miércoles 12 de junio de 2024

Exjefe del Mossad: Todos los iraníes involucrados en la masacre deben responder por ella

En una entrevista con The Jerusalem Post, el exjefe del Mossad, Yossi Cohen, habla  sobre cómo debería ser, en su opinión, el Israel posterior al 7 de octubre.

Los líderes israelíes, desde el primer ministro Benjamín Netanyahu en adelante, se han comprometido a perseguir hasta los confines de la tierra a todos los terroristas de Hamás involucrados en la masacre del 7 de octubre.

El exjefe del Mossad, Yossi Cohen, cree que el círculo debería ampliarse para incluir también a los iraníes involucrados en el ataque.

“Creo que tenemos que encontrar a todos y cada uno de los iraníes del Ministerio de Inteligencia, del ejército, del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica, cuyas manos sucias estuvieron en la operación [del 7 de octubre] directa e indirectamente y perseguirlos”, dijo en la entrevista el martes.

“Esto es algo que el Mossad y otros deberían hacer inmediatamente”, añadió.

Y Cohen sabe cómo perseguir a los iraníes. Durante su mandato como jefe del Mossad de 2016 a 2021, Israel llevó a cabo varias intervenciones dentro de Irán, como el robo de sus archivos nucleares, con el objetivo de retrasar su programa nuclear.

También durante su mandato, el principal científico nuclear de Irán, Mohsen Fakhrizadeh, fue asesinado. En una entrevista televisiva en 2021, justo antes de dejar su puesto en el Mossad, le preguntaron por el asesinato de los enemigos de Israel, a lo que respondió: “Si el hombre constituye una capacidad que pone en peligro a los ciudadanos de Israel, debe dejar de existir”.

Si bien Cohen no cree que los iraníes hayan “microplanificado” el salvaje ataque en Simjat Torá, sí dijo que la República Islámica está “por todo Hamás”.

“Reclutan a la gente, la entrenan, la apoyan financieramente, con municiones y armamentos, transfieren tecnología a la gente de Hamás para que puedan producir localmente cohetes, equipos guiados con precisión, cohetes y misiles”, dijo.

“Vemos evidencia de que Irán está tratando de mejorar sus capacidades en el extranjero contra los israelíes y los judíos. Esto es algo por lo que Irán debe rendir cuentas”, afirmó.

Si bien no sabe si los iraníes tenían conocimiento previo del ataque, sí sabe que fueron actualizados después de que tuvo lugar.

“Después del ataque, Irán fue actualizada y, por supuesto, están muy contentos de que haya sucedido”, dijo el exjefe del Mossad.

Israel no tiene más remedio que utilizar a Catar para hablar con Hamás sobre los rehenes

La mañana después de que las FDI anunciaran que la sargento Ori Megidish había sido rescatada del cautiverio de Hamás, Cohen regresó de Catar, donde mantuvo conversaciones con los cataríes para llegar a un acuerdo que liberara a los rehenes. Según informes de los medios, el actual jefe del Mossad, David Barnea, se encontraba en Catar al mismo tiempo.

Hamás puede ofrecernos diferentes estructuras para diferentes tipos de acuerdos a los que tendremos que reaccionar”, dijo respecto a una idea planteada por algunos familiares de los 240 rehenes retenidos de que Israel debería considerar un acuerdo mediante el cual liberaría a todos los prisioneros de Hamás en las cárceles israelíes para liberar a todos los rehenes.

“Tengo que decir con gran tristeza que esto no trata sólo de lo que Israel quiere o declara. Los bastardos del otro lado, Hamás, los asesinos del otro lado, tienen sus propios deseos. Y reaccionamos a sus ofertas”, afirmó.

Cohen no conoce ninguna oferta concreta actualmente sobre la mesa. “No se sabe cuáles serán los precios, qué están dispuestos a hacer, quién será liberado y en qué condiciones”, afirmó.

El ex jefe del Mossad se volvió sarcástico respecto a  las críticas vertidas contra él por negociar con los cataríes, quienes a lo largo de los años han brindado a Hamás un importante apoyo financiero, diplomático y, a través de Al Jazeera, mediático.

“Si quieres liberar rehenes de Hamás, una organización designada terrorista en todo el mundo, ¿quién sería su negociador?” preguntó.

“Sugiero a los suizos o a los suecos. Creo que podrías acercarte a ellos. Si no, prueba con los noruegos. Si eso no funciona, lamento ser cínico al respecto, vete a Catar. Éste es el único país, el único, que podría hablar con Hamás. Son los únicos en la tierra que podrían hablar con Hamás. ¿A quién elegirias?”

Cohen dijo que parte del tiempo durante su reunión con los cataríes lo pasó “transmitiendo que esto era una masacre, que nos mataron, nos masacraron”. Sus interlocutores, dijo, se mostraron escépticos incluso sobre lo que sucedió el 7 de octubre y le preguntaron sobre la brutalidad mostrada por Hamás. Hubo preguntas, dijo, como “¿estás seguro de que hicieron esto y aquello?”

Al preguntarle si creía que los cataríes podrían cumplir, Cohen respondió que podían enviar mensajes hacia y desde Hamás, pero no tienen el tipo de influencia sobre la organización que tiene Irán. Al mismo tiempo, podían “presionar” a la organización terrorista en este tema, dijo.

Cohen elogió a las fuerzas de seguridad por el rescate de Megidish y dijo que demuestra la determinación del ejército de “traer a la gente a casa”, pero aún más que eso, demuestra que “estamos dispuestos a arriesgar a nuestros soldados y fuerzas especiales para hacerlo”.

Si bien esta operación obviamente hará que Hamás vigile con más cuidado a los rehenes que tiene, “es difícil predecir” si esta operación exitosa hará más difícil llevar a cabo otras misiones similares.

“Esperemos que nuestras fuerzas de seguridad y fuerzas especiales superen a Hamás y que, con suerte, cuando vean la oportunidad de liberar a un rehén, lo hagan”, dijo.

Al exjefe del Mossad, que desempeñó un papel fundamental entre bastidores en el establecimiento de relaciones con los países del Golfo que condujeron a los Acuerdos de Abraham, no le preocupa demasiado que la guerra en Gaza conduzca a una degradación de los vínculos con los Emiratos Árabes Unidos, Baréin o Marruecos.

“Los países que han firmado tratados de paz con nosotros durante algunos años no acabarán degradando sus relaciones sólo por una guerra contra una organización terrorista que no aprecian”, afirmó.

A pesar de su confianza, sin embargo, Jordania –un país con el que Israel tiene un tratado de paz desde 1994– llamó a su embajador el miércoles para protestar por la guerra y pidió a Israel que no envíe de regreso a Ammán a su embajador, Rogel Rachman, que abandonó temporalmente Jordania por razones de seguridad.

Los líderes con los que está en contacto en el mundo árabe no están considerando cortar o degradar sus vínculos con Israel. “Pero habrá que esperar y ver: cuanto más dure la guerra, más crecerá la presión sobre Israel“.

En general, el mundo árabe está mirando lo que ocurrió el 7 de octubre y esta guerra a través del prisma del conflicto de largo plazo entre Israel y los palestinos. “Si los escuchas, eso es lo que dicen: que hay un conflicto y esto es parte del mismo”. De esta manera están de acuerdo con la problemática declaración del secretario general de la ONU, Antonio Guterres, de que los ataques del 7 de octubre no ocurrieron en el vacío.

El mundo árabe, dijo, ve esto como “otra ronda de violencia. Y espero que no reviertan nuestra relación debido a una ronda de violencia”.

Respecto a la normalización con Arabia Saudita, Cohen dijo que actualmente está “un poco” “muerta en el agua”.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, por su parte, utilizó una retórica mordaz para arremeter contra Israel en una manifestación antiisraelí el sábado pasado. Israel respondió a los comentarios de Erdogan llamando a sus diplomáticos restantes en Turquía para una reevaluación de las relaciones.

“Esta es la reacción habitual de Erdogan“, dijo. “No hay ninguna sorpresa en ese sentido”.

Cohen descartó de plano las especulaciones en algunos círculos de que Rusia, que recibió una delegación de alto nivel de Hamás la semana pasada, estuvo de alguna manera involucrada en el ataque del 7 de octubre. “Nunca he tenido ninguna evidencia de la participación rusa en esta organización terrorista. Ni hoy ni nunca; Nunca lo vi. He sabido en el pasado quién está involucrado con Hamás y quién colabora, y Rusia no fue parte de eso, nunca”.

Para el exjefe del Mossad,  el fuerte apoyo del presidente Biden a Israel, con el envío a la región de dos grupos de ataque de portaaviones incluido, es “muy importante” .

“Es un mensaje súper fuerte proveniente de la superpotencia”, dijo, “y es un mensaje fuerte en dos capas”.

Primero, dijo, envía un mensaje importante a los israelíes de que no están solos. En segundo lugar, envía un poderoso mensaje a la región de que si Israel se ve bajo una tremenda amenaza, Estados Unidos estará allí para ayudar al Estado judío a sobrevivir. Si bien esta no es la única razón, dijo el exjefe del Mossad, por la que Hezbolá e Irán no han iniciado una guerra en toda regla en el norte, es parte de ella.

Sin embargo, dijo: “Tenemos que estar súper preparados en el norte para asegurarnos de que comprendan que sería devastador para ellos entrar en la guerra, y que [si lo hacen], se repetirá la destrucción en Beirut y Dahieh [el barrio de Beirut que albergó a Hezbolá en 2006], y todas las demás instalaciones importantes en el Líbano que ocurrieron durante la Segunda Guerra del Líbano”.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?
¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?
En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100.00 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Política de privacidad