Terroristas dispararon desde Líbano 34 cohetes contra el norte de Israel, en lo que se trató de la mayor agresión de esta naturaleza en dicha zona desde la Segunda Guerra de Líbano de 2006. 25 de los cohetes fueron interceptados por la Cúpula de Hierro y 5 impactaron en territorio israelí, lo que dejó 3 heridos. Poco después, 2 cohetes adicionales fueron disparados hacia la localidad fronteriza de Metula, sin que se registraran heridos. Según estimaciones del ejército israelí, Hamás fue el responsable de estas agresiones lanzadas desde Líbano. El ataque siguió a los múltiples disparos de cohetes que se han presentado desde el martes contra el sur de Israel provenientes de la Franja de Gaza.

Horas después del ataque desde Líbano, el ejército israelí emprendió un ataque aéreo en contra de sitios militares de Hamás en la Franja de Gaza. Entre los objetivos atacados estuvieron dos túneles terroristas y dos fábricas de armamento. Tras el ataque aéreo de las FDI, tuvieron lugar esporádicos lanzamientos de cohetes adicionales desde Gaza hacia el sur de Israel.

El gabinete de seguridad del gobierno de Benjamín Netanyahu sesionó de emergencia y dijo haber tomado una serie de decisiones, basadas en las recomendaciones de las autoridades de defensa, para responder a los ataques desde Líbano y Gaza. El primer ministro enfatizó que no hay cambio alguno en el statu quo en el Montel del Templo, afirmó que se dará un golpe a los enemigos de Israel y que pagarán un alto precio por las agresiones. Por su parte, el ministro de Defensa, Yoav Gallant, aseguró que las fuerzas de seguridad israelíes están altamente preparadas para cualquier escenario que se presente.

Un soldado israelí resultó ligeramente herido tras ser atacado a tiros por un palestino cerca del asentamiento de Geva Binyamin, en Judea y Samaria. El herido fue trasladado al Hospital Shaare Zedek de Jerusalén y las fuerzas de seguridad emprendieron un operativo para tratar de dar con el responsable de la agresión.

Estados Unidos manifestó su respaldo al derecho de Israel a defenderse contra cualquier agresión y remarcó el compromiso de seguridad entre ambas naciones. Por su parte, México pidió el cese de ataques con cohetes contra Israel y condenó el actuar de la policía israelí contra alborotadores palestinos en el Monte del Templo, instando a ambas partes a restablecer la calma.

Yair Lapid y Benny Gantz aseguraron que la oposición política respaldará plenamente al gobierno de Netanyahu en su respuesta a los ataques con cohetes en contra de Israel. A pesar del abierto apoyo aclarado, Lapid acusó al gobierno de Netanyahu de descuidar la situación de calma que su administración había concretado y de afectar las capacidades disuasorias de Jerusalén frente a sus enemigos.

En Beirut los líderes de Hamás y la Yihad Islámica, Ismail Haniyeh y Ziyad Nakhale, tuvieron un encuentro. Haniyeh amenazó con que los grupos terroristas palestinos no se quedarán de brazos cruzados ante lo que llamó “la agresión” de Israel a la mezquita de Al Aqsa en Jerusalén.

 


Selección de noticias y guion: Germán Gómez

Locución y realización: Mark Achar