El 24 de marzo pasado las acciones de Deutsche Bank cayeron por turbulencia bancaria en Europa; registraron su peor tropiezo en más de tres años en medio de una economía en desaceleración con el consecuente costo de los contratos de seguros y sobre deuda.

El banco que ha protagonizado una recuperación en los últimos años tras una serie de crisis, fue el mayor perdedor entre las grandes acciones bancarias europeas este viernes tras anunciar su plan de recompra de deuda, una medida que normalmente se considera una señal de fortaleza.

Deutsche Bank se desplomó hasta 15.0%, la mayor caída desde los primeros días de la pandemia en marzo de 2020.

La reciente agitación en los bancos europeos se da tras una liquidación de bancos estadounidenses que cayeron el jueves. Los bancos también se desplomaron cuando Bloomberg informó que Credit Suisse y UBS figuraban entre los prestamistas bajo escrutinio en una investigación del Departamento de Justicia de EUA sobre si profesionales financieros ayudaron a oligarcas rusos a evitar sanciones.

Las caídas generalizadas empañan las esperanzas entre las autoridades de que el rescate de Credit Suisse negociado por el gobierno el pasado fin de semana establece el sector en general.

Los bancos centrales, desde la Reserva Federal (FED) hasta el Banco de Inglaterra, aumentaron esta semana las tasas de interés una vez más, manteniendo su enfoque en la inflación en medio de la esperanza de que lo peor de la turbulencia financiera haya pasado.

El Deutsche Bank sugirió recientemente un plan de reestructuración de cuatro años que incluía miles de recortes de empleos y una salida de gran parte de la banca de inversión. El director ejecutivo, Christian Sewing, que asumió el cargo en 2018, incluso exploró un acuerdo con su rival alemán Commerzbank en 2019 a instancias del gobierno antes de decidir no hacerlo.

No obstante que no hubo riesgo directo para los mercados bancarios de Europa, existía el peligro de un “contagio a través de la psicología de los mercados”.

En este contexto, el peso mexicano se mantiene errático, a medida que va aumentando la aversión al riesgo dentro de los mercados bursátiles, sobre todo por las preocupaciones del sector bancario de Europa.


Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío. Reproducción autorizada con la mención siguiente: @EnlaceJudio