El Dr. Zaldy Tan, experto en memoria, habla sobre los nuevos análisis de sangre que llegan al mercado, lo que miden y quién debe, o no, hacerlos.

En julio, salió al mercado el primer análisis de sangre directo al consumidor diseñado para evaluar el riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer. La prueba, que no ha sido revisada por la Administración de Drogas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés), mide el nivel de una proteína llamada beta amiloide, un componente clave de las placas que se forman en los cerebros de los pacientes con la enfermedad de Alzheimer, lo que altera la función cerebral.

El Dr. Zaldy Tan, MPH, director médico del Centro Jona Goldrich para el Alzheimer y los Trastornos de la Memoria y la Cátedra de Neurología Carmen y Louis Warschaw en Cedars-Sinai, se sentó con el Newsroom de Cedars-Sinai para responder preguntas sobre la prueba, así como análisis de sangre similares que están en desarrollo.

¿Qué miden estos nuevos análisis de sangre?

Los análisis de sangre para la enfermedad de Alzheimer brindan una forma conveniente para que los pacientes vean si podrían estar desarrollando cambios o patologías del tipo de la enfermedad de Alzheimer en el cerebro años antes de que comiencen los problemas de memoria. El desafío aquí es que estos cambios cerebrales no significan necesariamente que tengan la enfermedad de Alzheimer, que es un diagnóstico clínico. Lo que hacen los análisis de sangre es observar rastros de ciertas proteínas que se sabe que se desarrollan en pacientes con la enfermedad de Alzheimer.

¿Quién debe hacerse este tipo de análisis de sangre?

Primero, es importante recordar que la prueba actualmente en el mercado no ha sido evaluada ni aprobada por la FDA. Tampoco lo tienen ninguna de las otras pruebas similares que están en desarrollo. Y estos análisis de sangre realmente deberían reservarse para las personas que están en riesgo o que tienen síntomas tempranos de problemas de memoria. Estos tipos de análisis de sangre no tienen lugar para las personas que no tienen factores de riesgo significativos para desarrollar problemas de memoria, o que no tienen problemas funcionales o sociales relacionados con el cambio cognitivo.

¿Un análisis de sangre por sí solo proporciona suficiente información para diagnosticar posibles problemas de memoria?

Un análisis de sangre no responderá a esa pregunta. Solo un médico capacitado puede hacerlo. Por lo tanto, para las personas que estén interesadas en este tipo de análisis de sangre, sugeriría que los pacientes primero hablen con su profesional de la salud para ver si estos análisis son adecuados para ellos.

Las alternativas a estas pruebas más nuevas en el mercado son pruebas cognitivas, un examen neurológico o consultas con especialistas en memoria. Estos análisis de sangre brindan solo datos o información entre muchos que deben recopilarse para saber si alguien tiene signos tempranos de la enfermedad de Alzheimer.

¿Estos análisis de sangre ayudan a los pacientes a calificar para algunos de los nuevos tratamientos para la enfermedad de Alzheimer, como el lecanemab?

Actualmente, confirmamos la presencia de beta amiloide en el cerebro y calificamos a los pacientes para estos tratamientos a través de una exploración PET del cerebro o una punción lumbar para analizar el líquido cefalorraquídeo. Estos análisis de sangre deberán someterse a más pruebas y deberán ser aprobados por la FDA para asegurarse de que sean confiables antes de que puedan usarse para calificar a los pacientes para estos nuevos tratamientos.

¿Cuáles son los factores de riesgo de la enfermedad de Alzheimer?

La edad es uno de los principales factores de riesgo para desarrollar demencia más adelante en la vida. Otros incluyen antecedentes familiares, especialmente haber diagnosticado demencia en un pariente de primer grado. Las personas que han tenido una lesión cerebral traumática o han tenido un derrame cerebral o tienen la enfermedad de Parkinson u otras afecciones neurológicas también pueden tener un mayor riesgo de desarrollar demencia.

¿Qué pueden hacer las personas para reducir el riesgo de la enfermedad de Alzheimer?

Entonces, lo que debemos hacer es asegurarnos de que nuestros cerebros reciban el suministro de sangre que necesitan, y eso se asegura con un estilo de vida saludable: buena dieta, buen sueño, ejercicio, mayor socialización para asegurar que esas conexiones entre las células cerebrales son agradables y saludables. Y, por supuesto, es importante proteger el cerebro de un trauma usando un casco cuando anda en bicicleta o patinando, usando el cinturón de seguridad cuando conduce. Entonces, es realmente una combinación de cosas para reducir el riesgo general. Al igual que hacemos con nuestros corazones y nuestros cuerpos, debemos tener un enfoque multidisciplinario para reducir el riesgo de enfermedades cerebrales, incluida la enfermedad de Alzheimer.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: © EnlaceJudío 

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?

¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?

En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad con una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈