El periódico libanés al-Akhbar reportó este lunes que el primer ministro libio Abdul Hamid Dbeibeh mantuvo conversaciones en 2022 con el jefe del Mossad, David Barnea, para discutir medidas prácticas para normalizar las relaciones entre Libia e Israel, informó The Times of Israel.

El informe llega días después de que Dbeibeh despidiera a su ministra de Asuntos Exteriores, Najla Mangoush, por reunirse con su homólogo israelí, Eli Cohen, en Roma, alegando que lo hizo sin su conocimiento.

Según al-Akhbar, la revelación de la conversación con el Mossad estaba contenida en un “documento diplomático clasificado” y, según se informa, fue revelada por el embajador de Libia en Ammán, Abdel Baset al-Badri, al embajador de otro país árabe.

El informe libanés dijo que al-Badri “asistió personalmente” a la reunión en Amán. No estaba del todo claro si tanto Dbeibeh como Barnea también estuvieron en la capital jordana: el informe indicó que la reunión tuvo lugar en Amán, pero luego dijo que la conversación fue “a través de tecnología de video”.

El propósito de la conversación era discutir la posibilidad de apoyo político y militar israelí a Dbeibeh, que gobierna la parte occidental de Libia, a cambio del establecimiento de relaciones oficiales con Israel.

El mayor general Ahmad Husni, director de la inteligencia jordana, estaba a cargo de los detalles prácticos y logísticos para garantizar que las conversaciones se llevaran a cabo en absoluto secreto.

Libia, rica en petróleo, que se sumió en el caos después de que el dictador Muammar Gaddafi fuera derrocado y asesinado en un levantamiento respaldado por la OTAN en 2011, ha estado dividida desde 2014 entre administraciones rivales en el este y el oeste.

El primer ministro Dbeibeh, jefe del gobierno internacionalmente reconocido, gobierna desde Trípoli sobre el partido occidental del país, mientras que el este está bajo el control del hombre fuerte militar general Khalifa Haftar.

Este último lanzó una ofensiva destinada a capturar Trípoli en 2019, respaldada por los Emiratos Árabes Unidos, Egipto y Rusia.

La conversación DbeibehBarnea fue iniciada por Jordania y los Emiratos Árabes Unidos, dos países árabes que tienen relaciones diplomáticas con Israel, bajo supervisión estadounidense. Los Emiratos Árabes Unidos participaron con la condición de que un posible acuerdo de normalización incluyera también al gobierno de Khalifa Haftar, al que apoya.

Según se informa, el hijo de Haftar visitó Israel a finales de 2019 y se ofreció a establecer relaciones diplomáticas entre los dos países a cambio del apoyo israelí.

Israel ha evitado adoptar una postura pública sobre la guerra; sin embargo, se considera ampliamente que está alineado con Egipto y los Emiratos Árabes Unidos en el apoyo a Haftar.

El Mossad ha gestionado durante mucho tiempo las relaciones clandestinas de Israel con naciones con las que no tiene vínculos diplomáticos formales.

Según el documento diplomático divulgado por al-Akhbar, el embajador de Libia en Jordania dijo además que las relaciones con Israel se estaban discutiendo en otros canales diplomáticos.

Marruecos también ha estado liderando contactos para establecer relaciones entre Jerusalén y otras dos figuras prominentes en la fragmentada escena política libia.

La revelación se produjo sólo una semana después de que Cohen revelara que había mantenido una reunión sin precedentes con Mangoush. El anuncio desató protestas en Trípoli y otras ciudades de Libia, país conocido por su apoyo a la causa palestina desde la época de Gadafi.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Israel no está solo

En la batalla de la información, estamos al frente
Llegamos a 8 millones de personas al mes
Únete a la defensa del único Estado Judío
Se parte de la Comunidad Enlace Judio

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈