Una Autoridad Palestina revitalizada”: así la llama el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken en el nuevo plan para “el día después”. Su uso del lenguaje es etéreo. En el mejor de los casos, no significa absolutamente nada. En el peor de los casos, no significa absolutamente nada.

Si bien Estados Unidos se apresura a chasquear los dedos y presentar propuestas para la “situación” en Israel, la aplicación de esas propuestas a la realidad es tan tangible como el éter.

Y, sin embargo, este nuevo mantra se ha convertido en “el plan”, tal como lo visualizaron los Estados Unidos de América bajo el liderazgo del presidente Joseph Biden, para “el día después” en Gaza y Cisjordania. Una Autoridad Palestina revitalizada, el día después de que la guerra entre Israel y Hamás haya terminado, estaría a cargo. Entonces pregunto: ¿dónde está el cambio, la mejora, la visión?, publicó The Jerusalem Post

Blinken sí mencionó elecciones nuevas y libres y una prensa libre e independiente dentro de la Autoridad Palestina. En realidad, significa devolver el mando a los actuales dirigentes de la AP.

Si bien Estados Unidos, acompañado por la comunidad internacional, se apresura a chasquear los dedos y presentar propuestas con nombres pegadizos para la “situación” en Israel, la aplicación y la traducción práctica a la realidad de esas propuestas son tan tangibles como el éter.

No confíen sólo en mí; aprendan de la historia reciente. En 1994, inmediatamente después de los tan anunciados Acuerdos de Oslo de 1993, se firmó el Acuerdo Gaza-Jericó, también conocido como Acuerdo de El Cairo de 1994. Su propósito era establecer la Autoridad Palestina, que gobernaría Jericó y otros enclaves palestinos en Cisjordania y partes de Gaza.

El plan era crear un “nuevo órgano de gobierno palestino” y dejar de lado a los antiguos dirigentes, es decir, a Yasser Arafat. En cambio, en Túnez, gracias a la astucia y la previsión política de Yasser Arafat, el Consejo Central Palestino hizo que la Autoridad Palestina rindiera cuentas ante el Comité Ejecutivo Palestino, también conocido como Yasser Arafat. En pocas palabras, Arafat se convirtió en el líder de la nueva Autoridad Palestina.

Hasta aquí un “nuevo órgano de gobierno palestino”.

De regreso a 2023: el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu ha dejado muy claro que Abbas y la Autoridad Palestina no pueden ser parte de la reconstrucción de Gaza. Sus declaraciones son muy explícitas y comprensibles. Como el primer ministro ha sostenido una y otra vez: “No habrá en Gaza una autoridad civil que enseñe a sus hijos a odiar a Israel y a destruir a Israel

“No podemos tener [en Gaza] una autoridad que pague a las familias de los terroristas… y no puede ser una autoridad cuya persona que la dirige no haya condenado la masacre del 7 de octubre. Tiene que haber algo diferente”. Claramente, Netanyahu está hablando de Mahmoud Abbas y la Autoridad Palestina.

Entonces, si bien no está del todo claro cuál sería la “AP revitalizada” de Blinken, estamos empezando a ver lo que no será. Desde el punto de vista de Israel, no será la Autoridad Palestina.

En cuanto a las elecciones libres, no son más que otra quimera occidental. Occidente cree, una vez más, que pueden simplemente chasquear los dedos y listo. Occidente, liderado por Estados Unidos, está tan ensimismado y engreído que no puede entender que la Democracia (con D mayúscula) no trata sólo de elecciones. E incluso si así fuera, en esta etapa es imposible celebrar elecciones de manera segura. Una vez más, dejemos que la historia guíe el camino.

EL MIÉRCOLES 25 de enero de 2006 se celebraron elecciones legislativas palestinas, elecciones libres, en la Autoridad Palestina, incluida Gaza. De los 132 escaños de la legislatura palestina, Hamás ganó 74 y Fatah (la OLP) obtuvo 45, una mayoría abrumadora.

Hamás masacró políticamente a la OLP.

Ciertamente, las elecciones son importantes, pero comprender la democracia y la libertad son esenciales para construir los cimientos que conduzcan a las elecciones. Dada la situación entonces y ahora, no hay duda de que los palestinos votarían abrumadoramente por Hamás.

Una de las razones más importantes por las que Israel está hoy envuelto en su actual guerra con Hamás son las elecciones populares libres de 2006.

Aquí estaba el error: no se debe permitir que partidos no democráticos se postulen para cargos públicos en una sociedad democrática incipiente. Y la razón es simple: si ganan, suspenderán la democracia. Eso es exactamente lo que hizo Adolf Hitler después de ser elegido democráticamente en Alemania. A principios de 1933, casi inmediatamente después de asumir el cargo de canciller alemán, Hitler aprobó rápidamente la Ley de Habilitación. Hitler puso fin a la democracia sólo unos años después de que Alemania se convirtiera en democracia.

Muchas democracias impiden que los partidos antidemocráticos se presenten a las elecciones. Israel lo hace. Los partidos racistas tienen prohibido presentarse a las elecciones. Por razones obvias, Alemania también tiene leyes muy estrictas al respecto.

En 2006, a Hamás nunca se le debería haber permitido postularse. Tampoco debería hacerlo el Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP), que obtuvo tres escaños. La democracia debe defenderse, especialmente en entornos nuevos e incipientes. Los dictadores rechazan las elecciones. El Presidente palestino Mahmoud Abbas fue elegido en enero de 2006 por primera y última vez. Han pasado casi 18 años y Abbas ha retrasado repetidamente las elecciones. Incluso destituyó a un primer ministro de Hamás debidamente elegido e instaló el suyo propio; no podía permitir que Hamás controlara el parlamento palestino. Si bien Hamás nunca debería haber podido postularse, Abbas acabó con la democracia.

Si se logra “una Autoridad Palestina revitalizada”, no se puede permitir que ninguna de las viejas guardias se presente a las elecciones. Representan –encarnan, simbolizan– el régimen antidemocrático de la Autoridad Palestina.

Una elección libre tendrá éxito sólo después de educar a la gente sobre la igualdad de protección ante la ley, los derechos de las minorías y un poder judicial independiente, por nombrar algunos. Sólo cuando quienes se postulan para cargos públicos crean en el concepto de elecciones libres podrá funcionar. Sólo después de que estén educados, sean fuertes y estén dispuestos a defender la verdadera democracia, esto podrá suceder. En este punto, el grupo de candidatos de la AP es lamentablemente pequeño.

El escritor es un comentarista social y político.

 


Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío. Reproducción autorizada con la mención siguiente: @EnlaceJudio