El ministro del Interior de Francia ordenó este jueves a las autoridades locales prohibir todas las manifestaciones propalestinas en medio de un aumento de los actos antisemitas, informó la AP.

El presidente Emmanuel Macron instó al pueblo francés a no permitir que la guerra entre Israel y Hamás derive en disturbios internos.

Poco antes de que Macron hablara en un discurso televisado a la nación, la policía de París utilizó gases lacrimógenos y cañones de agua para dispersar a los manifestantes propalestinos que habían desafiado la prohibición y se habían manifestado contra el gobierno israelí.

”No traigamos aventuras ideológicas aquí (a Francia) por imitación o por proyección. No agreguemos fracturas nacionales… a las fracturas internacionales”, abogó Macron. “Sigamos unidos”.

Dado que se cree que varios ciudadanos franco-israelíes son rehenes de Hamás, Macron prometió que Francia protegerá a sus ciudadanos judíos y será “despiadada con todos aquellos que odian”, y señaló preocupaciones sobre la hostilidad también hacia los musulmanes de Francia.

Se estima que Francia tiene la tercera población judía más grande del mundo después de Israel y Estados Unidos, y la población musulmana más grande de Europa occidental.

Macron dijo que 13 ciudadanos franceses en Israel han muerto en los combates actuales, y 17 personas están desaparecidas, muchas de las cuales se cree que son rehenes de Hamás.

La fiscalía de París abrió el jueves una investigación sobre los asesinatos y presuntos secuestros.

El gobierno francés ha informado de 24 arrestos por más de 100 actos antisemitas en Francia desde que Hamás atacó a Israel el sábado, incluidos ataques verbales, personas sorprendidas con cuchillos cerca de escuelas y sinagogas judías y un dron equipado con una cámara avistado sobre un centro cultural judío.

Se han denunciado más de 2.000 casos de retórica antisemita a una fuerza de vigilancia en línea.

El ministro del Interior, Gerald Darmanin, envió el jueves una directiva a los prefectos locales, a la que tuvo acceso AP, pidiendo un mayor endurecimiento de la seguridad alrededor de las escuelas, sinagogas y otros lugares judíos.

Dijo que las manifestaciones propalestinas deberían prohibirse y aquellos que las desafíen deberían ser arrestados, “porque son susceptibles de alterar el orden público”.

Las asociaciones propalestinas condenaron la medida.

En la protesta prohibida del jueves en París, los manifestantes se cubrieron los hombros con banderas palestinas y se escribió “Palestina libre” en el monumento que apuntala la Plaza de la República en el este de París.

Muchos corearon “Todos somos palestinos“.

A principios de esta semana, miles de personas marcharon en París en apoyo a Israel y la Torre Eiffel se iluminó con una Estrella de David y el azul y blanco de la bandera israelí.

Otras ciudades europeas han sido testigos de manifestaciones propalestinas en los últimos días, así como reuniones proisraelíes.

Al denunciar a Hamás como grupo terrorista, Macron pidió esfuerzos de paz que garanticen tanto la seguridad de Israel como un Estado palestino.

“Quienes confunden la causa palestina con la justificación del terrorismo están cometiendo un error moral, político y estratégico”, afirmó.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío