En Israel se ha implementado la extracción de esperma de varones asesinados el día del ataque de Hamás, como una forma de que este pueda llevar a sus deudos un hijo de aquel que ya no está.

Shir Daphna-Tekoah, una trabajadora social del Hospital Kaplan, fue entrevistada por CNN sobre este procedimiento.

A DaphnaTekoah le tocó apoyar a las familias que se despedían de sus seres queridos asesinados el 7 de octubre.

La trabajadora social planteó a las familias si deseaban conservar el esperma de sus seres queridos asesinados.

“Ni siquiera puedo explicar lo que vi”, dijo DaphnaTekoah. “Antes solo había agonía y oscuridad en los ojos de la madre y de repente apareció un destello de luz y esperanza”, agregó la especialista.

Daphna-Tekoah se puso inmediatamente en contacto con la dirección del hospital, y pocas horas después ya tenían el visto bueno legal necesario.

A la mañana siguiente, ya se había recuperado el esperma de varias víctimas del festival musical Supernova.

A dos meses del ataque, los hospitales israelíes han tenido múltiples solicitudes para congelar criogénicamente el esperma de los asesinados.

Anteriormente, la recuperación póstuma de esperma (RSP por sus siglas en inglés) estaba abierta a las parejas —siempre que otros familiares no se opusieran—, pero los padres de los fallecidos tenían que solicitar un permiso legal.

El Ministerio de Salud de Israel redujo drásticamente los trámites burocráticos.

En un comunicado publicado en su sitio web, afirma que se ha dado instrucciones a los hospitales para que, durante la guerra, aprueben las solicitudes de RSP “de los padres del fallecido, sin remitirlas a un tribunal de familia”.

El esperma sigue vivo brevemente tras la muerte, por eso es posible que los médicos —generalmente un especialista en fertilidad o urología— lo recuperen del tejido testicular.

Los espermatozoides vivos que se encuentren se transfieren y congelan en nitrógeno líquido.

La Dra. Noga Fuchs Weizman, directora médica del banco de esperma y de la unidad de infertilidad masculina del Hospital Ichilov de Tel Aviv, dijo que ha habido muchas peticiones de familias en duelo.

Según el Dr. Shimi Barda, director de laboratorio de la unidad, las Fuerzas de Defensa de Israel ofrecen a las familias la opción cuando les informan de su pérdida. “Lo sugieren de forma proactiva”, dijo.

La detección de espermatozoides vivos es más probable en las primeras 24 horas tras la muerte, por lo que el tiempo es crucial, dijo Barda.

“Hemos limitado el plazo a 72 horas; sin embargo, la bibliografía y nuestra propia experiencia sugieren que entre 44 y 45 horas es el máximo”.

La forma de la muerte también es importante.

“Depende del estado del cuerpo, de cómo se haya conservado y de la gravedad de las lesiones”, dijo Barda.

El hospital habla directamente con las familias, dijo Fuchs Weizman. “Les contamos lo que conseguimos congelar… y brevemente sobre el proceso posterior, si deciden utilizarlo”.

Barda añadió: “Es muy emotivo, muy duro, pero les damos algo de esperanza”.

Irit Oren Gunders es la fundadora de Or Lamishpachot, una organización sin ánimo de lucro que apoya a las familias de los soldados caídos. Lleva mucho tiempo haciendo campaña para que los padres tengan acceso a la RSP.

“Tenemos que darles esperanza y abrirles de nuevo el corazón, y solo los nietos lo conseguirán. No es que quieran un bebé en lugar de su hijo, es el nieto”, declaró a CNN.

Irit Rosenblum, abogada pionera y fundadora de New Family, que aboga por los derechos de la familia, también trabaja con padres en duelo.

Rosenblum hizo historia en 2007 con el caso de una mujer cuyo hijo murió en Gaza. Esta persona se convirtió en la primera madre de Israel y una de las primeras del mundo en obtener el derecho a que le extrajeran el esperma de su hijo. Pero tardó más de una década en convertirse en abuela.

La PSR puede ser la parte fácil, dijo Rosenblum a CNN. “Es un proceso largo”, dijo en una entrevista telefónica. “Hemos tenido aproximadamente 40 solicitudes de extracción recientemente y fue fácil permitirlas, pero el siguiente paso será encontrar mujeres que utilicen el esperma”.

Rosenblum afirma que ha contribuido al nacimiento de más de 100 niños.

Lleva mucho tiempo haciendo campaña a favor de los testamentos biológicos, que proporcionan una orientación inequívoca tras la muerte. Desde los ataques de Hamás, ha hecho que sea fácil y rápido rellenar un testamento biológico en Internet.

“Si, como país, animamos a la gente a donar órganos tras la muerte, ¿por qué no damos a la gente el derecho a donar esperma? No vivimos en la Edad Media y la tecnología está aquí. Es su derecho humano”, afirmó DaphnaTekoah. “Fue una catástrofe y se lo debemos a ellos”.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío