Las Fuerzas de Defensa de Israel anunciaron este lunes que el soldado reservista sospechoso de haber matado al civil que eliminó a los terroristas durante el atentado en Jerusalén la semana pasada fue arrestado este lunes por la Policía Militar, informó The Times of Israel.

El sargento (res.) Aviad Frija fue uno de los dos soldados que dispararon a los terroristas que perpetraron el atentado en una parada de autobús de Jerusalén el jueves, al igual que Yuval Kastleman, un civil armado que finalmente eliminó a los terroristas.

Frija disparó contra Kastleman a pesar de que este bajó su arma con las manos en el aire, implorando en hebreo que no dispare.

El soldado fue detenido luego de que se encontraran discrepancias entre su testimonio inicial y el relato que proporcionó durante el interrogatorio de la Policía Militar, así como los hallazgos de la escena del tiroteo.

El segundo soldado que abrió fuego y resultó herido, también fue interrogado bajo advertencia. Ambos soldados regresaban de un descanso de los combates en la Franja de Gaza y se dirigían al frente cuando se produjo el ataque.

“Las FDI expresan su pesar por la muerte del difunto Yuval Doron Kastleman, quien actuó con valentía y heroísmo, se enfrentó y eliminó a terroristas en el ataque en Jerusalén“, dijo el ejército en un comunicado.

Otras tres personas murieron y cinco resultaron heridas en el ataque. Kastleman venía del otro lado de la calle cuando ocurrió el ataque; detuvo su automóvil, cruzó y abrió fuego contra los terroristas.

Los soldados, que llegaron al lugar al mismo tiempo, aparentemente lo confundieron con un tercer terrorista. Frija le disparó y lo mató.

En un video se ve que Kastleman arroja su arma, se arrodilla y levanta las manos en el aire mientras grita: “No disparen” mientras los soldados se aproximan y uno de ellos le dispara.

Kastleman les gritó a los soldados hasta que se desplomó: “Miren mi identificación, soy judío”.

En declaraciones al Canal 14 poco después del ataque, Frija alegó que “alguien gritó ‘terrorista’. El soldado que estaba a mi lado y yo estábamos tirados en el piso y luego dimos la vuelta detrás de la parada [de autobuses]. Nos dimos cuenta de que [los terroristas] estaban detrás de nosotros”.

“Poco a poco los buscamos, caminamos agazapados detrás de la parada y luego, cuando pasamos la parada, de pronto los vimos y les disparamos”, dijo Frija. “Había un terrorista allí y le disparamos”.

Cuando se le preguntó si confirmaba que los terroristas fueron eliminados, Frija dijo: “Sí, disparamos hasta que cayeron”.

Los abogados de Frija, el coronel (res.) Shlomi Tzipori y el coronel (res.) Ran Cohen Rochberger, dijeron a los medios el lunes que los videos que muestran el ataque terrorista y el tiroteo fatal “crean una impresión parcial y falsa que no refleja lo que se vio y escuchó desde la dirección del soldado”.

“Los disparos adicionales del soldado y de otras personas en el área hacia el difunto Yuval deben ser examinados de acuerdo con todas las circunstancias y la situación que se presentó ante los ojos del soldado en tiempo real”, dijeron los abogados.

“Desde donde estaba el soldado, por lo que vio y los sonidos que escuchó, el soldado estaba totalmente convencido de que disparaba contra un terrorista que todavía representaba un peligro mortal para él y para todos los que lo rodeaban. No tenía intención de disparar a quemarropa ni actuó de esa manera”, dice el comunicado.

“Inmediatamente después de ver que la persona fue alcanzada y yacía [en el suelo], dejó de disparar. Después de escuchar el testimonio del soldado, no dudamos que en estas circunstancias extremadamente inusuales, el Abogado General Militar también llegará a la clara conclusión de que, con todo el profundo dolor por el terrible resultado, se trata de un trágico error que no justifica tomar medidas penales contra el soldado”, agregaron los abogados.

Tras la investigación de la Policía Militar, las FDI decidirán si presentan cargos penales contra Frija. Según el protocolo de las FDI, los soldados no deben disparar a alguien que levanta las manos en el aire, por lo que los oficiales afirman que la conducta del soldado durante el incidente es inadecuada según las normas y valores del ejército.

El padre de Yuval acusó al soldado de haber ejecutado a su hijo y exigió una investigación exhaustiva.

Yuval hizo todo lo necesario para que pudieran identificarlo. Se arrodilló, se abrió la chaqueta para mostrar que no llevaba ningún explosivo, les gritó: ‘No disparen, soy judío, soy israelí’, y continuaron disparándole”, dijo a la Radio del Ejército, y agregó que Yuval recibió un disparo en la mandíbula y la barbilla, lo que le habría impedido pedir ayuda.

El primer ministro Benjamín Netanyahu conversó con Moshé Kastleman el domingo, tras las críticas por sus declaraciones el día anterior:

“Los civiles armados muchas veces salvan vidas y previenen un gran desastre. Bajo las circunstancias, esta política debe continuar. Es posible que paguemos un precio por ello, así es la vida”, dijo el mandatario.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: © EnlaceJudío