Un civil israelí murió después de que terroristas de Hezbolá dispararan un misil antitanque contra su vehículo cerca de la frontera libanesa este jueves, informó The Times of Israel.

El hombre de 60 años fue alcanzado en un campo agrícola cerca de Moshav Mattat.

Los paramédicos de la Maguen David Adom lo declararon muerto a causa de las heridas, dijo el servicio de ambulancias en un comunicado.

En respuesta al incidente, las Fuerzas de Defensa de Israel dijeron que atacaron el origen del fuego con helicópteros de ataque, tanques y artillería.

Además, durante el día se dispararon varios proyectiles desde el Líbano hacia el norte de Israel.

Las FDI llevaron a cabo ataques aéreos contra una serie de objetivos de Hezbolá en el sur del Líbano debido a los ataques, incluidos sitios de lanzamiento de cohetes, puestos de observación y otras infraestructuras del grupo terrorista.

Hezbolá afirmó haber atacado varias posiciones de las FDI a lo largo de la frontera norte.

El último civil que murió en ataques en el norte fue Shalom Aboudi, de 56 años, a principios de noviembre.

Aboudi era un trabajador eléctrico que fue a reparar líneas caídas por ataques anteriores.

Desde que comenzó la guerra entre Israel y Hamás el 7 de octubre, el frente norte de Israel en la frontera con el Líbano se ha tensado bajo constantes ataques liderados por Hezbolá.

Los intercambios diarios de disparos con Hezbolá, Hamás y otros grupos terroristas están generando temores de una conflagración más amplia.

Desde que comenzaron los intercambios transfronterizos, más de 110 personas han muerto en el lado libanés, en su mayoría combatientes de Hezbolá y más de una docena de civiles, según un recuento de la AFP.

Hezbolá ha dicho que 79 de sus miembros han sido asesinados desde que estalló la guerra en el sur del Líbano.

Del lado israelí, 6 soldados y 4 civiles han muerto.

El primer ministro Benjamín Netanyahu visitó el jueves el Comando Norte de las FDI y el frente libanés y realizó una evaluación de seguridad con el ministro de Defensa, Yoav Gallant, y el jefe del Estado Mayor de las FDI, Herzi Halevi.

Durante la visita, el primer ministro prometió que el ejército restablecería la seguridad en el norte.

“Si Hezbolá decide iniciar una guerra más amplia, entonces por sí solo convertirá al Líbano y Beirut, no lejos de aquí, en Gaza y Khan Younis“, dijo Netanyahu a los soldados.

Al reunirse con líderes locales de ciudades fronterizas del norte el miércoles, Gallant dijo que Israel planea obligar a Hezbolá a alejarse de la frontera y espera que los residentes del norte de Israel regresen a sus hogares luego de ello.

Gallant dijo a los alcaldes que el plan es garantizar que las fuerzas de Hezbolá no estén presentes al sur del río Litani, de conformidad con la Resolución 1701 del Consejo de Seguridad de la ONU, que puso fin a la Segunda Guerra del Líbano en 2006.

Dijo que es posible una solución diplomática a las tensiones transfronterizas con el Líbano, pero que si no se logra, Israel asestaría un duro golpe a Hezbolá en el sur del Líbano.

“Cuando completemos los combates en Gaza, estaremos en una situación diferente, en la que los esfuerzos militares se redirigirán en gran medida hacia el norte”, dijo Gallant al grupo, en declaraciones proporcionadas por su oficina.

Unos 80.000 residentes israelíes de comunidades ubicadas hasta 10 kilómetros al sur de la frontera con el Líbano han sido evacuados y se alojan temporalmente en hoteles y otras instalaciones, con financiación del Estado.

Muchos han expresado su preocupación de que estarán expuestos a ataques una vez que regresen a casa si no se expulsa a Hezbolá de la zona fronteriza.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío