La Cineteca Nacional presenta este mes de agosto un ciclo de películas de la época de oro del cine judío, filmadas en Europa y los EE. UU. entre las décadas de los treinta y los cuarenta habladas en idish.

El ciclo es presentado gracias a don Manuel Taifeld, poseedor y traductor del material al español, y Jessica G. Taifeld, quien lo remasterizó y subtituló al español.

Las cintas muestran la vida judía de aquella época con sus tradiciones, oficios y hasta algunos pasajes místicos del pueblo judío.

A pesar de estos elementos singulares, las temáticas logran ser a su vez, universales. Estas películas se han presentado en diferentes festivales a nivel internacional en su idioma original con subtítulos en inglés.

Las siguientes son las películas que se exhibirán en la Cineteca Nacional a lo largo de este mes. Para horarios y compra de boletos ingresar a esta liga.

Fishke, el cojo (1939)

Adaptada de una de las obras de Méndele Móijer Sfórim, conocido como el abuelo de la literatura idish, Fishke el cojo sigue la historia de un joven cojo que se encuentra perdidamente enamorado de Hodel, una niña huérfana y ciega de su comunidad judía.

Ambos sueñan con la posibilidad de huir a la gran ciudad y dejar atrás la pobreza e ignorancia que les impide estar juntos; sin embargo, con la ayuda de un benévolo vendedor de libros, los jóvenes encontrarán una nueva posibilidad de disfrutar su amor.

El hijo del cantor (1937)

Reconocido por la crítica como uno de los mejores musicales del cine idish, El hijo del cantor marca el debut cinematográfico del reconocido cantante Moishe Oysher, quien da vida a un joven rebelde que huye de su casa junto con un grupo de artistas ambulantes.

Con el tiempo es descubierto en un club nocturno de Nueva York, donde trabaja lavando pisos, y se convierte en un famoso cantante, pero el anhelo por su vida dentro de la comunidad judía en la que nació lo llevará a un esperado reencuentro.

Mirele Efros (1939)

Con la icónica actuación de Berta Gersten como Mirele, la cinta dirigida por Josef Berne retrata la vida de una noble viuda adinerada que, tras salvar el negocio familiar, adopta la tarea de elegir personalmente una esposa para su hijo mayor, una situación que se complicará cuando la joven y hermosa nuera revele su carácter egoísta.

Basada en la célebre obra La reina Lear judía del dramaturgo ruso-americano Jacob Gordin, Mirele Efros logra transmitir una valiosa lección sobre las relaciones filiales.

El juramento (1937)

Inspirada en un cuento popular idish, El juramento sigue el desenlace de una promesa hecha por dos amigos: casar a sus hijos cuando estos crecieran. Con el tiempo, uno de los hombres fallece, mientras el otro olvida el pacto y se convierte en un obstáculo para el amor entre ambos jóvenes.

Con un ambiente que retrata la vida judía de Europa del Este, el cineasta polaco Henryk Szaro lleva a la pantalla una estética que confronta los aires del modernismo con las tradiciones de la comunidad judía.

Tío Moisés (1932)

Un rico y poderoso propietario de un taller clandestino se enamora de la hija de un empleado, quien se siente obligada a casarse con él para mejorar la desesperada situación económica de su familia, aunque, en realidad, ella ama a un obrero idealista que pretende formar un sindicato.

Tío Moisés es uno de los mejores ejemplos del cine yiddish con un melodrama centrado en el trabajo y la vida en el Lower East Side de Nueva York, protagonizado por la máxima figura del teatro idish, Maurice Schwartz.

Una cartita a mamá (1939)

Una de las últimas películas en idish realizadas en Polonia antes de la invasión nazi, narra los persistentes esfuerzos de una madre por sacar adelante a su familia. Mientras su marido vive en Estados Unidos, Deborah lucha por cuidar de sus tres hijos en la Ucrania polaca anterior a la Primera Guerra Mundial.

Cuando su familia se ve acorralada por la pobreza y la guerra, Deborah y los suyos llegan a Nueva York y acuden a la Sociedad Hebrea de Ayuda al Inmigrante (HIAS) en busca de un futuro mejor.

Motel, el operario (1939)

Motel, un obrero pobre y padre primerizo, lidera a los costureros del taller donde trabaja en una huelga para conseguir mejores condiciones de trabajo. Sin embargo, es agredido de gravedad, al tiempo que su mujer se ve obligada a dar a su hijo en adopción para después suicidarse.

Este clásico melodrama social idish con tintes de musical sobrevive como un importante documento histórico que pone de relieve las penurias de la experiencia del inmigrante judío en Estados Unidos.

Tevie, el lechero (1939)

Esta agridulce fábula yiddish está basada en las historias de Tevie, el lechero, personaje creado por el escritor judeo-ruso Sholem Aleijem, que fue la inspiración del famoso musical El violinista en el tejado.

La adaptación se centra en Jade, la hija de Tevie, que se enamora del hijo de un campesino cristiano. Su matrimonio enfrentará el amor de Tevie con su arraigada fe y su lealtad a la tradición, mientras al mismo tiempo encara con aplomo la expulsión de los judíos de la aldea donde viven.

Dibuk (1937)

En esta historia de mística y folclor judío, dos amigos tientan al destino comprometiendo a sus hijos nonatos. Años más tarde, cuando el compromiso se rompe y el amor de la pareja se frustra, Channon, el joven amante, recurre al peligroso poder de la Cábala para recuperar a su amor. Realizada en Polonia en vísperas de la Segunda Guerra Mundial de una manera expresionista calificada de “gótico jasídico”, Dybuk refleja las costumbres religiosas y culturales de los shtetls, o villas judías en Europa.

Campos verdes (1937)

Considerada como una de las películas sonoras en idish más reconocidas por la crítica internacional, el filme cuenta las aventuras de un erudito ascético que comienza un viaje en busca de “el verdadero judaísmo”, sin imaginar que su llegada a una aldea de campesinos iletrados le traerá una serie de enseñanzas y lecciones que no podría haber encontrado en otro lugar. Este filme es una adaptación de la obra del dramaturgo Peretz Hirshbein y una de las cuatro cintas de una saga a cargo de Edgar G. Ulmer.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?

¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?

En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad con una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈