El panorama político en Libia se ha visto sacudido por el despido de la Ministra de Asuntos Exteriores del país, Najla al-Mangoush, tras la filtración de detalles sobre una reunión en Italia con el Ministro de Asuntos Exteriores israelí, Eli Cohen.

WALID TAMTAM

Si bien las discusiones diplomáticas a menudo pueden ocurrir a puerta cerrada, el manejo amateur de la situación por parte del Ministro de Relaciones Exteriores israelí, Eli Cohen, motivado por logros políticos a corto plazo, ha desencadenado inadvertidamente una cadena de eventos que revelan complejidades regionales más profundas.

La decisión de Cohen de hacer pública la reunión, que inicialmente se pretendía que permaneciera pública, refleja un enfoque cuestionable de la diplomacia internacional.

Al anunciar abiertamente la reunión, Cohen no sólo comprometió a un potencial futuro aliado (aunque muy difícil), sino que también mostró una falta de delicadeza diplomática que podría caracterizarse como una “hora de aficionados” en el ámbito de las relaciones con Oriente Medio.

Sus acciones han ensombrecido la credibilidad y el tacto diplomático de Israel; el exministro de Relaciones Exteriores israelí, Yair Lapid, fue citado diciendo que la reunión fue “amateur, irresponsable y reflejó una grave falta de juicio”.

Las consecuencias de la reunión entre Israel y Libia se han extendido mucho más allá del encuentro inicial. A nivel interno, la destitución de al-Mangoush tras la reunión ha provocado protestas generalizadas y agitación política en Libia.

La participación de la Autoridad Palestina en los asuntos internos de Libia arroja luz sobre los desafíos que plantean las intervenciones externas y plantea interrogantes sobre el impacto de la agenda internacional palestina.

El rápido respaldo por parte de la unidad de Asuntos Exteriores palestinos a la postura del primer ministro libio, Abdul Hamid Dbeibah, de no normalización con Israel ofrece una idea de las corrientes políticas más amplias en juego en el mundo árabe posterior a los Acuerdos de Abraham.

Si bien aparentemente muestra solidaridad y amistad, el problema subyacente es que la Autoridad Palestina se está insertando una vez más en la política interna de otra nación, por no hablar de una nación cuya estabilidad política pende de un hilo delgado, dada la más de una década de conflictos que han azotó al país.

En lugar de contribuir a la estabilidad de Libia, como lo hacen Marruecos u otros miembros de la Liga Árabe, la intervención de la Autoridad Palestina ha demostrado exacerbar los problemas políticos crónicos en Libia, y la facción arabista de Gadafi ha logrado avances políticos gracias a estos acontecimientos.

El pueblo libio debe salir a las calles para sufrir otra ronda de disturbios relacionados con la problemática palestina, su economía y su fortaleza social siguen bajo serias dudas, siendo la nación menos estable del norte de África, incluso en comparación la Argelia plagada de corrupción, todo esto mientras la Autoridad Palestina ni siquiera logra resolver sus problemas.

La práctica que ha plagado muchas oportunidades de desarrollo en la política interna y la paz regional ha sido la participación de la Autoridad Palestina para llevar su “cuestión” al primer plano de la escena política en los países árabes en momentos en que los líderes necesitan distraerse de una crisis social o económica.

Esta situación también arroja luz sobre el fracaso de la administración Biden a la hora de continuar el progreso diplomático con Israel y el mundo árabe, en la medida en que lo hizo la administración anterior, por lo que puede haber habido un elemento de desesperación política por parte de Israel por lograr algún tipo de progreso ya que el asunto saudí no ha avanzado ni ninguna otra nación de la región.

Si bien no creo que un acuerdo de paz entre Israel y Libia esté a la vuelta de la esquina, los avances para estabilizar Libia y brindar al país el alivio que tanto necesita son esenciales para crear un entorno más amigable para Israel.

Cuando se libera el potencial comercial y económico, la probabilidad de un conflicto violento disminuye; sin embargo, la actual desesperación de personas y oportunidades de los políticos arabistas que se han mantenido desde los días de Gadafi no muestran signos de debilitarse ahora.

Quizás un reciclaje del personal ministerial en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel y un cambio fundamental en Estados Unidos luego de las elecciones de 2024 puedan proporcionar los ingredientes políticos esenciales para albergar avances diplomáticos con Omán, Indonesia, Kuwait, Catar y, eventualmente, Arabia Saudita.

Es importante señalar que convertir a un ministro clave de cualquier gobierno en chivo expiatorio no debe ocurrir con ningún aliado actual o futuro, o todo el potencial de expansión de las relaciones árabes disminuirá, ya que el conflicto todavía presenta un desafío cuando se trata de que cada gobierno se comprometa con sus dominio público en un asunto que consideren oportuno.

 


Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío. Reproducción autorizada con la mención siguiente: @EnlaceJudio

Israel no está solo

En la batalla de la información, estamos al frente
Llegamos a 8 millones de personas al mes
Únete a la defensa del único Estado Judío
Se parte de la Comunidad Enlace Judio

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈