Según los informes, el primer ministro Benjamin Netanyahu reconoció a sus asociados que una escalada de seguridad podría obligarlo a retrasar las votaciones finales sobre la primera legislación de reforma judicial que la coalición busca aprobar antes de fines de mes.

Netanyahu ha asegurado a sus asociados que se compromete a aprobar el controvertido proyecto de ley para bloquear la revisión judicial de la “razonabilidad” de las decisiones de los funcionarios electos antes del final de la sesión de verano de la Knéset, informó el martes la emisora pública Kan, de acuerdo a una publicación de The Times of Israel.

Pero el único escenario en el que el primer ministro aceptaría retrasar las votaciones finales sobre la legislación hasta la sesión parlamentaria de otoño sería si hubiera una escalada de seguridad, dijo la red, citando a funcionarios familiarizados con el asunto.

No estaba claro a qué frente se refería Netanyahu, tras meses de violencia en Judea y Samaria (Cisjordania), así como tensiones recientes con el grupo terrorista Hezbolá en la frontera norte de Israel con el Líbano.

En respuesta al informe, el partido Likud de Netanyahu dijo que el primer ministro no tiene intención de retrasar la legislación.

El primer ministro necesitará contar con el apoyo de casi todos los miembros de su partido para aprobar la legislación.

A fines de marzo, el ministro de Defensa, Yoav Gallant, pidió que se detuviera la revisión en medio de una ola de protestas de los reservistas de las FDI que se comprometieron a dejar de presentarse al servicio si se aprobaba la controvertida legislación. Netanyahu entabló entonces conversaciones con la oposición con el objetivo de llegar a un compromiso sobre la reforma judicial.

El primer ministro Benjamin Netanyahu (segundo desde la derecha) asiste a una sesion informativa de seguridad durante una operacion de las FDI en Jenin el 3 de julio de 2023. A la izquierda, el jefe de las FDI, Herzi Halevi, y a su lado el ministro de Defensa, Yoav Gallant. Ronen Bar, director del Shin Bet, esta en el centro. (Amos Ben Gershom/GPO)

Tras el fracaso de las conversaciones el mes pasado, Netanyahu emprendió la firma del impulso legislativo renovado, comenzando con el proyecto de ley de razonabilidad.

Los últimos días han visto el resurgimiento de las protestas de los reservistas, aunque un oficial de seguridad le dijo al Canal 12 que el liderazgo militar no está actualmente preocupado por el daño a la preparación de las FDI. Sin embargo, el funcionario especuló que si la evaluación cambia, Gallant podría pronunciarse, como hizo en marzo.

El martes temprano, un legislador clave de la coalición responsable de promover el controvertido proyecto de ley dijo que no espera realizar cambios significativos en el texto de la legislación, mientras comenzaba a prepararlo para sus votaciones finales en la Knéset.

“Diré claramente que no estoy convencido de que el proyecto de ley deba cambiarse en su esencia”, dijo el legislador Simcha Rothman a Army Radio.

Rothman preside el Comité de Constitución, Ley y Justicia de la Knéset, que volvió a reunirse el martes por la tarde para preparar el proyecto de ley para sus votaciones finales, según el cronograma previsto por la coalición para aprobar la legislación el 30 de julio.

En respuesta a las críticas de que el lenguaje vago del proyecto de ley puede permitir que se aplique a las decisiones de una gran parte de los funcionarios electos, Rothman dijo al comité que el proyecto de ley solo se aplica al gabinete y sus ministros, y actualmente no se extiende a los ayuntamientos.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío