Este martes se celebró una reunión tensa entre un grupo de rehenes recientemente liberados, así como familiares de los que aún se encuentran secuestrados en Gaza, y el primer ministro Benjamín Netanyahu, informó The Times of Israel.

Quienes estuvieron presentes en la reunión en Herzliya dijeron a los medios de comunicación que se alzaron voces y que Netanyahu no se comprometió directamente con ninguna de sus demandas, en gran medida leyendo comentarios en una hoja de papel, lo que enfureció a los presentes.

Según varios reportes, Netanyahu dijo a las familias que “en este momento no hay posibilidad de traer a todos a casa. ¿Puede alguien realmente imaginar que si esa fuera una opción, alguien la rechazaría?”, una declaración que provocó la indignación de muchos.

Algunos incluso dijeron que se levantaron y abandonaron la reunión.

Kan informó que Netanyahu también dijo a los reunidos: “Hamás tiene demandas que ni siquiera ustedes aceptarían”.

En virtud de un acuerdo de tregua de una semana que expiró el viernes, 105 civiles fueron liberados del cautiverio de Hamás en Gaza.

Fueron 81 israelíes, 23 ciudadanos tailandeses y un filipino. Anteriormente, 4 rehenes fueron liberadas y una fue rescatada, y se recuperaron al menos tres cadáveres.

Se cree que quedan 136 rehenes en Gaza, entre ellos unas 20 mujeres.

Reuven Yablonka, el padre de la rehén Hanan Yablonka, le dijo a Maariv que “hubo caos y gritos. Gritaron que querían que todos los rehenes volvieran a casa. Las cautivas [liberadas] hablaron de cosas desagradables que les sucedieron, una de ellas estaba completamente exhausta”.

Simcha Goldin, el padre de Hadar Goldin, un soldado caído de las FDI cuyo cuerpo ha estado en manos de Hamás desde 2014, gritó a los ministros: “¡¿Cuántos Hadar Goldins y Ron Arads más habrá?!”, una referencia a su hijo y a otro soldado de las FDI que ha sido considerado desaparecido desde 1986 en el Líbano.

Aviva Siegel, que fue liberada del cautiverio de Hamás la semana pasada y cuyo marido Keith, ciudadano estadounidense, sigue como rehén, dijo durante la reunión que “los ataques aéreos explotaron sobre nosotros y los agentes de Hamás seguían durmiendo. Sus ataques aéreos no les molestan”.

Los informes también la citaron diciendo que las mujeres rehenes están “siendo tocadas”.

El Canal 12 citó a Siegel diciéndole a Netanyahu que su marido Keith “no se encuentra bien, le rompieron las costillas y apenas puede sentarse o comer. No dormí, no comí allí porque no podía. Seguimos moviéndonos de un lugar a otro. Pensé que explotaría cada segundo”.

Según Ynet, entre los rehenes liberados que asistieron a la reunión también se encontraban Raz Ben Ami, cuyo marido Ohad sigue cautivo; Sharon Cunio, cuyo marido David y otros familiares también siguen rehenes; Yarden RomanGat, cuya cuñada Carmel Gat está detenida en Gaza; e Irena Tati y su hija Yelena Trupanov, cuyo hijo Sasha sigue como rehén.

Ronen Tzur, director del Foro de Rehenes y Familias Desaparecidas, dijo después de la reunión que “fue una reunión inusual. Los miembros del gabinete escucharon por primera vez a rehenes liberadas describir las cosas difíciles que están sucediendo en los túneles, incluido el abuso sexual, y el hecho de que los ataques aéreos se están produciendo muy cerca de donde están retenidas las cautivas”.

Cunio dijo a los ministros del gabinete de guerra, en citas proporcionadas por el Canal 12, que sentía “que no tienen ni idea de lo que está pasando allí. Dicen que tiene información de inteligencia, pero el hecho es que fuimos bombardeados. Mi marido fue separado de mí tres días antes de que yo fuera liberada. Mis hijas me siguen preguntando ‘¿Dónde está papá?’ y tengo que decirles que la gente mala no quiere soltarlo”.

“Están poniendo la política por encima de la devolución de los rehenes”, dijo Cunio, señalando que vio morir a rehenes junto a ella. “¿Crees que los hombres son fuertes? Es demasiado difícil para ellos. Tráiganlos a todos a casa… no esperen ni un mes ni un año más”.

En una grabación parcial transmitida por la reunión del Canal 12, se puede escuchar a un miembro de la familia preguntando a Netanyahu por qué no lleva los collares con placas de identificación que el foro ha estado vendiendo, que piden la liberación de todos los rehenes.

El primer ministro responde: “Está al lado de mi cama” y alguien grita: “¡No, alrededor de tu cuello!”.

Sharon Sharabi, cuyos hermanos Eli y Yossi siguen retenidos como rehenes en Gaza, fue citado por las noticias del Canal 13 después de abandonar la reunión diciendo que “el primer ministro y el gabinete entienden que no pueden quedarse allí ni un momento más. La situación de los rehenes no hace más que empeorar”.

Según la Radio del Ejército, Sharabi dijo que los ministros prometieron a los miembros de la familia “que todas sus decisiones en el futuro se tomarán teniendo en cuenta que los rehenes se encuentran en peligro inmediato de vida”.

Danny Miran, el padre del rehén Omri Miran, le dijo a Maariv que toda la reunión fue caótica.

“La reunión fue un modelo de cómo se maneja el país. Nos invitaron a las 15:00, ellos aparecieron recién a las 15:45. Nos dejaron enojarnos y pelear entre nosotros; yo me quedé en el medio, no es aceptable”.

La reunión del martes se produjo después de que los familiares de los rehenes exigieran el lunes que se les concediera una audiencia con el gabinete de guerra, alegando que llevaban varios días pidiendo reunirse.

Netanyahu negó las acusaciones de que el gabinete esté ignorando a las familias de los rehenes y dijo que ya se había programado una reunión con ellos para más adelante esta semana, pero que la adelantaría al martes.

Se reunió por primera vez con las familias de los rehenes el 15 de octubre en medio de duras críticas de sus familiares en ese momento de que el gobierno había abandonado a los retenidos en Gaza.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío