7 Blessings de Ayelet Menahemi fue la gran ganadora de los Premios Ofir 2023 el domingo, ganando diez premios de 12 nominaciones por su primera película en 16 años, y representará a Israel en los Oscar del próximo año, informó The Times of Israel.

7 Blessings, sobre una familia marroquí muy unida con sus secretos en Jerusalén a principios de la década de 1990, ganó mejor película, mejor dirección, mejor guión, mejor actriz y mejor actriz de reparto, así como mejor maquillaje, reparto y banda sonora.

Reymond Amsalem ganó su tercer premio Ofir y su primer premio al mejor actor por su papel en 7 Blessings, mientras que Tiki Dayan ganó el primero por su papel de actriz de reparto en la misma película.

Home, una historia real sobre las luchas de un joven ultraortodoxo por abrir una tienda de informática en su barrio, ganó el premio al mejor actor y al mejor actor de reparto para Roy Nik y Dror Keren, respectivamente.

Mientras tanto, The Other Widow, sobre una amante que asiste a una Shivá después del fallecimiento de su amante, ganó por mejor escenografía y vestuario.

The Vanishing Soldier, sobre un soldado que se ausenta sin permiso para estar con su novia en Tel Aviv, ganó el premio a la mejor fotografía.

Pero lo que se robó el foco del evento fue una protesta contra la violencia en la comunidad árabe, que se ha cobrado 173 vidas este año hasta el momento, más del doble de la tasa del período equivalente del año pasado.

La actriz Samar Qupty, nominada a mejor actriz de reparto por The future, pero que no terminó ganando, llegó a la ceremonia con un vestido blanco, diseñado por Mervat Hakroush, que presentaba un agujero de bala en el pecho y “sangre” goteando por el frente.

Qupty estuvo acompañada por su invitada Watfa Jabali, una madre desconsolada y una de las fundadoras del movimiento “Madres por la Vida”, que denuncia la epidemia de delincuencia.

“Estoy nominado por una película llamada The future, pero esta noche estoy aquí representando el presente, porque si no abordamos la violencia del presente, no habrá futuro”, dijo Qupty.

Otros nominados se unieron a la protesta luciendo brazaletes negros en solidaridad con el dolor que experimentan cada vez más familias árabes israelíes.

En su discurso de aceptación, Amsalem pidió a Jabali que se pusiera de pie mientras expresaba su solidaridad, diciendo: “La sociedad árabe no está separada de nosotros, somos nosotros, y es nuestra responsabilidad compartir el dolor y buscar justicia”.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío