Juntos venceremos
domingo 21 de julio de 2024
Ataque de Israel contra Hamás en Gaza

Yuval Noah Harari/ ¿Está Hamás ganando esta guerra?

La guerra es la continuación de la política por otros medios. Mucha gente recita este mantra, pero muy pocos le prestan suficiente atención, especialmente en medio de la guerra. Con la masacre perpetrada por Hamás en Israel y las crecientes víctimas civiles en Gaza, la inmensa miseria humana que produce oculta la lógica profunda de la guerra.

Mientras los cuerpos se siguen acumulando, ¿quién ganará esta guerra? No el lado que mata a más personas, no el lado que destruye más casas y ni siquiera el lado que obtiene más apoyo internacional, sino el lado que logra sus objetivos políticos.

Hamás lanzó esta guerra con un objetivo político específico: impedir la paz. Después de firmar tratados de paz con los Emiratos Árabes Unidos y Baréin, Israel estuvo a punto de firmar un tratado de paz histórico con Arabia Saudita. Ese acuerdo habría sido el mayor logro del primer ministro Benjamín Netanyahu en toda su carrera.

Habría normalizado las relaciones entre Israel y gran parte del mundo árabe. Ante la insistencia de sauditas y estadounidenses, se esperaba que las condiciones del tratado incluyeran concesiones significativas a los palestinos, destinadas a aliviar inmediatamente el sufrimiento de millones de ellos en los territorios ocupados y reiniciar el proceso de paz palestino-israelí.

La perspectiva de paz y normalización era una amenaza mortal para Hamás. Desde su fundación en 1987, esta organización islamista fundamentalista nunca reconoció el derecho de Israel a existir y se comprometió con una lucha armada intransigente. En la década de 1990, Hamás hizo todo lo que estuvo a su alcance para perturbar el proceso de paz de Oslo y todos los esfuerzos de paz posteriores.

Durante más de una década, los gobiernos israelíes liderados por Netanyahu abandonaron todos los intentos serios de hacer la paz con las fuerzas palestinas más moderadas, adoptaron una política cada vez más dura con respecto a la ocupación del territorio en disputa e incluso abrazaron las ideas mesiánicas derechistas de la supremacía judía.

Durante ese período, Hamás mostró una sorprendente moderación en sus tratos con Israel, y las dos partes parecieron adoptar una política incómoda pero funcional de coexistencia violenta. Pero el 7 de octubre, justo cuando el gobierno de Netanyahu estaba a punto de lograr un gran avance para la paz regional, Hamás atacó con toda su fuerza.

Hamás masacró a cientos de civiles israelíes, de las formas más espantosas que pudo idear. El objetivo inmediato era hacer descarrilar el acuerdo de paz entre Israel y Arabia Saudita. El objetivo a largo plazo era sembrar semillas de odio en las mentes de millones de personas en Israel y en todo el mundo musulmán, impidiendo así la paz con Israel para las generaciones venideras.

Hamás sabía que su ataque pondría furiosos a los israelíes, angustiados por el dolor y la ira, y los terroristas contaban con que Israel tomaría represalias con fuerza masiva, infligiendo un dolor enorme a los palestinos.

El nombre en clave que Hamás dio a su operación es revelador: Tufan Al-Aqsa. La palabra tufan significa inundación. Al igual que el diluvio bíblico destinado a limpiar el mundo del pecado incluso a costa de casi exterminar a la humanidad, el ataque de Hamás pretendía crear una devastación a escala bíblica.

¿A Hamás no le importa el sufrimiento que esta guerra inflige a los civiles palestinos? Si bien los activistas individuales de Hamás seguramente tienen sentimientos y actitudes diferentes, la visión del mundo de la organización desestima la miseria de los individuos. Los objetivos políticos de Hamás están dictados por fantasías religiosas.

A diferencia de los de movimientos seculares como la Organización de Liberación de Palestina, los objetivos finales de Hamás no son de este mundo. Para Hamás, los palestinos asesinados por Israel son mártires que disfrutan de la dicha eterna en el cielo. Cuantos más muertos, más mártires.

En cuanto a este mundo, según las opiniones de Hamás y otros grupos musulmanes fundamentalistas, el único objetivo viable para una sociedad humana en la Tierra es la adhesión incondicional a los estándares celestiales de pureza y justicia. Dado que la paz siempre implica compromisos sobre lo que la gente considera justicia, la paz debe rechazarse y la justicia absoluta debe perseguirse a cualquier costo.

Esto, dicho sea de paso, explica un curioso fenómeno reciente entre la izquierda radical en muchas democracias occidentales, incluidas algunas organizaciones estudiantiles de la Universidad de Harvard. Absuelven a Hamás de cualquier responsabilidad por las atrocidades cometidas en Be’eri, Kfar Azza y otras localidades israelíes, o por la crisis humanitaria en Gaza. En cambio, estas organizaciones atribuyen el 100% de la culpa a Israel.

El vínculo entre la izquierda radical y organizaciones fundamentalistas como Hamás es la creencia en la justicia absoluta, lo que conduce a una negativa a reconocer la complejidad de las realidades de este mundo. La justicia es una causa noble, pero la exigencia de justicia absoluta conduce inevitablemente a una guerra sin fin. En la historia del mundo, nunca se ha alcanzado ningún tratado de paz que no requiriera un compromiso o que proporcionara justicia absoluta.

Si los objetivos de guerra de Hamás son realmente hacer descarrilar el tratado de paz entre Israel y Arabia Saudita y destruir toda posibilidad de normalización y paz, está ganando esta guerra por nocaut. E Israel está ayudando a Hamás, en gran medida porque el gobierno de Netanyahu parece estar llevando a cabo esta guerra sin objetivos políticos propios claros.

Israel dice que quiere desarmar a Hamás y que tiene todo el derecho a hacerlo para proteger a sus ciudadanos. Desarmar a Hamás es vital también para cualquier posibilidad de paz futura, porque mientras Hamás siga armado, seguirá descarrilando tales esfuerzos.

Pero incluso si Israel logra desarmar a Hamás, eso será sólo un logro militar, no un plan político. A corto plazo, ¿tiene Israel algún plan para rescatar el acuerdo de paz entre Israel y Arabia Saudita? A largo plazo, ¿tiene Israel algún plan para alcanzar una paz integral con los palestinos y normalizar sus relaciones con el mundo árabe?

Habiendo estado profundamente involucrado en la política israelí durante el año pasado, me temo que al menos algunos miembros del actual gobierno de Netanyahu están obsesionados con visiones bíblicas y la justicia absoluta, y tienen poco interés en un compromiso pacífico.

Todas las partes interesadas deben impedir que la inundación provocada por Hamás ahogue a Israel y a los palestinos, y que también devaste la región en general. Tengan en cuenta que, en teoría, la guerra nuclear tal vez esté a sólo 24 horas de distancia: si Hezbolá y otros aliados iraníes atacan a Israel con decenas de miles de misiles, como amenazan con hacerlo, Israel podría recurrir a las armas nucleares para su autoconservación.

Por lo tanto, todas las partes deberían abandonar las fantasías bíblicas y las exigencias de justicia absoluta y centrarse en medidas concretas para reducir la intensidad del conflicto inmediato y sembrar semillas para la paz y la reconciliación.

Después de los acontecimientos de las últimas dos semanas, la reconciliación parece absolutamente imposible. Mi propia familia y amigos acaban de vivir escenas que recuerdan los horrores del Holocausto.

Pero ocho décadas después del Holocausto, alemanes e israelíes son ahora buenos amigos. Los judíos nunca obtuvieron justicia absoluta por el Holocausto: ¿cómo podrían obtenerla? ¿Alguien podría devolverles los gritos de dolor a la garganta, devolver el humo a las chimeneas de Auschwitz y sacar a los muertos de los crematorios?

Como historiador, sé que la maldición de la historia es que inspira un anhelo de arreglar el pasado. Eso es inútil. El pasado no se puede salvar. Debemos concentrarnos en el futuro. Dejemos que las viejas heridas sanen en lugar de servir como causa de nuevas heridas.

En 1948, cientos de miles de palestinos perdieron sus hogares en Palestina. En represalia, a finales de los años 40 y principios de los 50, cientos de miles de judíos fueron expulsados de Irak, Yemen y otros países musulmanes. Desde entonces, los daños se han ido acumulando, en un círculo vicioso de violencia que sólo ha conducido a más violencia.

No estamos obligados a repetir este ciclo para siempre. Por supuesto, en medio de la terrible guerra actual, no podemos esperar detener el ciclo de una vez por todas. Lo que necesitamos ahora es evitar una mayor escalada, y para ello necesitamos algunos gestos concretos de esperanza.

Una iniciativa propuesta exige que Hamás libere a todas las mujeres, niños y bebés que mantiene como rehenes, a cambio de que Israel libere a las varias docenas de mujeres y adolescentes palestinos que mantiene como prisioneros.

¿Sería esto justicia? No. La justicia exige que Hamás libere inmediata e incondicionalmente a todos los rehenes que tomó. Pero esta iniciativa podría, no obstante, ser un paso hacia la desescalada.

Otra iniciativa es permitir que los civiles palestinos abandonen la Franja de Gaza en busca de seguridad en otros países. Egipto, que comparte frontera con Gaza, puede y debe tomar la iniciativa en este sentido. Pero si Egipto no logra brindar ayuda, Israel podría proporcionar refugio a los civiles desplazados de Gaza en suelo israelí.

Si ningún otro país está dispuesto a aceptar y proteger a los civiles palestinos, una vez que la Cruz Roja haya tenido acceso a los rehenes israelíes retenidos por Hamás y haya determinado sus condiciones, Israel podría invitar a la Cruz Roja y a otros grupos humanitarios internacionales a establecer refugios para los civiles desplazados de Gaza en el lado israelí de la frontera.

Estos refugios albergarían a mujeres, niños y evacuados de hospitales de la Franja de Gaza mientras duren los combates contra Hamás, y al final de los combates, los habitantes de Gaza desplazados regresarían a la Franja de Gaza.

Dar tal paso cumpliría con el deber moral de Israel de proteger las vidas de los civiles palestinos y simultáneamente ayudaría a las Fuerzas de Defensa de Israel a proseguir la guerra contra los terroristas de Hamás al reducir el número de civiles atrapados en la zona de combate.

¿Tienen estas iniciativas alguna posibilidad de realizarse? No lo sé. Pero sí sé que la guerra es la continuación de la política por otros medios, que el objetivo político de Hamás es destruir cualquier posibilidad de paz y normalización, y que el objetivo de Israel debería ser preservar la posibilidad de paz. Debemos ganar esta guerra, en lugar de ayudar a Hamás a lograr su objetivo.

Publicado originalmente en The Washington Post.

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?
¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?
En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100.00 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈