En medio de los ataques con cohetes contra Israel desde Líbano y la Franja de Gaza, en Beirut tuvieron un encuentro los líderes de los grupos terroristas palestinos Yihad Islámica Palestina y Hamás.

Fotografías circuladas en redes sociales mostraron a Ismail Haniyeh, el líder de Hamás, así como a su adjunto Saleh Al Aruri, junto a Ziyad Al Najale, líder de la Yihad Islámica.

Tanto Najale como Aruri se encuentran ubicados desde hace años en Líbano.

Tras el encuentro, Haniyeh expresó: “Hacemos totalmente responsable al gobierno de la ocupación [Israel] de la brutal agresión contra la mezquita de Al Aqsa y los devotos, y enfatizamos que los grupos de la resistencia no se quedarán de brazos cruzados ante esta brutal agresión”, de acuerdo con Kan.

Haniyeh exigió a Israel que frene sus “agresiones” sobre la mezquita de Al Aqsa y aseguró que los grupos terroristas palestinos continuarán “defendiendo” el lugar sagrado.

De acuerdo con las autoridades militares israelíes, los ataques con cohetes desde Líbano y Gaza han sido orquestados por Hamás.

Por su parte, Najale ha expresado: “Las amenazas del enemigo no nos asustan, sino que nos fortalecen. La resistencia se mantiene en una línea contra cualquier ataque, nuestros combatientes en todas partes están listos para responder a toda agresión”.

¿Qué pasó en la mezquita de Al Aqsa?

Los ataques parten de los recientes acontecimientos en la mezquita de Al Aqsa en el Monte del Templo, donde la Policía de Israel ha buscado garantizar el orden público frente a alborotadores palestinos violentos.

Estas acciones de seguridad de las fuerzas israelíes para garantizar la libertad de culto en el lugar y el orden público han generado un intenso rechazo en los grupos terroristas palestinos, que han alegado “salir en defensa” de la mezquita.

De acuerdo con la Policía de Israel, la noche del martes cientos de jóvenes y personas enmascaradas acudieron a las oraciones vespertinas en la mezquita de Al Aqsa con el objetivo de alborotar y causar desorden.

Llegaron con piedras, fuegos artificiales, tablones de madera y varillas de hierro con el propósito de atrincherarse violentamente, evitando que muchos fieles salieran de la mezquita.

Su intención era crear un motín violento particularmente contra los visitantes judíos al Monte del Templo en horas de la mañana del miércoles y contra las fuerzas de seguridad. Con este propósito también vandalizaron la mezquita y la profanaron.

Los enfrentamientos entre policías israelíes y alborotadores palestinos también tuvieron lugar el miércoles.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío