Dos ciudadanos rusos fueron detenidos recientemente en Beirut bajo sospecha de espiar para Israel y han sido remitidos a un juez militar de investigación que emitió órdenes de arresto contra ellos, informó The Times of Israel.

Los dos rusos fueron detenidos “hace varias semanas” en Beirut cuando salían del país por el aeropuerto internacional Rafik Hariri de la capital, dijeron los funcionarios, que hablaron bajo condición de anonimato de acuerdo con las normas.

Las detenciones se produjeron después de que Hezbolá dijera a las fuerzas de seguridad que uno de los sospechosos había intentado irrumpir en un apartamento en el suburbio sur de Beirut, un bastión del grupo.

Tras su detención, fue interrogado en el departamento de seguridad general y luego remitido a los fiscales militares, que ahora están a cargo de la investigación.

Hezbolá había dicho a las fuerzas de seguridad libanesas que un ciudadano ruso “fue reclutado por los israelíes para una misión de reconocimiento de su cuartel general en los suburbios del sur de Beirut y el sur del Líbano“, dijo a la AFP un responsable de seguridad libanés.

El viernes, el jefe interino de la agencia de Seguridad General del Líbano, Elias al-Baysari, dijo que las autoridades habían arrestado a “una red de dos personas con vínculos con el enemigo [Israel] en el aeropuerto de Beirut, y que tenían la tarea de llevar a cabo operaciones” en el Líbano.

“Los interrogamos y los remitimos a la justicia militar competente”, añadió, sin proporcionar detalles sobre la nacionalidad de los detenidos.

El sábado, el medio ruso Sputnik News citó a “una fuente de la embajada rusa” diciendo que el consulado ruso está tratando de contactar a los detenidos para saber por qué están retenidos.

La embajada rusa en Beirut se negó a hacer comentarios cuando la AP fue contactada y agregó que el informe de Sputnik News es exacto.

Los funcionarios libaneses dijeron que un juez de instrucción del tribunal militar, Fadi Sawwan, interrogó a los dos y los acusó de “delitos de tratar con el enemigo israelí proporcionando información de seguridad que pone en peligro la seguridad del Líbano”.

Los remitió a otro juez para que continuara la investigación.

El periódico libanés Al-Akhbar dijo que los dos ciudadanos rusos son un hombre y una esposa que fueron reclutados por el servicio de inteligencia de Israel para ir al Líbano y recopilar información y tomar fotografías de instalaciones pertenecientes a Hezbolá.

Los ciudadanos libaneses o árabes acusados de espiar para Israel pueden recibir hasta la pena de muerte en el Líbano. Otros nacionales reciben duras sentencias.

Técnicamente, el Líbano sigue en guerra con Israel y prohíbe a los ciudadanos tener cualquier contacto con Israel o viajar allí.

Israel y Hezbolá libraron una guerra de 33 días en 2006.

El número de personas arrestadas por presunta colaboración con Israel ha aumentado significativamente desde que la economía del país colapsó a finales de 2019, dijeron anteriormente a la AFP funcionarios de seguridad.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío