EE. UU. atacó este jueves dos instalaciones en el este de Siria utilizadas por el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán y grupos afiliados.

El Pentagono dijo en un comunicado que esto fue una respuesta “a una serie de ataques en curso y en su mayoría infructuosos contra personal estadounidense en Irak y Siria por parte de grupos de milicias respaldados por Irán que comenzaron el 17 de octubre”.

Las agresiones contra EE. UU. en la región han tomado lugar en medio de la guerra entre Israel y Hamás, que ha tensado el Medio Oriente.

Los líderes clericales chiítas de Irán apoyan a Hamás, así como al grupo terrorista chiíta libanés Hezbolá, a los grupos paramilitares chiítas en Irak y a los rebeldes hutíes de Yemen.

Un contratista estadounidense ha muerto y 21 elementos del personal militar  estadounidense han sido heridos en estas agresiones.

“El presidente no tiene mayor prioridad que la seguridad del personal estadounidense, y dirigió la acción de hoy para dejar en claro que Estados Unidos no tolerará tales ataques y se defenderá a sí mismo, a su personal y a sus intereses”, dijo el Pentagono.

“Estados Unidos no busca conflictos y no tiene intención ni deseo de involucrarse en nuevas hostilidades, pero estos ataques respaldados por Irán contra fuerzas estadounidenses son inaceptables y deben cesar.

“Irán quiere ocultar su mano y negar su papel en estos ataques contra nuestras fuerzas. No los dejaremos.

“Si continúan los ataques de los representantes de Irán contra las fuerzas estadounidenses, no dudaremos en tomar más medidas necesarias para proteger a nuestro pueblo”, dijo el Pentágono.

Estados Unidos ha advertido a Irán y sus aliados contra cualquier escalada regional a raíz de la guerra de Israel contra Hamás.

Washington, además de enviar asistencia militar abundante a Israel, ha enviado dos grupos de ataque de portaaviones al mar Mediterráneo para disuadir al resto de los enemigos de Jerusalén en la región.

Según reportó esta semana The Wall Street Journal, Estados Unidos pidió a Israel que retrase su ofensiva terrestre en Gaza hasta que refuerce a su personal militar en Medio Oriente.

Esto ante el temor de que, luego de una incursión israelí en Gaza, los aliados de Irán respondan de manera agresiva tanto contra Israel como contra Estados Unidos.

Hamás y aliados suyos de Gaza lanzaron un ataque sorpresa contra Israel al amanecer del 7 de octubre que dejó al menos 1400 muertos, la mayoría de ellos civiles.

De manera coordinada y sistemática, Hamás anuló sistemas de comunicación, de energía y puntos de ataque remoto de Israel en la valla de seguridad con Gaza.

Posteriormente, Hamás generó múltiples aberturas a la valla de seguridad, por donde cientos de terroristas incursionaron hacia al menos 20 localidades israelíes y bases militares.

Según documentos recuperados de manos de terroristas eliminados, Hamás planeó de manera esquemática y compleja su plan de ataque al menos desde el 2022.

Sus planes de ataque revelan que Hamás instruyó a sus cuerpos armados asesinar civiles, algo que el grupo terrorista ha negado insistentemente y culpa a civiles gazatíes involucrados.

Asimismo, según material visto por el NYTHamás tenía inteligencia precisa incluso del interior de las bases militares israelíes, por lo que contó con ventajas que le permitieron actuar más eficazmente.

Además de las matanzas, Hamás secuestró al menos a 224 personas que fueron llevadas hacia la Franja de Gaza, donde permanecen rehenes. Hamás ha liberado solo a 4.

El grupo terrorista asegura que al menos medio centenar de ellos han muerto como resultado de los ataques aéreos de Israel en su contra, que se han ido intensificando.

Las autoridades israelíes han recuperado algunos cuerpos de desaparecidos abandonados por Hamás cerca de la frontera entre Gaza e Israel.

Jerusalén ha calificado a las atrocidades de Hamás como las peores contra el pueblo judío desde el Holocausto y las ha comparado con las de ISIS.

Israel ha prometido acabar con Hamás y asegura que lanzará una ofensiva terrestre en su contra para cumplir con este objetivo, aunque esta aún no ha sido emprendida.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío