El primer ministro israelí Benjamín Netanyahu ordenó al jefe del Mossad, David Barnea, y su equipo, regresar de Catar debido a un “callejón sin salida” en las negociaciones que tuvieron lugar en Doha este sábado.

Un equipo del servicio de inteligencia israelí Mossad estuvo en Doha el sábado para conversar con mediadores cataríes sobre el reinicio de la tregua en Gaza, dijo a Reuters una fuente informada sobre la visita.

Las conversaciones mediadas por Catar se centraron en la posible liberación de nuevas categorías de rehenes israelíes además de mujeres y niños y en los parámetros de una tregua, que según la fuente difería del acuerdo de tregua que colapsó el viernes.

Israel y Hamás han estado considerando nuevos parámetros para la liberación de rehenes y la tregua desde antes de que colapsara.

La tregua que comenzó el 24 de noviembre vio a Hamás liberar a mujeres y niños israelíes tomados como rehenes el 7 de octubre a cambio de la liberación de prisioneros palestinos, incluidos mujeres y adolescentes.

Un total de 105 personas fueron liberadas, 81 de ellos israelíes, 23 tailandeses y un filipino. Más de 100 personas siguen como rehenes de Hamás.

Israel y Hamás se culpan mutuamente por el colapso de la tregua, que duró una semana y se extendió dos veces antes de que los mediadores no pudieran encontrar la manera de una tercera extensión.

Israel acusó a Hamás de negarse a liberar a todas las mujeres que retenía. Un funcionario palestino dijo que la crisis se produjo por culpa de las mujeres soldados israelíes.

Israel está abierto a considerar más pausas futuras en su guerra en Gaza para permitir la liberación de los rehenes mantenidos por Hamás, reportó The Wall Street Journal el viernes citando a un funcionario israelí.

“Podemos negociar mientras todavía luchamos”, dijo el funcionario.

Tras el colapso de la tregua temporal, Israel reanudó la guerra contra Hamás en Gaza.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío