El gabinete de seguridad del gobierno de Benjamín Netanyahu concluyó una reunión de emergencia y el mandatario dejó en claro que Hamás pagará un alto precio por sus ataques a Israel. 

De acuerdo con la Oficina del Primer Ministro de Israel, el gabinete de seguridad tomó una serie de decisiones tras concluir una reunión de emergencia.

“Todas las decisiones se basaron en las recomendaciones de las FDI y las fuerzas de seguridad, en respuesta a los disparos de cohetes contra los ciudadanos del norte y el sur de Israel“, dijo la dependencia.

El comunicado de la Oficina citó a Netanyahu diciendo: “La respuesta de Israel, esta noche y a futuro, pasará factura de manera significativa a nuestros enemigos”.

Netanyahu se reunió antes con autoridades de seguridad, incluidos el jefe de las FDI y del Shin Bet, antes de su sesión con el gabinete de seguridad.

El comunicado de la Oficina del Primer Ministro llegó poco después de que las Fuerzas de Defensa de Israel emprendieran un ataque aéreo en contra de sitios de Hamás en Gaza.

Según las FDI, aeronaves de combate atacaron túneles terroristas y fábricas de armas que sirven a Hamás.

Tras el ataque emprendido por las FDI, terroristas continuaron disparando cohetes contra el sur de Israel, lo que activó la alarma de alerta roja en varias localidades.

Netanyahu advirtió poco antes que Jerusalén responderá duramente contra los responsables de los ataques con cohetes en contra de la frontera sur y norte de Israel.

En el norte, terroristas dispararon 34 cohetes desde Líbano, en lo que se trató de la mayor agresión de esta naturaleza en el área desde la Segunda Guerra de Líbano de 2006.

Desde la oposición, sus líderes Yair Lapid y Benny Gantz han expresado su abierto respaldo a cualquier decisión que tome el gobierno de Netanyahu para responder a los agresores.

El presidente israelí Yitzhak Herzog aseguró que Israel actuará en todos los niveles para garantizar la seguridad de sus ciudadanos.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío