El líder ucraniano Volodimir Zelensky reaccionó este miércoles al líder ruso Vladimir Putin luego de que lo llamó una “desgracia para el pueblo judío”, tachándolo de ser “segundo rey del antisemitismo después de Hitler”, informó The Times of Israel.

A Zelensky, en una entrevista con la BBC, se le preguntó sobre los comentarios de Putin la semana pasada.

Zelensky, que es judío y tiene parientes que murieron en el Holocausto, pareció desconcertado y luego dijo que no estaba muy seguro de cómo responder a la pregunta.

“Es como si no entendiera completamente sus palabras. Disculpas, pero es como si él fuera el segundo rey del antisemitismo después de Hitler”, dijo Zelensky.

“Este es un presidente hablando. Un mundo civilizado no puede hablar de esa manera. Pero fue importante para mí escuchar la reacción del mundo y estoy agradecido por el apoyo”, dijo.

Putin afirmó el viernes que Zelensky es visto como una “vergüenza” para su fe por otros miembros de la religión.

“Tengo muchos amigos judíos”, dijo Putin en un foro económico anual en San Petersburgo. “Dicen que Zelensky no es judío, que es una desgracia para el pueblo judío”.

“Esto no es una broma ni un intento de ironía, porque hoy los neonazis, los discípulos de Hitler, han sido puestos en un pedestal como héroes de Ucrania”, agregó Putin, según la agencia de noticias rusa TASS.

Putin señaló más tarde que Zelensky es “un hombre con sangre judía” antes de agregar que “él cubre a estos monstruos, estos neonazis, con sus acciones”.

“¿Por qué ponen a los nazis en un pedestal?”, preguntó Putin preguntó retóricamente sobre Zelensky.

Desde que lanzó su guerra contra Ucrania en febrero del año pasado, Putin ha tratado repetidamente de presentarla como un esfuerzo por “desnazificar” al país, una afirmación que la mayoría de la comunidad internacional rechaza como propaganda sin fundamento.

Moscú también afirma que el trato de Ucrania a los hablantes de ruso en el país respaldado por Occidente es comparable a las acciones de la Alemania nazi. Estas acusaciones han sido impugnadas por el gobierno ucraniano y la comunidad judía del país.

Los comentarios de Putin parecían ir incluso más allá que los hechos por el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, a principios de este año, en los que admitió que Zelensky es judío, pero afirmó que incluso Hitler tenía “sangre judía”.

Esos comentarios provocaron una protesta generalizada, incluso de EE. UU. e Israel.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío