El mundo de Valance Sams se transformó hace 10 años cuando le diagnosticaron sarcoidosis, una rara enfermedad inflamatoria que causó una acumulación de tejido cicatricial en su corazón y lo dejó incapaz de trabajar, hacer ejercicio o incluso caminar.

Gracias a un trasplante de tres órganos en Cedars-Sinai, Sams hoy camina junto a su hijo, Valance “Vee” Sams Jr. Nuevamente hace ejercicio, come saludablemente y está concentrado en recuperar su fuerza.

“Me siento bien, genial, increíble”, dijo. “Es como día y de noche”.

Después de una exitosa cirugía de 20 horas, Sams es una de las 46 personas en los EE. UU. que han recibido un trasplante de corazón, hígado y riñón desde que United Network for Organ Sharing (UNOS), la agencia gubernamental que rastrea trasplantes de órganos, comenzó en 1987.

“Revisando la base de datos de UNOS, puedo ver que antes del Sr. Sams, solo había 45 de estos trasplantes triples de órganos”, comentó el Dr. Tyler Gunn, cirujano cardíaco de Sams, y director del Programa de Oxigenación por Membrana Extracorpórea. “Desde entonces, el promedio ha sido solo alrededor de 1.5 de estas cirugías por año en los EE. UU., con mayor frecuencia en los últimos cinco años a medida que los proveedores y cirujanos se sienten más cómodos con las cirugías y la tecnología”.

El recorrido de Sams comenzó cuando fue diagnosticado con sarcoidosis y requirió múltiples visitas cada semana a sus médicos para monitorear su condición, drenar los líquidos acumulados en su cuerpo y administrar tratamientos de diálisis.

“Si el corazón no funciona, puede causar algo llamado hepatopatía congestiva en el hígado, donde el hígado comienza a no funcionar muy bien y puede causar daño crónico y permanente al hígado, también puede causar estrés en los riñones”, comentó la Dra. Irene Kim, directora del Centro Integral de Trasplantes de Cedars-Sinai y de la Cátedra Esther y Mark Schulman de Cirugía y Medicina de Trasplantes.

Para poder asistir a todas sus citas médicas y mantenerse al día con su salud, Sams se vio obligado a abandonar la escuela de cine, una decisión profundamente devastadora.

Su hijo, Vee, entonces un adolescente, asumió el papel de enfermero, contando medicamentos y ayudando a su padre a preparar las comidas que mantendrían su salud bajo control.

“Yo era básicamente su enfermero personal”, dijo Sams Jr. “Me aseguré de que todo estuviera bien, no faltaba a ninguna cita. Me aseguré de que sus medicamentos [estuvieran] bien, ya sabes, cambiando sus bolsas para diálisis en casa”.

Sams se emociona cuando habla de la gran ayuda que ha sido su hijo.

“Desde el principio, ha sido como mi enfermero, mi mejor amigo, mi hermano”, dijo.

A principios de este año, la salud de Sams empeoró: fue hospitalizado porque, a pesar de continuar con sus tratamientos, su corazón, hígado y riñones estaban fallando.

Después de una estadía de dos meses en el hospital, Sams recibió la noticia de una nueva esperanza: un corazón, un hígado y un riñón compatibles estaban disponibles para trasplante.

Los cirujanos de Sams, Dr. Gunn, Dr. Nicholas Nissen, y el Dr. Justin Steggerda, trabajaron junto con sus equipos de hasta 15 proveedores más a la vez, en una operación de 20 horas para trasplantar los órganos. El procedimiento altamente orquestado requería una estrecha coordinación.

“La coordinación comienza mucho antes de que lleguemos al quirófano”, dijo Steggerda, cirujano renal de Sams. “Comienza con nuestros coordinadores de programa y nuestro respetado personal de enfermería, quienes se aseguran de que un órgano donado sea aceptable, identifican el mejor momento para realizar la obtención y organizan la logística para llevar a todos los equipos allí para obtener los órganos y traerlos de manera segura”.

Durante los trasplantes de múltiples órganos, los cirujanos operan en función del tiempo de isquemia permitido: la cantidad de tiempo que cada órgano puede tolerar estar fuera del cuerpo. Con base en esto, primero debe ocurrir el trasplante de corazón, luego el de hígado y finalmente el de riñón.

“El primer paso es el trasplante de corazón, que en realidad se realiza con la misma técnica que se realiza un solo trasplante de corazón: esternotomía media, derivación cardiopulmonar, extracción del corazón viejo, sutura en el nuevo corazón del donante y luego salida del circuito de derivación”, dijo Gunn. “En ese momento, cambia. Dejamos el corazón y el tórax abiertos, lo que permite que el equipo de hígado también haga su anastomosis [haciendo conexiones]. Y luego, finalmente, se trasplanta el riñón, seguido del cierre del tórax”.

Nissen, director quirúrgico del Programa de Trasplante de Hígado y cirujano hepático de Sams, dijo que los trasplantes de múltiples órganos como este ejemplifican la capacidad de los equipos de trasplante para trabajar juntos bajo presión.

“Probablemente no haya mejor caso en cirugía o medicina que ejemplifique el concepto de trabajo en equipo como un trasplante de múltiples órganos, porque literalmente cada miembro del equipo tiene que trabajar con todos los demás miembros para que esto salga bien”, dijo Nissen. “Los anestesiólogos trabajan con los cirujanos, los cirujanos trabajan con los técnicos y hay tres equipos diferentes que están haciendo que esto suceda, así que para que esto sea exitoso, se necesita un esfuerzo absolutamente coordinado. Y es el máximo ejemplo de trabajo en equipo médico”.

De acuerdo a la directora del centro de trasplantes, Kim, no todos los centros médicos en los EE. UU. ofrecen trasplantes de órganos, e incluso entre los que lo hacen, no muchos ofrecen siquiera trasplantes de dos órganos, y mucho menos trasplantes de tres órganos.

“En Cedars-Sinai, somos uno de los líderes mundiales en trasplantes de órganos duales”, afirmó. “Hacemos más trasplantes de órganos duales que cualquier otro centro en la nación. Si bien ningún centro de trasplantes realiza trasplantes de órganos triples de manera muy rutinaria, nuestra experiencia en el manejo de trasplantes de órganos duales nos brinda una ventaja al realizar estos procedimientos complejos de múltiples órganos”.

Los médicos comentan que, con la cuidadosa adherencia a sus medicamentos y la determinación de Sams de recuperar la fuerza, debe recuperarse por completo. Ya ha vuelto a hacer algunas de las cosas que más le gustan, como entrenar béisbol juvenil. Y para el deleite de Sams., su hijo Vee se gradúa la escuela de cine, inspirado por su padre.

“Las pequeñas cosas son muy importantes”, dijo Sams. “Aprovechamos muchas pequeñas cosas, pero ahora sé que esas pequeñas cosas están donde están”.

Sams dijo que aún no conoce a la familia del donante de órganos que le salvó la vida, pero si tiene la oportunidad, les dirá lo agradecido que está.

“Quiero que sepan que los aprecio mucho y que haré lo mejor que pueda para hacer muchas cosas buenas”, dijo Sams. “Su recuerdo aún está presente, a través de mí, y haré todo lo posible para honrarlo”.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: © EnlaceJudío

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?

¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?

En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad con una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈