Los servicios de inteligencia de Israel se están preparando para eliminar a los líderes de Hamás fuera de Gaza y donde sea que se encuentren, reportó este viernes The Wall Street Journal.

Con órdenes del primer ministro Benjamín Netanyahu, las principales agencias de espionaje de Israel están trabajando en planes para cazar a los líderes de Hamás que viven en el Líbano, Turquía y Catar, según funcionarios citados por el WSJ.

Durante años, países como Catar, Líbano, Irán, Rusia y Turquía han brindado su cobijo a Hamás.

E Israel en ocasiones se ha abstenido de atacar a los militantes palestinos para evitar crear crisis diplomáticas.

Los nuevos planes marcarían una segunda oportunidad para Netanyahu, quien en 1997 ordenó un fallido intento de envenenar al entonces líder de Hamás, Khaled Meshaal, en Jordania.

En cambio, el intento bien documentado condujo a la liberación del líder espiritual y fundador de Hamás, el jeque Ahmed Yassin.

Netanyahu habló públicamente de sus intenciones en un discurso el 22 de noviembre.

“He dado instrucciones al Mossad para que actúe contra los jefes de Hamás dondequiera que estén”, dijo.

En el mismo discurso, el ministro de Defensa, Yoav Gallant, dijo que los líderes de Hamás viven un “tiempo prestado”.

“Están marcados para morir”, dijo. “La lucha es mundial, tanto los terroristas en Gaza como aquellos que vuelan en aviones caros”.

Israel ya está trabajando para matar o capturar a líderes de Hamás dentro de Gaza, dijeron los funcionarios.

La pregunta ahora para los líderes israelíes no es si intentar matar a los líderes de Hamás en otras partes del mundo, sino dónde y cómo, dijeron los funcionarios.

Como parte del esfuerzo, Israel también está analizando si podría expulsar por la fuerza a miles de combatientes de bajo nivel de Hamás de Gaza como una forma de acortar la guerra.

Los asesinatos selectivos en el extranjero pueden violar el derecho internacional y correr el riesgo de sufrir represalias por parte de naciones en las que los asesinos operan sin su permiso.

En la práctica, sin embargo, Israel y otros han llevado a cabo asesinatos selectivos y capeado las repercusiones.

Los planes de Israel para atacar a los líderes de Hamás comenzaron a tomar forma poco después del 7 de octubre, día de su ataque y masacres.

Algunos funcionarios israelíes querían lanzar una campaña inmediata para matar a Meshaal y otros líderes de Hamás que viven en el extranjero, dijeron los funcionarios.

Los funcionarios estaban especialmente indignados por un video de Meshaal y otros líderes de Hamás, incluido su máximo jefe político, Ismail Haniyeh, celebrando y orando en una de sus oficinas mientras veían la cobertura de noticias en vivo del 7 de octubre.

Israel no obstante tiene cautela respecto a Catar, donde se encuentran, debido a que el país ha trabajado para mediar la liberación de rehenes de Hamás.

La promesa de Netanyahu de perseguir a los líderes de Hamás en todo el mundo ha provocado un debate entre exfuncionarios de inteligencia.

Efraim Halevy, exjefe del Mossad, lo consideró desacertado. Matar a los líderes de Hamás no eliminará la amenaza, afirmó.

En cambio, tiene el potencial de inflamar a los seguidores del grupo y acelerar la creación de amenazas aún peores.

“Perseguir a Hamás a escala mundial y tratar de eliminar sistemáticamente a todos sus líderes de este mundo es un deseo de venganza, no un deseo de lograr un objetivo estratégico”, dijo Halevy, quien calificó el plan de “inverosímil”.

Amos Yadlin, un general israelí retirado que alguna vez dirigió la agencia de inteligencia militar, dijo que la campaña “es lo que exige la justicia”.

“Todos los líderes de Hamás, todos aquellos que participaron en el ataque, quienes planearon el ataque, quienes ordenaron el ataque, deben ser llevados ante la justicia o eliminados”, dijo Yadlin. “Es la política correcta”.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío