Como cada semana, Enlace Judío lleva hasta ti las más recientes innovaciones y aportes en tecnología y salud de Israel, la Start Up Nation.

Tratamiento contra el síndrome de Dravet

Un avance israelí en el campo de la terapia genética revolucionará el tratamiento del síndrome de Dravet, una forma grave y mortal de epilepsia que afecta a los niños.

Se estima que entre el 15 y el 20 % de los niños diagnosticados con síndrome de Dravets mueren antes de llegar a la edad adulta. No hay cura y el tratamiento actual se enfoca simplemente en reducir las convulsiones.

Sin embargo, un equipo de investigadores de la Universidad de Tel Aviv dirigido por la Dra. Moran Rubinstein en colaboración con otras instituciones, desarrolló una terapia génica innovadora. Sus hallazgos se publicaron recientemente en el Journal of Clinical Investigation (Revista de investigación clínica) revisado por pares.

Como parte del estudio, se inyectó un virus que portaba un gen SCN1A normal en el cerebro de ratones con síndrome de Dravet. Se encontró que el tratamiento era efectivo en una variedad de aspectos críticos, como la mejora de la epilepsia, la protección contra la muerte prematura y la mejora significativa de las capacidades cognitivas.

Los investigadores encontraron que la mayor eficiencia del tratamiento genético fue a las tres semanas de edad. En estos ratones, las convulsiones se detuvieron por completo dentro de las sesenta horas posteriores a la inyección, la esperanza de vida aumentó significativamente y el deterioro cognitivo se reparó por completo. Incluso en ratones tratados a las cinco semanas de edad, se observó una mejora significativa, con una disminución de la actividad epiléptica.

Para probar la seguridad del tratamiento, también se aplicó a ratones sanos y los investigadores no encontraron resultados dañinos.

El avión espía de mil millones de dólares que presentó Israel en París

La nave está diseñada para recopilar inteligencia estratégica mediante el seguimiento perimetral en un radio de miles de kilómetros, con cámaras avanzadas, sensores e IA.

Apenas unos meses antes de que sea operativo, la Fuerza Aérea Israelí (IAF) y las Industrias Aeroespaciales de Israel presentaron el nuevo avión furtivo israelí, «MARS2 ELI-3150», en el Salón Aeronáutico de París.

La nave se encuentra actualmente en fase avanzada de implantación en el Escuadrón Nahshon de la Base Aérea de Nevatim y se denominará «Oron».

La industria aeroespacial afirma que la principal ventaja de la nueva aeronave tripulada reside en su capacidad de recopilación de información a través de cientos de sensores a bordo, lo que se traduce en cantidades de inteligencia más de diez veces superiores a las de las naves comunes.

Aproximadamente un tercio del peso del avión se dedicará a albergar docenas de ordenadores y tendrá ocho puestos para oficiales de inteligencia y sensores a gran escala fabricados por Elta, filial de la industria aeroespacial.

Muestras de piel pueden convertirse en placenta humana

El estudio israelí ofrece mejores herramientas de diagnóstico e intervenciones terapéuticas para la infertilidad, las complicaciones del embarazo y las implicaciones a largo plazo para la madre y el bebé.

Investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad Hebrea de Jerusalén (HU) al convertir muestras de piel en células de placenta humana funcionales, logran implicaciones significativas para comprender el desarrollo del embarazo, estudiar enfermedades relacionadas con el embarazo y avanzar en terapias celulares.

El equipo dijo que sus hallazgos tienen el potencial de «revolucionar» la investigación sobre patologías placentarias y causas genéticas y conducirán a mejores herramientas de diagnóstico e intervenciones terapéuticas.

El estudio acaba de ser publicado bajo el título “Inducción independiente de pluripotencia de células madre trofoblásticas humanas a partir de fibroblastos” en la prestigiosa revista Nature Communications.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío