22 de octubre 2023

Estimado Senador Emilio Álvarez Icaza,
Estimada Diputada Laura Barrera, presidenta del grupo de amistad México-Israel de la Cámara de Diputados de México,
Estimados Diputada Margarita Zavala y Diputado Salomón Chertorivski, integrantes del grupo de amistad México-Israel dela Cámara de Diputados de México,
Estimada Diputada de la Ciudad de México, Ana Francis Mor
Estimados pastores, dirigentes e integrantes de Comunidades Evangélicas de México, integrantes de la comunidad judía de México, amigos y amigas aquí presentes,

Muchas gracias a todos y todas, israelíes y mexicanos, judíos y no judíos, que se han tomado el tiempo e hicieron el esfuerzo de venir a demostrar su apoyo a Israel y a su derecho de defenderse, y a llamar a la inmediata liberación de los secuestrados.

Muchas gracias a Zvi Michaeli y a la Asociación de Empresarios de Israel por el gran esfuerzo realizado para llevar
a cabo este emotivo acto de solidaridad.

No hay palabras para describir los horrores cometidos por los terroristas de Hamás el 7 de octubre, y por otro lado, siento que por muchas palabras que usemos, éstas nunca bastarían para expresar el dolor, la angustia y la ira por el tan cruel y monstruoso ataque perpetrado por Hamás.

Desdichadamente, durante el ataque Hamás secuestró a centenares de soldados y civiles israelíes, y entre ellos niños
de 6 meses y hasta 18 años de edad.

En el Cuarto Convenio de Ginebra, que está dedicado a la protección de la sociedad civil en tiempo de guerra entre
naciones, el término “niños” se menciona 19 veces. La situación actual de los niños secuestrados supera con creces
cualquier escenario previsto en el convenio. El acto de secuestrar a niños pequeños y mantenerlos en cautiverio es un
crimen de guerra, una grave ofensa de lesa humanidad
.

Llamamos a todos los líderes del mundo y a toda la comunidad internacional a exigir firmemente: ¡libérese de inmediato a los niños y a todos los secuestrados y secuestradas!

Einat Kranz Neiger

Esquilo, el dramaturgo de la antigua Grecia, señaló que en la guerra, la primera víctima es la Verdad.

En las guerras actuales, cada batalla tiene dos frentes; el primero es el campo de batalla militar, donde los elementos clave son soldados, armas y municiones.

El otro frente, estrechamente relacionado con el primero, es la arena de la opinión pública, donde se libra una feroz batalla por la legitimación internacional y el control de la narrativa. Se trata de una lucha por la mente y el corazón del público. En este ámbito, los elementos clave son la palabra escrita, los debates
verbales y los materiales visuales.

Israel basa sus esfuerzos en la diplomacia pública sobre la verdad, la autenticidad y la veracidad. Por consecuencia, Israel está frecuentemente en desventaja, teniendo que pagar con un tiempo valioso por su insistencia en verificar los hechos antes de publicar una declaración oficial.

Es importante señalar que la guerra no es contra los palestinos no involucrados. Hamás, por su lado, comete fraudes incluso cuando al hacerlo pone en peligro la vida de palestinos.

Recientemente Israel lanzó un llamamiento a los habitantes del norte de Gaza para que se desplacen hacia el sur, lejos del campo de batalla. Hamás les ordenó que se quedaran en sus lugares, asegurando que el intento de Israel de evitar daños a civiles era “propaganda falsa”. Luego, Hamás trató de impedirla evacuación, bloqueando los caminos, e incluso produjo clips ficticios de supuestos bombardeos israelíes contra los habitantes que huían.

Simplemente, no es posible creer lo que se oye o ve cuando la fuente son los terroristas de Hamás.

Resulta decepcionante ver a miles de manifestantes protestando contra Israel y en favor de Hamás,

…después de que jóvenes y ancianos israelíes fueron violados, secuestrados, quemados vivos y asesinados. Consciente o
inconscientemente, deliberada o tontamente, tales manifestaciones expresan un apoyo a estas atrocidades contra
civiles inocentes.

Algunos manifestantes son abiertamente antisemitas, entonan epítetos antijudíos e incluso exhiben cruces gamadas
(esvásticas).

Otros pueden ser simplemente usuarios desinformados de medios de comunicación muy partidistas a los que Hamás y la
propaganda palestina han lavado el cerebro. Pero la ignorancia no excusa su falla moral. La ceguera voluntaria no puede convertirse en la base de la exculpación.

Debemos combatir activamente estas narrativas peligrosas y falsas. La historia nos ha mostrado la corta distancia que
media entre la retórica engañosa y la incitación que lleva a la violencia.

En el mundo actual de las redes sociales, todos tienen una voz, y todos y todas ustedes pueden ser embajadores y
embajadoras de buena voluntad. Si desean apoyar a Israel, difundan la verdad, manden a todos sus conocidos los
materiales que sube la Embajada de Israel a sus redes sociales, y ayúdennos a acabar con las patrañas y obtener el
apoyo y la legitimación que necesitamos para la lucha contra el mal.

Para finalizar, deseo compartir algo personal,

un corto video que vi ayer y me emocionó mucho. Un clip de Beeri, uno de los kibutzim que los terroristas destruyeron y mataron a muchos de sus habitantes.

En el video se ve la destrucción sembrada y se oye un piano tocando el himno nacional israelí – Hatikvá, la esperanza.

La cámara se acerca a una ventana destrozada y por ella se ve a un soldado tocando el himno en un piano roto que sobrevivió al ataque brutal.

Las notas de Hatikvá que salen de este piano roto son nuestra esperanza. ¡Vamos a tocar más el Hatikvá en todos los poblados destruidos, vamos a tocarlo más y más fuerte!

Aunque por desgracia el día de la fiesta de Simjat Torá se convirtió en un día de duelo, del tremendo dolor hemos de crecer y fortalecernos. El pueblo en Israel está unido y resuelto a ganar esta guerra. De esta tragedia creceremos y saldremos fortalecidos.

AM ISRAEL JAI!!!


Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío. Reproducción autorizada con la mención siguiente: © EnlaceJudío