Israel ha ensamblado un sistema de grandes bombas que podría usar para inundar con agua de mar la vasta red de túneles de Hamas bajo la Franja de Gaza, reportó este lunes The Wall Street Journal.

Las Fuerzas de Defensa de Israel terminaron de ensamblar grandes bombas de agua de mar aproximadamente a un kilómetro al norte del campo de refugiados de Al-Shati a mediados del mes pasado, dijeron funcionarios estadounidenses al WSJ.

Cada una de al menos 5 bombas puede extraer agua del mar Mediterráneo y mover miles de metros cúbicos de agua por hora hacia los túneles, inundándolos en cuestión de semanas.

Israel informó por primera vez a Estados Unidos sobre la opción a principios del mes pasado, lo que provocó una discusión que sopesaba su viabilidad y efecto sobre el medio ambiente frente al valor militar de desactivar los túneles, dijeron funcionarios.

Los funcionarios dijeron que no sabían qué tan cerca estaba el gobierno israelí de llevar a cabo el plan. Israel no ha tomado una decisión final para seguir adelante ni ha descartado el plan, dijeron.

Algunos funcionarios estadounidenses expresaron en privado su preocupación por el plan, mientras que otros funcionarios dijeron que Washington apoya la desactivación de los túneles y dijeron que no había necesariamente ninguna oposición estadounidense al plan.

Los israelíes han identificado hasta ahora unos 800 túneles, aunque reconocen que la red es más grande que eso.

El proceso de semanas de inundación de los túneles permitiría a los combatientes de Hamás, y potencialmente a los rehenes, salir, dijo una persona familiarizada con el plan.

No está claro si Israel siquiera consideraría usar las bombas antes de que todos los rehenes sean liberados de Gaza.

“No estamos seguros del éxito del bombeo, ya que nadie conoce los detalles de los túneles y el terreno que los rodea”, dijo la persona. “Es imposible saber si eso será efectivo porque no sabemos cómo se drenará el agua de mar en túneles en los que nadie ha estado antes”.

Un funcionario de las Fuerzas de Defensa de Israel se negó a comentar sobre el plan de inundaciones, pero dijo: “Las FDI están operando para desmantelar las capacidades terroristas de Hamás de varias maneras, utilizando diferentes herramientas militares y tecnológicas”.

Hamás ha utilizado el extenso sistema de túneles para esconderse, moverse sin ser detectado entre casas en Gaza y mantener rehenes.

Algunos de los túneles más sofisticados fueron construidos con hormigón armado, contienen líneas eléctricas y de comunicación y son lo suficientemente altos como para que un hombre de tamaño promedio pueda estar de pie en ellos.

Debido a que no está claro qué tan permeables son los túneles o cuánta agua de mar se filtraría en el suelo y con qué efecto, es difícil evaluar completamente el impacto del bombeo de agua de mar hacia los túneles, dijo Jon Alterman, un experto del CSIS.

“Es difícil saber qué efecto tendrá el bombeo de agua de mar en la infraestructura de agua y alcantarillado existente. Es difícil decir qué efecto tendrá en las reservas de agua subterránea. Y es difícil determinar el impacto en la estabilidad de los edificios cercanos”, dijo Alterman.

Exfuncionarios estadounidenses familiarizados con el tema confirmaron que funcionarios israelíes y estadounidenses habían discutido la posibilidad de inundar los túneles con agua de mar, pero dijeron que no conocían el estado actual del plan.

Los exfuncionarios reconocieron que una operación de este tipo pondría al gobierno de Joe Biden en una posición difícil y tal vez provocaría una condena mundial, pero dijeron que era una de las pocas opciones efectivas para desactivar permanentemente el sistema de túneles de Hamás.

Wim Zwijnenburg, que ha estudiado el impacto de la guerra en el medio ambiente en Oriente Medio, dijo que suponiendo que alrededor de un tercio de la red de túneles ya esté dañada, Israel tendría que bombear aproximadamente 1 millón de metros cúbicos de agua de mar para anular el resto.

El acuífero de Gaza, del que la población extrae agua potable y otros usos, ya se está volviendo más salado con el aumento del nivel del mar, lo que requiere más energía para alimentar las plantas desalinizadoras de las que depende la población, dijo Zwijnenburg.

Las inundaciones podrían afectar el suelo ya contaminado de Gaza, y las sustancias peligrosas almacenadas en los túneles podrían filtrarse al suelo, dijo en un correo electrónico.

En 2015, Egipto utilizó agua de mar para inundar túneles operados por contrabandistas bajo el cruce fronterizo de Rafah con Gaza, lo que provocó quejas de los agricultores cercanos sobre los cultivos dañados.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío