Israel espera poner fin a su operación militar en la ciudad de Khan Younis, en el sur de Gaza, dentro de tres o cuatro semanas, reportó este viernes el sitio Axios.

La administración Biden ha respaldado la operación israelí en Gaza y dice que apoya el objetivo declarado de Israel de derrocar a Hamás, pero la Casa Blanca está bajo una creciente presión internacional y nacional para decirle a Jerusalén que ponga fin a la guerra.

Más de 17.400 palestinos han muerto en la guerra, según el Ministerio de Salud de la Gaza gobernada por Hamás.

Un alto funcionario israelí dijo que las Fuerzas de Defensa de Israel “han logrado avances significativos” en la parte norte de la Franja de Gaza, pero que la operación en la ciudad sureña de Khan Younis, donde Israel cree que se encuentran los líderes de Hamás, “acaba de empezar”.

El presidente Joe Biden habló el jueves con el primer ministro Benjamín Netanyahu sobre los planes militares israelíes y la operación en Khan Younis.

Anoche se celebró una llamada similar entre el secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin, y su homólogo israelí, Yoav Gallant.

El alto funcionario israelí dijo que Estados Unidos no está “pisando el freno” ni dando a Israel un plazo firme para detener la operación, pero señaló el hecho de que el tiempo se está acabando.

La brecha entre Estados Unidos y el gobierno israelí es aproximadamente el calendario de un mes que Israel está dando para poner fin a la fase de alta intensidad de la guerra de Gaza, dijo el funcionario.

El asesor adjunto de seguridad nacional de la Casa Blanca, Jon Finer, dijo el jueves en el Foro de Seguridad de Aspen en Washington que Estados Unidos no ha dado un plazo firme a Israel.

“Este es su conflicto. Dicho esto, tenemos influencia, incluso si no tenemos el control final sobre lo que sucede en el terreno en Gaza“, dijo Finer.

El funcionario de defensa israelí dijo que Estados Unidos estaría satisfecho si Israel terminara la fase de alta intensidad de la operación para fines de diciembre, mientras que Israel apunta a fines de enero.

“El mensaje de Estados Unidos es que querrían que termináramos más rápido, con menos víctimas civiles y más ayuda humanitaria a Gaza. Queremos lo mismo, pero hay otro jugador aquí y este es el enemigo que no está de acuerdo”, afirmó el funcionario.

Estados Unidos entiende esto. Estamos trabajando juntos. Los necesitamos y ellos nos necesitan a nosotros”.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío