El presidente electo de Argentina, Javier Milei, se reunió este sábado con el Rabino David Hanania Pinto, de quien recibió una bendición.

El encuentro se llevó a cabo en la sede de Hevrat Pinto Argentina, en el Barrio Balvanera de Buenos Aires y estuvo presente Jaime Kurson, cercano al Rav Pinto.

En imágenes compartidas por los medios judíos argentinos Vis a Vis y Radio Jai, se le ve a Milei con una Kipá negra al lado del Rabino Pinto. Milei estaba acompañado por su hermana y mano derecha Karina.

En uno de los videos, el Rabino Pinto le desea un gran éxito a Milei como presidente y espera que pueda hacer de Argentina “lo que era”.

En otro de los videos, Milei es visto al lado del Rabino Pinto mientras se realiza la Havdalá con motivo de este reciente Shabat.

La reunión se dio luego de que Milei suspendiera su viaje previsto el viernes hacia Nueva York, donde tenía previsto visitar la tumba del Rebe de Lubavitch.

Este viaje estaba previsto que fuera el primero que realizaría al extranjero como presidente electo, con un fin principalmente personal y espiritual.

Después de dicho viaje, Milei planeaba viajar hacia Israel, que actualmente transita por una tregua de 4 días en su guerra contra Hamás en Gaza.

Milei es conocido por tener un profundo interés espiritual en el judaísmo y por su respaldo al Estado de Israel.

Criado como católico, ha relatado que su cercanía al judaísmo comenzó tras darle clases particulares de economía a un rabino, ante quien dice que quedó sorprendido.

Un ávido lector sobre temas de economía, su vocación profesional, Milei asegura que, no obstante, diario lee la Torá y sus interpretaciones rabínicas

Ha considerado la idea de convertirse al judaísmo, pero se abstiene debido al reto que le implicaría cumplir todas las Mitzvot como mandatario.

“Si llego a ser presidente y es sábado, ¿Qué haré? ¿Me desconectaré del país de viernes a sábado? Hay ciertas cuestiones que lo harían incompatible”, aclaró al periódico El País.

Actualmente tiene como colaborador cercano a Axel Wahnish, rabino de la Comunidad Marroquí Judeo Argentina en Buenos Aires, a quien además considera su guía espiritual.

Al describir su identificación política, Milei ha expresado: “Recordar la salida de Egipto cada día es un canto a la libertad, y a mí como liberal me genera una plenitud enorme”.

En otra alusión bíblica, Milei ha comparado la relación con su querida hermana y confidente Karina, la estratega de su campaña política, como la de Moisés con la de Aarón.

En julio de este año, a unos días de las elecciones primarias que ganó, Milei visitó junto con Karina la tumba del Rebe, donde se le vio portar una Kipá.

“No soy judío, pero soy un fanático de Israel, tengo una admiración profunda. Soy católico y todos los días me arrodillo frente a un judío”, dijo Milei al periódico argentino La Nación.

Asimismo, a la línea de Donald TrumpMilei ha prometido, citando la Torá, que trasladará la Embajada de Argentina en Israel desde Tel Aviv hacia Jerusalén.

En una entrevista con el canal argentino de noticias por cable A24 el verano pasado, Milei pidió trasladar la embajada de su país de Tel Aviv a Jerusalén, y en una entrevista reciente con el periódico El País, habló sobre cómo aprende Torá todos los días con un rabino local y cómo ve a Estados Unidos e Israel como sus “aliados naturales”.

En declaraciones al periódico español, Milei afirmó que ha considerado la conversión al judaísmo, pero que dar ese paso podría ser difícil si resulta electo.

“Si eres judío porque tu madre es judía, no estás obligado a cumplir con los principios del judaísmo. Si te conviertes, estás obligado a hacerlo”, dijo.

“Si soy presidente y es Shabat, ¿qué hago? ¿Me voy a desconectar del país de viernes a sábado? Hay algunas cuestiones que harían que [la religión] fuera incompatible. El rabino que me ayuda a estudiar dice que debo leer la Torá desde el punto de vista del análisis económico”.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío