Juntos venceremos
viernes 19 de julio de 2024
Israel

Elías Farache / No hay rey en Israel

Se acaba de celebrar la festividad de Shavuot, Pentecostés.  Se cuentan cincuenta días desde la Pascua, Pésaj, y luego se festeja la entrega de la Torá en El Monte de Sinaí.

En Shavuot se lee la Historia de Ruth. Una mujer de Moav que enviuda y llega a Israel para luego casarse con Boaz, y es la bisabuela nada más y nada menos que del rey David, y por lo tanto la antecesora del mesías que ha de llegar en un futuro cada vez más cercano.

No es solamente la Historia de Ruth lo que llama la atención en esta ocasión. Lo que resulta notable es la expresión del texto bíblico que señala aquello de que “no había rey en Israel”. La historia se desarrolla en el tiempo de los Jueces, cuando cada tribu tenía su territorio y se administraban en forma autónoma bajo liderazgos muy locales, a veces benignos y otras no tanto. La época de Ruth estuvo signada por una hambruna que obligó a la familia de su suegra, Noemí, a emigrar a Moav. Pero esa hambruna es una manera de la bíblica de señalar cierta decadencia
espiritual y moral, también falta de autoridad.

El Libro de Jueces también termina con un par de incidentes muy graves. La violación y asesinato de una concubina y la guerra fratricida entre las tribus de Israel contra la de Benjamín.  Sin entrar en los detalles que necesitan obligatoriamente de los comentarios para entenderlos en su justa medida, también el final del Libro de Jueces insiste en aquello de que “no había rey en Israel”.

Muchos años más tarde, el pueblo de Israel le pide al profeta Samuel que le consiga un rey. Al principio, la petición molesta un poco al profeta y al lector. El pueblo de D-os, con sus altos estándares éticos en teoría, y una ley estricta vigente, no debería necesitar un rey como las demás naciones, un sistema de gobierno basado en la autoridad de una persona o una casa real. Pero sí, necesitaba un sistema de gobierno cónsono con sus necesidades y similar al de otras naciones.

La repetición de “no había rey en Israel”, es la descripción de una situación de anarquía, de falta de autoridad. Cada tribu iba por su lado, cada facción tenía su jefe y a veces su ley. Cada uno se defendía por su cuenta, y muchas veces no se mezclaban las gentes de unas tribus con otras. La diferencia entre unos y otros que da origen a la diversidad necesaria y positiva, se llegó a transformar en una suerte de desorden que ponía en peligro el bienestar y la supervivencia de la nación entera. Las hambrunas que se relatan en esos periodos hacen referencia a las carencias espirituales, pero no menos a la falta de justicia y de valores, de escasa fortaleza económica para el beneficio de todos.

En nuestros días, se ha pasado en muchas comunidades judías y en Israel, del centralismo autoritario a la repartición de responsabilidades y mandatos. Es lo que pasa también en sistemas de información que se transforman de sistemas centrales a sistemas distribuidos. Pero en algún momento, la distribución de poderes y de tareas, la independencia y la autonomía de partes no ensambladas ni coordinadas, requieren de volver a la centralización. Hace falta un rey, una autoridad superior que subordine y ponga orden entre otras muchas cosas. En la diáspora ocurre cuando las comunidades se diluyen en congregaciones con más o menos poder. En el ámbito nacional, en el Estado de Israel, se siente la falta de liderazgo que además de autoridad procure la unidad necesaria para la vida de todos los días y los problemas de siempre.

Los últimos años en Israel denotan aquello de que “no hay un rey”. No en el sentido de la monarquía como sistema de gobierno, sí en el aspecto de la falta de respeto para con la autoridad. El rey de Israel no podía mostrar su torso desnudo, porque, aunque lo tuviera igual que el resto de los mortales, su investidura requería que fuera visto como alguien especial, con autoridad y don de mando. Con una capacidad intrínseca de dar instrucciones, inspirar respeto y admiración. También cariño.

Para que haya un rey en Israel tienen que convivir súbditos y el monarca. Darse el lugar que se merecen el colectivo y el rey. Concentrarse en las problemáticas comunes y dar libertad necesaria para la diversidad dentro de los cánones de la ley. No es que se necesite un rey, se necesita de la autoridad y liderazgo de gobernantes y voceros serios, con un discurso de altura y una conducta ejemplar. En todos los sentidos. Rey de Israel se refiere a las personas e instituciones, a civiles y militares, a observantes y no observantes. A todo y todos. Un sistema que funciona, una sociedad que progrese.

Que no pase aquello de que “no hay rey en Israel”. Porque lo que queda es hambruna… y no solo de alimentos.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: © EnlaceJudío


Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío.

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?
¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?
En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100.00 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈