El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, reanudó el lunes las conversaciones con el líder de Hamajané Hamamlajtí, Benny Gantz, para alcanzar un compromiso sobre la reforma judicial, informó Haaretz.

Según el reporte, Netanyahu y Gantz están manteniendo conversaciones indirectas con la mediación del presidente Yitzhak Herzog.

El diputado Eliyahu Revivo del Likud confirmó en una entrevista con una cadena ultraortodoxa que el “esfuerzo de Netanyahu para suavizar la reforma judicial también tiene como objetivo influir sobre la Corte Suprema de Justicia antes de su fallo sobre la cancelación del principio de razonabilidad”.

Por su parte, Netanyahu afirmó que está trabajando para “agotar todas las posibilidades” de llegar a un acuerdo amplio sobre la reforma judicial, informó The Times of Israel.

Según un comunicado de su oficina, Netanyahu está trabajando “para alcanzar un acuerdo nacional que traerá equilibrio entre las tres ramas, el Poder Legislativo, el Ejecutivo y el Judicial. Si se llega a un acuerdo nadie impedirá su implementación”.

Los 15 jueces de la Corte Suprema de Justicia examinarán este martes 12 de septiembre los recursos presentados para revocar la primera ley de la reforma judicial conocida como la “cancelación del principio de razonabilidad” aprobada por la Knéset en julio.

La semana pasada, Netanyahu pidió a Gantz dejar de lado las condiciones previas y reunirse para discutir un compromiso sobre la reforma judicial.

“Hay muchas diferencias entre nosotros, pero también tenemos muchas cosas en común. La mayor parte del país espera que actuemos hacia un objetivo común, [la nación] quiere que lleguemos a acuerdos”, dijo Netanyahu.

La nueva propuesta de Herzog, rechazada por el Likud la semana pasada, incluye legislar de nuevo, de manera aligerada, la primera ley de la reforma judicial, conocida como la anulación de la ley de razonabilidad; no hacer cambios en la composición del Comité de Selección de Jueces; suspender, mediante legislación, toda reforma al Poder Judicial por 18 meses.

Anteriormente, Gantz describió el plan como “una base para avanzar hacia acuerdos amplios” y aseguró que aceptaría un compromiso que preserve la democracia.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: © EnlaceJudío