ministro. Después de la ceremonia, Blair se le acercó y le preguntó si estaría dispuesto a estudiar la Biblia con él. Sacks estuvo encantado con la invitación y accedió.

Se reunieron semanalmente durante meses. Una vez, se acercaban al final del Libro del Éxodo. Blair dijo: “Aquí viene la parte aburrida, sobre el Tabernáculo”. Sacks dijo: “¿Qué quieres decir?” A lo que Blair respondió: “Bueno, continúa”.

Sacks luego respondió: “Déjame decirlo de esta manera. La Torá en Génesis cuenta la historia de la creación del universo en 31 versos, mientras que la historia de la construcción del Tabernáculo cubre cuatro porciones de la Torá (440 versos). Parece que para el Dios infinito crear un universo finito fue relativamente fácil, pero para el hombre finito es muy difícil construir un santuario para el Dios infinito”.

Después de esa reunión, a Sacks le molestó esta pregunta. Luego llegó a una conclusión diferente. El pueblo judío salió de Egipto como 12 tribus. Estas tribus se habían desarrollado bajo la esclavitud durante generaciones. Ahora, con su libertad recién adquirida, necesitaban aprender a llevarse bien como pueblo y no solo como tribus separadas. ¿Cómo se puede lograr? Entonces Dios les dio un proyecto en el que tendrían que trabajar juntos para construir un santuario en el desierto.

¿Con qué no tienen que lidiar los judíos de la diáspora?

Como pueblo, hemos vivido en el exilio durante 2.000 años. El recién fundado Estado de Israel, en 1948, ofreció una nueva alternativa a la diáspora: no solo ser ciudadanos, sino dirigir su propio país. Dirigir un país implica, por supuesto, responsabilidad, con la que el judío de la diáspora no tiene que lidiar.

Otro tema con el que la Diáspora no tiene que lidiar es la unidad judía. Si no me gusta alguien, puedo mudarme a otro lugar. El judío secular nunca necesita encontrarse con el judío religioso, los haredim pueden vivir en sus barrios insulares y no ver nunca a un ortodoxo moderno o a un judío secular, y así sucesivamente. En Israel, sin embargo, todos vivimos en el mismo barco, aunque ocupemos diferentes camarotes y cubiertas.

Mi padre decía que en la vida hay cosas que son urgentes y cosas que son importantes. Si tengo hambre o sed, necesito urgentemente comer y beber. Si no tengo hogar, necesito un refugio donde vivir; y si no tengo ingresos, necesito algún trabajo para mantenerme. Todas estas son urgentes. Sin embargo, lo importante son las metas a largo plazo que no cambian incluso cuando mis necesidades están satisfechas, como aprender a ser una persona moral y educarme sobre cómo vivir mi vida. En el judaísmo, esto incluye no solo los elementos antes mencionados, sino también mi relación con Dios, con mi desarrollo espiritual e intelectual, con el pueblo judío y también con tikkun olam (hacer un mundo mejor), una tarea difícil.

En el plano colectivo, la arena política es de urgencia

Cuestiones como la seguridad nacional, el tratamiento de la pobreza, la resolución del aumento del costo de la vida y la vivienda, el apoyo a las instituciones en curso necesarias para la sociedad: todas estas son urgentes. En contraposición a esto, los temas importantes no son políticos; son valores e ideales que moldean al ser humano.

En el judaísmo, estos objetivos importantes incluyen la unidad del pueblo judío. La Halajá la deriva del verso: “y amarás a tu prójimo como a ti mismo; Yo soy el señor” (ver Maimónides, Libro de Mitzvot, mandamiento positivo 206). No es sorprendente que este sea el mismo verso del que el Talmud aprende que uno no debe casarse con una mujer sin conocerla de antemano porque dice que amarás a tu prójimo como a ti mismo, y tu prójimo principal es tu cónyuge (Kidushin 41a).

Como todos vivimos en el mismo barco, tenemos que aprender a llevarnos bien. Nadie tiene la opción de perforar en su camarote, alegando que no están tratando de hundir el resto del barco. Entonces la gente me dice (a ambos lados de la valla política): “Pero hay gente a la que no le importa la unidad judía”. Mi respuesta es: “¿Y qué? Tú eres uno”. Además, muchos más de los que crees, también. No es debilidad; es una perogrullada sobre nuestra existencia en este país. Cuando las urgencias de la política y los valores importantes chocan, tenemos un problema porque los políticos discuten cuestiones como los jugadores de baloncesto que compiten en los campeonatos nacionales. Se trata de ganar, y el fin justifica los medios. No siempre funciona.

Sanando las divisiones de la reforma judicial en Israel

LA CONTROVERSIA sobre la reforma judicial es una controversia real que se viene discutiendo desde hace dos décadas. El gobierno ha estado trabajando en ello al menos desde 2015, y muchos en la oposición simpatizan con la necesidad.

A pesar de esto, no importa cuán urgente el gobierno sienta que es el tema, al intimidarlo por la vía legal da la impresión de que algo no es legítimo. No creo que haya ningún partido en la Knéset que tenga como objetivo tratar de socavar la naturaleza democrática de la Knéset. Es un hecho para todos. Sin embargo, como escribió el profesor Alan Dershowitz, sería prudente explicar los problemas al público en debates abiertos por televisión, presentando los distintos aspectos del problema.

Supongo que el problema más fácil de entender es la falta de diversidad en la Corte Suprema. Todos los presidentes han sido Ashkenazim y seculares, y 13 de los 15 jueces actuales también son Ashkenazim, como insinuó el presidente Isaac Herzog en su llamado a discusión.

Sin embargo, aunque haya problemas reales, el tema del sistema judicial es delicado, y en una democracia no basta con tener razón; tienes que explicar tu posición y luchar por una gran base de apoyo dentro del gobierno.

Hay muchos en la oposición que apoyarían un compromiso, pero en la política hay múltiples fuerzas en juego. Como dijo el ex MK Haim Ramon (Laborista): Bajo la atmósfera actual, nadie en la oposición se atrevería a admitir que se necesita una reforma. Por lo tanto, el deseo de discusión tiene que ser encabezado por el gobierno en respuesta a la solicitud del presidente.

Hay elementos en ambos lados de la cerca política que están interesados en exacerbar la situación para obtener ganancias políticas. Esto se hace fácilmente, cuando ambas partes afirman que están salvando la democracia israelí. El extremismo debe ser detenido por los políticos sensatos que tienen en mente el bien de la nación. Si un lado “gana”, ambos lados perderán. Si hay un compromiso, ambas partes ganarán y sentará un precedente para la resolución de problemas en el futuro.

Quienes creen en la importancia de la unidad del pueblo judío deben entender que esto no es un cliché. No solo toleramos la diversidad existente en el pueblo judío; la acogemos porque nos enseña la necesidad de ser tolerantes con nuestros hermanos y con los demás. Sin embargo, solo funciona cuando todas las partes lo entienden.

Queremos que haya diferencias de opinión sobre asuntos reales. No tenemos que estar de acuerdo con todas las opiniones, pero tenemos que aprender a respetar y escuchar. Siempre hay algo que aprender de puntos de vista opuestos provenientes de preocupaciones sinceras.

Creo que necesitamos crear un organismo apolítico, una forma de senado israelí, de ideólogos apolíticos, designados por todos los partidos de la Knéset, cuyo trabajo será, bajo la autoridad del presidente, discutir temas delicados cuando surjan y presentar posibles compromisos que los políticos pueden utilizar para desactivar situaciones que crean una ruptura pública, que al final son una amenaza para todos nosotros.

Necesitamos volver a sentir que todos estamos involucrados en la construcción del Estado de Israel. Entonces, quizás, las tribus, en lugar de pelear, recordarán que somos parte del mismo pueblo. ■

El autor, rabino, es profesor de pensamiento judío en la Universidad Bar-Ilan.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: @EnlaceJudio

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?
¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?
En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100.00 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Política de privacidad